Gringo Castro, un mal actor

Parece que no hacen nada, pero son de gran relevancia: los actores de reparto.

A la hora de elegir qué película ver nos basamos en el título, el nombre del director o de los actores principales. Sin embargo, hay otros elementos necesarios que no son tenidos en cuenta ya sea por desconocimiento o porque no nos importan. Tal es el caso de los actores de reparto, de quienes se puede pensar que están ahí nada más para hacerla de relleno. No es así.

Su rol cobra mayor importancia cuando sobre ellos recae la responsabilidad de enaltecer la figura del protagonista, ser el enganche perfecto de la trama o para darle un peso a las acciones dramáticas. Un caso es Joe Pesci, quien ha figurado en varios filmes como actor de reparto y ha ayudado a consolidar la carrera de actores y directores. Basta recordar su personaje en Toro Salvaje, película dirigida por Martin Scorsese en donde interpreta al hermano de Jack La Motta, magistralmente actuado por Robert de Niro. Esa aparición fue básica para que De Niro emprendiera un camino exitoso con la obtención del Oscar al mejor actor.

En México, qué sería de Pedro Infante si no hubiera contado con el respaldo de Fernando Soto Mantequilla, el gordito cómico que permitió al de Guamuchil lucirse con personajes que lo llevaron a encumbrarse como actor.

Haciendo una analogía con el fútbol sucede una situación similar con aquellos jugadores que están detrás de las estrellas. Futbolistas que parecieran pasar inadvertidos, pero que son indispensables en el terreno de juego.

Independientemente de sus capacidades individuales, el lucimiento de Messi en la cancha del Nou Camp en gran medida se debe al trabajo que realiza Xavi en el medio campo. El español juega para el equipo sabiendo que debe hacer hasta lo imposible por lograr que Messi se desenvuelva en la cancha. Si a esto se le agrega que adelante cuenta con el apoyo de Henry, el especialista en jalar la marca y dejarle el camino libre al estilo del argentino. Lo anterior no tendría cabida sin el punto de partida proveniente desde el orden en la defensa con Puyol, Alves y Márquez; la visión de campo es control fundamental.

Caso similar se puede observar en la selección alemana. Muchos se han de cuestionar por qué Podolski no mete goles. La respuesta es que Podolski es el encargado de poner orden en la delantera y generar incertidumbre al rival para que Klose u otro jugador encuentren el camino libre para marcar en la portería contraria. Por lo general el crédito se lo lleva el que hace los goles, pero mención también merecen los jugadores que los propician.

Es probable que lo anterior no tenga mucha ciencia, como si fuera algo ordinario y rutinario en los esquemas tácticos. No obstante, hay equipos o jugadores que no lo asimilan. Cito el ejemplo de José Antonio Castro, que nomás no tiene idea de lo que se debe hacer en la cancha. Jugando con la Selección no aporta nada. Jugando con Tigres no aporta nada. Es inexplicable que un lateral no ubique cuál es su función. Más allá de lo que el técnico le pida, están las ganas de jugar, de hacer algo por el propio amor al fútbol. Castro no sube, jamás pasa la media cancha: no centra, no recupera balones, no marca, no mete la pierna, no estorba al esquema táctico contrario. Su presencia en la cancha no contribuye al lucimiento de sus compañeros ni a la generación de juego.

Con la calificación al Mundial, México comienza un nuevo proceso. Esperemos que se convoque a los jugadores que merecen estar en Sudáfrica. Aguirre le ha dado la oportunidad a grandes talentos que fungen con creces como grandes actores de reparto. Ahí están Efraín Juárez, Israel Castro, Johny Magallón. Mientras tanto cabe hacer la pregunta: ¿a qué juega el Gringo Castro? ¿Cuál en su rol dentro de la película verde-ratonera? ¿Por qué Aguirre se empeña en hacerlo aparecer en pantalla? Afortunadamente para el Gringo Castro también existen los videohomes: ahí puede desenvolver de forma adecuada sus pésimas dotes como actor, sea de reparto o protagónico, porque no tendrá un balón como elemento dramático.

14 comentarios

  1. Francisco sábado 17, octubre 2009 at 22:32

    Castro está en la selección porque es un tipo que marca y le cubre la espalda a Efraín Juárez. Efectivamente, no es un jugador con mucha llegada hacia adelante, pero eso permite que otros jugadores puedan hacerlo. No lo pondría como actor de reparto, pero sí como el actor que sale de villano para que la estrella luzca.

    • Elías Leonardo domingo 18, octubre 2009 at 17:35

      Francisco, un gusto verte por aquí. Difiero de tu opinión, pues se ha manifestado que Castro tampoco marca. Observa su forma de jugar en Tigres y toma en cuenta cuántos goles recibe la zaga felina por errores cometidos en su zona. Ahora, si marcara México no recibiría goles como los que le anotan, ejemplo Trinidad y Tobago. Pero en efecto, dejémoslo como villano. Un saludo

  2. alfonso domingo 18, octubre 2009 at 17:26

    Ja osea a ver si entiendo… Aguirre debe de convocar al Pikolin, pero la convocatoria de Castro es una aberración? No pues nomas no damos una.
    Y Podolski se ha hartado de meter goles con Alemania por cierto

    • Elías Leonardo domingo 18, octubre 2009 at 17:39

      Alfonso, ya ves como todo encaja en el sarcasmo. Esperemos que Aguirre ni siquiera piense en el Pikolín como una opción y que valore la permanencia de Castro en el Tri. Entre Castro y Pikolín nomás no hacemos uno. Gracias por el aporte Podolskiano y esperamos verte por aquí más seguido.

  3. lachi lopez lunes 19, octubre 2009 at 12:42

    Mi particular punto de vista; el gringo se equivoco de profesion, deberia ser corredor de pista, corre toda la linea y cuando llega cerca de poder hacer ‘un centro’ increiblemente se regresa a la media cancha, le falta imaginacion y su unica virtud es la velocidad. Recuerden al vazco, mucha fuerza y poco cerebro

    • Elías Leonardo lunes 19, octubre 2009 at 17:39

      Iachi, tu particular punto de vista es más que compartido con el mío. Pues propuestas para cambiar de profesión tiene: actor de videohome y corredor de pista. Y mira que le diste a un punto del que carece: la imaginación. A ver por cuál profesión se apunta. Un saludo

  4. M. Damián lunes 26, octubre 2009 at 10:41

    De por sí el lateral mexicano es así. Como el venado, como guardado, como el cabrito, corren mucho y encaran (esta última parte les encanta repetirla a los comentaristas: “alguien que encara, que se atreve”) pero pocas veces son efectivos en la última jugada. Ahora, esos tres son de lo mejor que tenemos, pero el Gringo está a años luz de cualquiera, incluso del venado, que es malísimo. Yo lo cambiaría por cualquiera.

    • Elías Leonardo lunes 26, octubre 2009 at 16:32

      M.Damián, es que ya no es cosa de cambiarlo, sino que implica el alejarlo de las canchas por el bien del fútbol. El asunto es tan grave que solo depende de Aguirre (Carillo) el ser amable con los aficionados y no convocarlo. No dudes que si habilitaran a Filiberto Fulgencio o a Alan Nkong como laterales lo harían mejor que él. Un saludo

  5. luis sábado 26, diciembre 2009 at 23:10

    Entiendo que el Gringo Castro, es con diferencia el mejor lateral no solo de Mexico si no de toda America.

    Se supone que mas de 10 directores tecnicos del America, mas 2 de Tigres no estarian equivocados y por eso le pusieron siempre indiscutibles en sus alineacciones.

    Espero pronto se venga a jugar a Europa y siga demostrando lo que es ¡¡Un campeon¡¡

    • Elías Leonardo lunes 28, diciembre 2009 at 3:06

      Luis, bienvenido a este espacio de ELBUENFÚTBOL* ¿Nos escribes desde Europa? Permíteme diferir de tu opinión. Desafortunadamente no es el mejor lateral de México, vaya, ya ni siquiera se acerca a lo que significa esa posición. Sí, alguna vez fue un gran jugador, incluso pilar en el América. Con el paso de los años dejó de hacer lo que sabía y hoy se ha convertido en un jugador que no marca, no centra, no sube, no presiona al rival, ni estorba. Aquel Gringo Castro hoy ya no existe. Un saludo

  6. luis martes 5, enero 2010 at 11:52

    Sigo manteniendo que el Gringo Castro, no solo es el mejor lateral de Mexico si no de toda America y si quereis me explico.

    Es un jugador que derrocha pundonor, profesionalidad, honradez etc etc….. para cualquier aclaracion mejor ver su historial de partidos jugados, sus titulos y espero que en Europa o el proximo Mundial lo vuelva demostrar. No olviden que acaba de cumplir 29 años (se dice que la plenitud es a los 28 años) así que por favor no lo entierren y hablen de el como pasado…………

    • Elías Leonardo martes 5, enero 2010 at 12:57

      Luis, respetable tu opinión, más no la comparto. Yo sigo en mi postura de que no es ni por tantito el mejor lateral de América, ni siquiera de México. Ojo, jamás he puesto en duda su profesionalidad y honradez. Lo que he dicho es que dejó de ser el jugador que fue.

      Sí ves bien un partido de Tigres, e incluso de la Selección, notarás que ya no sube, no marca, no centra, no inquieta al rival (como la hacía antes con las águilas). Tampoco he diferido de su edad, pues creo que eso no tiene nada que ver. Desafortunadamente ha venido a menos de una forma estrepitosa, y sólo él tiene en sus pies la manera de regresar al pundonor que alguna vez mostró. Tampoco dudo que tenga nivel para llegar más alto, pero en este presente que le aqueja su juego indica otra cosa. Así es esto de las percepciones, así es el fútbol. Un saludo y buen 2010.

  7. luis martes 5, enero 2010 at 20:06

    Estimado Elias:

    Primero darte las gracias por tu rapida respuesta,es un verdadero honor desde Europa comentar contigo todo lo que opinas sobre el Gringo Castro.

    Ahora bien sigo sin estar de acuerdo contigo en casi todas tus apreciaciones sobre Castro, ¿Cuando fue la final de la Copa de Oro? ¿ en julio 09 ?Como sin subir metio el 4º gol a EE.UU desde dentro del area………… y la final del Super liga 09 contra el Chicago Fire ¿cuantas veces subio ? en fin hay que ver todo. Espero que veas el partido proximo contra el Monterrey en la disputa del Interliga 09 y luego hablamos. ¡¡Vale ¡¡

    un saludo

    • Elías Leonardo martes 5, enero 2010 at 20:36

      Luis, no tienes nada que agradecer. Por el contrario, es uno el agradecido de que te tomes un tiempo para leernos y debatir sanamente.

      Para no perder el hilo, reitero mi postura. Sí, mencionas dos partidos de los 50 que aproximadamente juega al año. Sí observas bien el por qué en esos partidos subió y refrendó su posición te darás cuenta que fue por un detalle que pareciera mínimo, pero sumamente importante: la irreverencia. Ese detalle que Castro ha perdido con los años y es evidente que el ímpetu individual se ve apagado por la obediencia táctica (ve en Tigres cómo juega, en las últimas temporadas en América). Aquí va mi tip: el día que Castro deje de ser obediente al rigor táctico y regrese a la irreverencia, volverá a ser el de antes.

      Un saludo del mero defeño hasta tierras europeas.

Your email address will not be published. Required fields are marked *