Brasil está de moda… y sus futbolistas también

Brasil está de moda en estos días, especialmente en el deporte. Si pensamos en fútbol ni hablar, es una moda que nunca se ha ido y nunca se irá. Simplemente es la tierra más identificada con el balón.

La República Federativa do Brasil está compuesta por 26 estados y un Distrito Federal, divididos en 5,564 municipios. Su territorio comprende casi 8.5 millones km², es decir, el 47.9% de América del Sur. Y es justo en esa tierra donde surgen más futbolistas, y también, donde más los exportan.

La Confederación Brasileña de Fútbol emitió hoy un boletín en el que anuncia un nuevo récord de transferencias de futbolistas brasileños a clubes extranjeros en el periodo enero-octubre 2009. La impresionante lista registra un total de 960 jugadores en los primeros nueve meses del año.

Los números siguen por debajo de los contabilizado en los dos años anteriores, aunque es de suponer que la cifra aumente en los próximos meses.

En 2008 se exportaron 1176 futbolistas, mientras que un año antes se concretaron 1085. En 2006 el número quedó en 851.

En la lista de este año hay nombres notables como Nilmar, quien del Inter de Porto Alegre pasó al Villarreal; Keirrison del Palmeiras fue adquirido por el Barcelona y luego cedido al Benfica. Y justamente las Águilas también se hicieron de Ramires, una de las recientes promesas surgidas del Cruzeiro.

La gran mayoría, lógicamente, no tienen la suerte de fichar por equipos grandes, muchos ni siquiera consiguen llegar a suelo europeo y aterrizan en ligas alejadas de la fama y los dólares. Vietnam, por ejemplo, recibió a 34 jugadores. Los mismo sucede en otros países menos futboleros como Bangladesh, Islas Faroe, Namibia o Siria.

Algunos optan por viajar a España aunque no sea a un equipo de Primera División. Figuran como compradores el Ciutadella, un muy modesto equipo de Tercera División localizado en la Isla de Menorca. Lo mismo el Mercadal, el Catelldefels o el Alaoir.

El país que más brasileños reclutó fue Portugal con 176, atrás Alemania con 57, Japón 41, España 34, Vietnam 34, Italia 32, Paraguay 31, Suecia 25 y Estados Unidos 24.

Incluso en la lista de la CBF se incluyen las transferencias de mujeres. Es el caso de Cristiane Souza Silva, que dejó el Corinthians por el Chicago Red Stars estadounidense, o Sabrina de Oliveira, que cambió el Palmeiras por el Extremadura.

Igualmente se puede revisar quiénes han regresado al fútbol brasileño, y en ese renglón también se rompió un récord con 667 jugadores, superando los 559 del año pasado. Por supuesto entre éstos se encuentra Adriano, quien dejó al Inter de Milán para jugar con Flamengo. Edmilson y Vágner Love, hoy con Palmeiras, también aparecen.

El gran éxodo de sus jugadores ha obligado al gobierno brasileño a presentar en diciembre 2008 una iniciativa de ley para dificultar la salida prematura de sus jóvenes, aduciendo que son malvendidos y que se perjudica tanto a los clubes como a los mismos futbolistas.

Este proyecto modificaría la “Ley Pelé”, promulgada en 1998 cuando el Rey era Ministro de Deportes. Esta legislación promulga que en cuanto concluya el contrato de un jugador con su club, debe renovar con éste, o debe ser dejado en libertad. Dicha ley también obligaba a los clubes a actuar como empresas legítimas, debiendo mostrar sus balances financieros mediante auditorías realizadas por la hacienda brasileña. Lo que ahora se propone es que ningún menor a 16 años pueda firmar contratos profesionales, aunque sí contempla que desde los 14 firmen acuerdos de formación, en el que los clubes formadores tendrán prioridad una vez que los jóvenes alcancen la edad requerida.

Es lógico, el gobierno brasileño ha tenido que intervenir y las tremendas cifras de la CFB explican por qué. Sus exportaciones, en total, alcanzan los 219.336 millones de dólares anuales, y no es muy difícil adivinar que una parte significativa provenga de sus futbolistas. Al final es un tema de Estado que seguro no tardarán en regular, por algo hoy son la mayor economía latinoamericana, la segunda del continente y la novena a nivel mundial.

Brasil está de moda y sus futbolistas también.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *