Payasito, a escena…

Pablo Aimar fue convocado por Diego Maradona para afrontar los próximos juegos eliminatorios ante Perú en el Monumental y la complicada visita al Centenario ante la Selección charrúa. Este llamado es sin duda sorpresivo, para muchos, pero si analizamos la situación, además de urgente y necesaria, resulta una propuesta con sentido común.

Veamos. Pablo César Aimar tiene casi 30 años de edad y es un jugador clásico del estilo argentino. Es uno de los últimos genios que el fútbol pampero ha dado al mundo y su carrera quizás no ha sido lo exitosa que pudo haber sido, pero creo que en Europa es de los pocos argentinos, actualmente, que se mantiene con un fútbol llamativo y elegante.

Enfundado en la casaca del Benfica portugués, es hoy Pablo Aimar uno de los jugadores más experimentados y capaz de cargarse solo al equipo y por qué no, al seleccionado argentino.

En sus inicios como jugador de River Plate, por allá de 1996, el famoso Payasito  se ganó el corazón de la afición millonaria y a los dos años ya era indiscutible del equipo de la banda roja. Recordamos un gol maravilloso que le hace a Óscar Córdoba en el ’99 en el marco del súper clásico argentino bombeando la pelota con un efecto endemoniado y poniendo el primer gol de ese juego que terminó ganando River por 2–0, el otro fue del colombiano Juan Pablo Ángel.

La carrera de Pablo Aimar cuenta con tres torneos argentinos ganados, 1997, 1999 y 2000. Dos ligas de España, en el 2000 y 2004, y en 2009 con el Benfica la liga.

En el ámbito internacional Aimar ha ganado el sudamericano Sub-20 en 1997 con la Selección Argentina de la categoría. Ganó la Copa Mundial de fútbol juvenil en 1997 con la Argentina Sub-20 también. Ese mismo año ganó con River la Supercopa Sudamericana, siendo éste, por cierto, el último título internacional del equipo millonario. En 1999 nuevamente gana el sudamericano Sub-20 con la selección y ya en 2004 jugando para el Valencia español, gana la Copa UEFA y la Supercopa de Europa.

Aimar es un jugador con experiencia, ha ganado títulos y sobre todo, conserva ese ritmo de juego argentino que tan carente está hoy en la mitad del campo del seleccionado.

La ausencia de Riquelme demandaba un jugador de características finas en la  media cancha pampera, y no es que si jugase Riquelme, Aimar no tuviese cabida, simplemente a Maradona parece no gustarle que haya otro diez aparte de él y era ilógico que careciera de un jugador pensante y de categoría confirmada.

Ahora parece que el turno es para Aimar, que cabe mencionar, no llega como el salvador de la escuadra nacional, pero sí aportará seguramente, detalles de fútbol elegante y efectivo, porque Aimar tiene gol por si fuera poco.

El llamado de Pablito, como se le conoce de cariño, se suma al de otro olvidado por Maradona, Gonzalo Higuaín, y así parece tener un poco más de lógica la convocatoria argentina. Tal parece que ahora que el agua le llega al cuello, el Diego ha recordado que existen otros jugadores que en su tiempo dieron mucho más que buen juego al equipo argentino y no hablo de goles solamente, hablo de eso que hoy le falta a la Albiceleste, pasión y fútbol.

Pablo Aimar, el famoso Payasito, seguramente pondrá eso y un poquito más.

2 comentarios

  1. Emiliano Castro Sáenz lunes 5, octubre 2009 at 20:53

    Siempre fue uno de mis consentidos. Aimar tiene capacidad para revolucionar a cualquier equipo, como bien apuntas. Habrá que ver que tal congenia con Verón. Recuerdo que el Mundial de 2002 se estorbaban, al punto de tener que dejar a uno en la banca. Hoy Argentina necesita de la unión de ellos y más. Enhorabuena por el Pablito.
    Saludos, Hasta luego!

  2. Jairo Martínez martes 6, octubre 2009 at 12:47

    Siempre me ha gustado Aimar, yo lo llevaría a mi equipo… pero él ha sido seleccionado con todos los técnicos y realmente nunca brilló. Yo lo que digo es que no le han faltado oportunidades y siempre se quedó medio en deuda. Lo peor es que llega para los partidos más importantes. No va a ser fácil.

Your email address will not be published. Required fields are marked *