Agarren a Arias

Las espectaculares Chivas de Raúl Arias pisarán la cancha del Azteca para confirmar su poderío ofensivo, y de paso darle una repasada de goles a las Águilas. Un implacable Omar Bravo será el encargado de dirigir al escuadrón tapatío, que tiene como sello auténtico masacrar las porterías rivales. Sin duda, Memo Ochoa no se dará abasto sacando balones de su portería. En tanto, Aquivaldo y Valenzuela pedirán clemencia al Guadalajara con el fin de evitar una mayor tragedia. (Disculpen los aficionados chivas, pero con Arias en el banquillo se vale soñar.)

No tardará la declaración que señale al América como el equipo obligado a ganar por ser local. Guadalajara se deslinda de cualquier responsabilidad desde este momento porque sabe que echarle la presión al otro le resulta ventajoso. Arias sabe que si bien su equipo no logra la meta de perforar 30 veces la portería americanista, con un tanto se da más que por satisfecho. La propuesta del Rebaño el próximo domingo podremos ir adelantándola: nada de ofensivo, todos atrás y un gol a balón parado. Jugarán a no ganar, confiados en que la diosa fortuna les brinde la oportunidad de un error águila y matar al fútbol con el sello de la casa: un gol.

En el América no se quedan atrás. Las palabras de Michel Bauer, en el sentido de que está prohibido el intercambio de playeras con jugadores rojiblancos, pusieron a temblar hasta los postes. Cualquier jugador que llegue al América de antemano sabe que eso no debe suceder, por lo que está de sobra la advertencia. Aunque viéndolo bien, no está mal que se los recuerden. También debería prohibirse el saludo de manos o verbal entre los jugadores de ambos equipos. Como dijo Pavel Pardo: “el respeto se pierde en la cancha”.

Ojalá América proponga lo que Chivas no hará y sea irrespetuoso con un sistema defensivo, aburrido y sin tintes de un Clásico. Ojalá que Cabañas y compañía impidan el homicidio de la pasión que el Guadalajara planteará en la cancha, que con goles le devuelvan el valor a un partido tan desestimado y condescendiente en los últimos años. Además, es momento de que las Águilas se venguen de aquel 5-0.

De no ser así, la falta de respeto se daría por parte de las Chivas y Arias será el encargado de insultar a la historia, al odio deportivo, a la pasión y al fútbol que rodea a estos dos equipos, al Clásico de Clásicos. Así que si eres chiva, amas a tu equipo y quieres que se le gane al América… agarra a Arias, ruégale para que no dirija por esta única ocasión.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *