Pero, ¿jugaron bien o mal?

Si hay un tema que me parece en ocasiones absurdo y aburrido, es el de las declaraciones de los entrenadores que literalmente cantinflean y hablan de todo y nada a la vez. Esto es normal en todos los actores de un partido de fútbol. Cuántas veces los futbolistas tienen frases hechas, como el “tenemos que seguir trabajando” o el “creo que el equipo se comportó bien” o el “no, bueno”, en fin, pero al final siempre tratan de decir que a pesar del resultado no hicieron las cosas tan mal, eso cuando el que habla está del lado de la derrota. Pocos se atreven a decir que su equipo jugó mal, que no hizo nada y que así no se puede llegar a ningún lado.

Ojo, que esto que comento yo lo he escuchado en futbolistas argentinos que salen molestos con las derrotas y no culpan al árbitro o a la cancha, sino que aceptan que les faltaron “huevos” para ganar un juego de fútbol. ¿Será que el futbolista en México está amenazado o condicionado por sus palabras? No sé, pero si un entrenador se comporta igual, pues menos entiendo, y es que oir a Enrique Meza hablar ayer acerca de la derrota de su Cruz Azul contra un equipo que jugó un buen rato del encuentro con inferioridad numérica de hasta dos elementos, me dejó con más dudas que la media cancha de los Indios de Juárez.

A ver, Meza dijo al final del juego ante Tigres que en el primer tiempo habían sido mejores, pero que eso al final no contaba. ¿Entonces para qué decirlo?

Que alguien me explique qué quiso decir, porque si son mejores me imagino que el resultado lo debe reflejar. Al final los entrenadores terminan diciendo una gran cantidad de incoherencias y les cuesta mucho reconocer que un juego de fútbol que se pierde de esa manera en 90 minutos, estuvo mal jugado. Cómo vamos a ser mejores si terminamos cero a cero. Quizás tuve orden y condicioné un tanto el juego, pero no lo reflejé en el marcador.

La semana pasada hubo quien se atrevió a decir que Universidad fue mejor que Guadalajara… tampoco lo creo, pero sí me di cuenta que tuvo muchas jugadas para ganar el juego, pero no la metieron, pequeño detalle, se vieron terribles!!!! Es cuestión de enfoques y quizás como aficionados se vale que defendamos a nuestro equipo con todos esos argumentos, pero como directores técnicos profesionales, no es coherente.

Después Meza dice que la agenda de los entrenamientos para la Concachampions debe corregirse, pues la doble actividad modifica algunos aspectos del rendimiento del equipo, pero que ese no era pretexto de la derrota de este sábado…

Que alguien me explique qué quiso decir, porque entonces para qué comentar al respecto dejando ver ciertos detalles de inconformidad con la actividad paralela del equipo en otro torneo, por cierto de bajísima calidad. Y peor aún, se cura en salud aceptando que él es el responsable de la derrota y nadie más.

Y después culmina diciendo que “creía” que Tigres había hecho lo suficiente para merecer la victoria, pero que ellos teniendo dos hombres de más no supieron manejar el encuentro, presionándolos, no dejando que tomaran el balón y al final los Tigres se alzaron con una victoria importantísima.

Insisto, que alguien me explique qué quiso decir el señor Meza, porque yo no logro entender que alguien le dé tantas vueltas a un asunto que se puede definir en pocas palabras: “Hemos jugado muy mal”.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *