Trelles en Londres

Mientras buscaba algún libro de su gusto particular, mi hermana encontró por accidente una publicación futbolera que como muchas cosas con el paso de los años se convierten en antigüedades y posteriormente cobran gran valor, tanto en lo histórico como en lo cultural. El libro en cuestión es El mundo raro del fútbol, de José Manuel Flores M. Editado en 1982 bajo el sello de Xóchitl, este pequeño documento contiene el panorama futbolístico de hace 27 años y es sorprendente observar que el fútbol mexicano no ha evolucionado del todo.

Sin embargo, no todo es tan terrible, también contiene aportes periodísticos de gran relevancia en la actualidad. Tal es el caso de una entrevista hecha a Don Ignacio Trelles referente a la participación de México en el Mundial de Inglaterra 1966. El grande, polémico e histórico Trelles comenta la valía de su táctica en aquella Copa del Mundo y de cómo se adelantó al tiempo con un esquema que hoy podemos observar en el torneo mexicano y alrededor del mundo. Les dejo el texto íntegro.

Me han dicho desde 1966 que soy un entrenador defensivo, que tuve miedo y mil cosas más. Pero quiero decirles algo: en ese Mundial de Inglaterra se hicieron las cosas como debían y la actuación del equipo la califiqué de sobresaliente, mucho más que en el mismo Mundial de Chile. ¿Recuerdan lo que se dijo y se escribió antes de ir al Mundial inglés? Cuando nos tocó el grupo y supimos que los rivales serían Francia, Inglaterra y Uruguay, se dijo que ante los ingleses lo mejor era cuidar de que no nos golearan. Bueno, pues con esa mentalidad todos íbamos.

El empate con Francia era un gran paso. Lo que teníamos que hacer en el segundo encuentro contra Inglaterra, en su propia casa, en donde existían antecedentes tremendos, salimos con un plan: no de que no nos golearan, sino de hacer desesperar a los dueños del terreno. Yo sabía que ellos estaban más presionados, con la obligación no sólo de ganar sino de golear. Nosotros, México, éramos el “patito”, el “barco” para acabar pronto.

Esa ocasión reuní a todos los jugadores. En una charla abierta yo les dije: este juego es importante para nosotros. Y no quiero que se piense ahora que yo descubrí un nuevo sistema. Fueron las condiciones, pero si ahora analizamos la forma y los jugadores que intervinieron nos daremos cuenta que México se adelantó fácilmente 10 años de evolución táctica. Actualmente ustedes ven cómo los grandes equipos forman dos líneas de cuatro y dos delanteros, llegando siempre en bloques.

Se dispuso que en la primera media hora tocáramos el balón, lo tuviéramos en nuestro poder el mayor tiempo posible, tapando las entradas. Atrás, como líbero estaba Gustavo Peña. Delante de él Gabriel Núñez y como un moderno medio de contención Del Muro junto con el “Gallo” Jáuregui. Chava Reyes y “Chololo” Díaz eran los otros dos medios que tenían la consigna de salir tocando para reunirse con Aarón Padilla y Enrique Borja, que por su velocidad iban a ser una verdadera amenaza. La primera media hora fue nuestra, los ingleses ya estaban desesperados.

Pero vino aquella jugada desafortunada. Chaires toma el balón por su banda, se va solo. Llega a la media cancha y ve que tiene el camino libre. Le gritábamos como locos, atrásala, dásela a Chava. No escuchó, siguió engolosinado y cuando atravesó la línea de medio campo le cae Bobby Charlton, que muy inteligente había dejado el hueco para caer de sorpresa…

Tal como concluyó Trelles con esta anécdota: esa es la realidad de lo que sucedió en Londres. Si nosotros empatamos, juren que los mismos que me condenaron al patíbulo, esos mismos hubieran dicho que soy un genio o algo así. El tiempo le dio la razón a Don Ignacio Trelles.

2 comentarios

  1. Isaura domingo 11, octubre 2009 at 21:41

    O sea que aplicó el 4-4-2 como inaugurando ese estilo o ¿cómo? , igual no entiendo tanto de eso, pero si así fue… mire usted!!

Your email address will not be published. Required fields are marked *