Si Argentina no va al Mundial…

Perderían una millonada, una verdadera billetiza. Con su ausencia no solamente pierden los argentinos y el fútbol del país, sino también familias, publicidad y la propia FIFA. La Selección albiceleste es la segunda más cara del mundo después de Brasil, cuesta 808 millones de dólares en cláusulas de rescisión. El impacto negativo por una no clasificación sería realmente costoso en el espectáculo y en la cartera.

Para la FIFA implica una pérdida en materia de derechos televisivos, pues la Albiceleste es la quinta más vista en el orbe. Alrededor del mundo, la Selección Argentina es una de las más vistas debido a su rol de favorito en cada Copa del Mundo. Jugadores como Messi y Tévez, figuras en sus equipos, representan imán de taquilla para grandes cadenas como pudieran ser la española y la inglesa, recordando que Messi juega en el Barcelona y Tévez en el Manchester City. Bastaría agregar a las cadenas sudamericanas, que siempre tienen la mira puesta por lo menos en dos selecciones: Brasil y Argentina.

En lo que respecta a publicidad, la marca que viste a la Albiceleste, Adidas, perdería a un representante muy importante en el evento de mayor relevancia a nivel futbolístico y con ello una gran inversión en playeras, pants y producción audiovisual. Además, hay jugadores que no serían tomados en cuenta por marcas o patrocinadores que podrían elegirlos para ser su imagen publicitaria previo, durante y después del Mundial. La ausencia de Argentina es no imagen, y la no imagen es no dinero.

En el caso futbolístico, los jugadores se verían devaluados tanto económicamente como profesionalmente en sus contratos. Sus cartas se tazarían en un promedio menor en comparación a jugadores mundialistas, que incluso podrían ser de un menor nivel o cartel pero que cuentan con el respaldo de un Mundial. Recordemos el caso de Martín Palermo en la Copa América de 1999.

En el partido contra Colombia, Palermo falló tres penales y eso implicó no sólo la eliminación y humillación argentina, sino un costo de ausentismo por un periodo de 10 años para volver a la Albiceleste, así como un desapercibido paso por equipos como el Villarreal. Nadie quería publicitar a un tipo capaz de errar tres penales en un mismo partido, mucho menos convocarlo para disputar partidos de relevancia.

El horno no está para bollos y Argentina tendrá que salir a ganar sí o sí a Perú y Uruguay en los últimos dos encuentros que le restan de la eliminatoria o en su defecto, acudir al repechaje contra el representante de CONCACAF. De lo contrario, se estaría hablando de una verdadera tragedia que conlleva un fuerte golpe en el corazón del fútbol, una bofetada cruel a la historia, ingratitud no merecida hacia Messi, el desprestigio total de Maradona y pérdidas millonarias.

De llegarse a concretar una realidad devastadora habría que citar a Moacyr Barbosa, aquel portero brasileño que padeció toda su vida el Maracanazo y se convirtió en el hombre más odiado del país por no haber impedido el gol de Ghiggia. El ex arquero del Vasco Da Gama falleció en el 2000 y nunca fue perdonado. “En Brasil la mayor pena que existe por un crimen es de 30 años. Yo hace más de 40 que pago por uno que no cometí”, dijo llorando alguna vez.

6 comentarios

  1. Zacarias martes 6, octubre 2009 at 23:01

    muy buena nota…sobre todo lo importante es como lo senalas…

    El horno no está para bollos y Argentina tendrá que salir a ganar sí o sí a Perú y Uruguay ……. De lo contrario, se estaría hablando de una verdadera tragedia que conlleva un fuerte golpe en el corazón del fútbol, una bofetada cruel a la historia, ingratitud no merecida hacia Messi, el desprestigio total de Maradona y pérdidas millonarias.

  2. Queta domingo 11, octubre 2009 at 14:12

    Messi no merece compartir ni vivir la tragedia del fiasco de Maradona como DT.

Your email address will not be published. Required fields are marked *