La Batalla de Moscú

El 10 de octubre de 1941 el mariscal de campo Georgi Zhúkov asumió el mando de la jefatura del Frente Occidental y de la defensa de Moscú, encargada de evitar la toma de la capital soviética por parte del ejército nazi. A su mando, sus tropas triunfaron tanto en la heroica defensa de la ciudad como en la posterior ofensiva en contra de la Wehrmacht, fuerzas armadas de Hitler. Desarrollada de octubre de 1941 a enero de 1942, fue conocida como la Batalla de Moscú.

Este 10 de octubre, 68 años después, la Selección de Alemania busca su pase al Mundial en la capital rusa.

Alemania marcha invicto en la eliminatorias, de sus ocho encuentros ha ganado siete y empatado uno. Tiene 24 goles a favor y sólo 4 recibidos. Un paso sólido al más puro estilo alemán, un equipo acostumbrado a sufrir muy poco para llegar a la Copa del Mundo.

Al repasar sus números, podríamos dar por descontado su pase directo, pero no es así. Sorpresivamente este sábado corren serio peligro de irse a repechaje, instancia que tienen cuando menos asegurada.

Joachim Löw y su elenco visitarán el Olímpico de Luzhniki en Moscú, donde los rusos los esperarán pensando en una victoria que prácticamente les asegure el pase directo a Sudáfrica.

La situación es la siguiente. Rusia está en segundo lugar del grupo 4 con un rendimiento tan regular como el alemán. Los de Hiddink tienen el mismo número de victorias, ocho, y una derrota. Es decir, 21 puntos que lo colocan sólo uno por debajo de Alemania.

El punto de diferencia se dio con el empate que los bávaros se trajeron del Olímpico de Helsinki, al empatar 3-3 con Finlandia, el 10 de septiembre del 2008, en su segunda aparición en esta eliminatoria. En esa ocasión Miroslav Klose hizo los tres goles.

Un mes después, el 11 de octubre, Rusia sufrió su única derrota precisamente en el Westfalenstadion de Dortmund, en la segunda presentación rusa rumbo al Mundial, y la tercera de los alemanes. El marcador fue 2-1 con goles de Podolski y Ballack, con el descuento visitante de Arshavin.

A partir de ahí todas fueron victorias para ambos, algunas muy sufridas y otras más holgadas. Alemania, por ejemplo, sufrió más de la cuenta en el 1-0 sobre Gales en Moenchengladbach, pero se despachó a lo grande en Vaduz, Liechtenstein, con un 0-6, donde cinco de los goles cayeron en el segundo tiempo. Los rusos, en cambio, ganaron apenas 0-1 en el principado, pero derrotaron contundentemente 0-3 a Finlandia como visitantes.

Luego de su enfrentamiento, a cada equipo le restará sólo un partido a jugarse el próximo miércoles. Alemania recibirá a Finlandia en Hamburgo y Rusia visitará a Azerbaiyán en Bakú. La lógica nos dice que tienen muchas posibilidades de ganar en la última jornada, por lo que todo se definirá este sábado en el ahora llamado Signal Iduna Park, casa del Borussia Dortmund.

Rusia-Alemania, la Batalla de Moscú.

1 comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *