Todo fue color de rosa

Palermo se quedó con el invicto de la Juve. El Rosanero estuvo irreconocible, ganó su segundo partido y lo hizo con un fútbol espectacular.

Zenga estudió a fondo al equipo de Ferrara y no lo dejó ser en la cancha del Renzo Barbera. Juventus nunca encontró la pelota, no supo ocupar los espacios, no pudo quitarse la presión siciliana. En cambio, los locales tocaban, se acompañaban, intentaban por un costado, y si no resultaba, regresaban y le daban la vuelta a la jugada. El organizador, como si se trata de un experimentado veterano, fue Javier Pastore, argentino recién llegado que salió subcampeón con Huracán.

El cordobés, apenas de 21 años, se hizo dueño del partido y de los tiempos. Cargó con el equipo y se entendió siempre bien con el uruguayo Cavani y con el ex Juventus Fabrizio Miccoli. El charrúa hizo el primero en un contragolpe luego de que Pastore robara el balón a un desconocido Felipe Melo, arrancó por el centro y tocó a su derecha donde el 7 pateó fuerte de derecha sin oportunidad para Buffon. El segundo fue de Fábio Simplício, brasileño ex Sao Paulo llevado al Parma por Arrigo Sachi. Está en Palermo desde 2006.

Ferrara intentó de todo pero nada le salió. Terminó el partido con tres hombres de área, Iaquinta, Amauri y Trezeguet, este último ingresando de cambio por Camoranesi al 25 del segundo tiempo. Diego fue otro que dejó su lugar, al 18 de la segunda parte ingresó De Ceglie por él.

Tal vez una mala tarde, tal vez gran trabajo de Zenga o quizá mucha inspiración de Pastore y Cavani, o todas juntas… lo cierto es que todos los bianconeri se vieron mal. Dejaron en la isla el invicto y el liderato. Agradecidos deben estar Inter y Sampdoria que comparten la punta, al menos, hasta que la próxima jornada diga algo diferente.

Los sicilianos subieron al décimo puesto con 9 puntos. Es verdad que sumaron apenas su segunda victoria, pero tienen el mismo número de derrotas. Un equipo medio, regular y constante que sigue luchando por sobresalir dentro del aguerrido entorno del calcio. Esta tarde lo hicieron venciendo a un grande y justificando su éxito con el buen trato a la pelota.

Hoy en Palermo todo fue color de rosa.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *