Ferro y León, Roca y Alazraki

Qué cosas viene uno a conocer con el tiempo. Viendo el programa Platicando con Alazraki me enteró de que el cantante argentino Elio Roca, famoso en la década de los setenta por canciones como Yo quiero dibujarte, estuvo a punto de debutar en el primer equipo de Ferro Carril Oeste. Habló de su pasión por el fútbol y su afición hacia el equipo verdiblanco; motivos que lo llevaron a probar suerte en las canchas.

Días previos a un partido de liga, el técnico le informa que será titular el próximo encuentro. ¡Todo era felicidad para Roca, estaba a punto de debutar en Primera División! Llegó el día del partido y el técnico le informa que siempre no, que irá a la banca y en su lugar entrará un chico traído de Perú. La puñalada fue tan profunda que ese mismo instante Roca juró jamás volver a jugar fútbol. Incluso San Lorenzo hizo una oferta por él, a fin de rescatar y explotar sus dotes pamboleros. Sin querer aquel técnico le marcaría el destino a Roca, que a la postre se convertiría en una de las máximas figuras musicales junto a Sandro.

A la fecha, Elio Roca se declara ferviente hincha de Ferro Carril Oeste y se lamenta de que el equipo no figure en el presente. Añoranzas de aquel Ferro integrado por Griguol y Cúper. A menos que la memoria falle, el último gran estandarte extraído de los verdiblancos es Roberto Ayala. Es más, una cancha del club tiene una placa conmemorativa con su nombre. El último lazo entre el fútbol mexicano y Ferro Carril Oeste fue Damián Grosso, portero que vino al Atlante y Veracruz, para después volver a Argentina con el Verdolaga.

Hablando de verdiblancos, es de admirar la devoción que posee Carlos Alazraki por el León. Cada vez que sale al tema el conjunto esmeralda, Alazraki no puede ocultar la tristeza que le impera por ver a su equipo en la Liga de Ascenso. Alguna vez pronunció que era imposible que un equipo histórico como León tuviera que andar pasando penas con equipos de segunda. En verdad le consterna sentirse impotente en no poder ayudar para lograr que el equipo ascienda.

Como quien dice fue un programa de nostalgias futboleras, en las que Roca y Alazraki han triunfado en sus ámbitos (música y publicidad) y con justa razón les es inexplicable el fracaso que viven sus respectivos equipos. Con un gran toque de humildad, en el programa no hablaron los exitosos, sino los aficionados heridos en su orgullo propio por tener que recordar, mas no vivir actualmente, la gloria de lo que fueron Ferro Carril Oeste y León.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *