Real víctima de la presión

Decepcionante resultó la actuación merengue contra el Milan. Ha caído por 2-3 ante su afición. Una vez más el Real Madrid vuelve a reprobar un examen importante y eso agudiza definitivamente la situación de Pellegrini al frente del equipo. No se trata de exagerar y tampoco de poner pretextos, simplemente es confirmar lo que venimos comentando en este espacio desde hace ya algunas semanas. Este Real Madrid no se encuentra en la ancha, se nota apurado en cada jugada y peor todavía, está siendo objeto de fallas técnicas hasta del más habilidoso.

La presión en esta escuadra juega a la par del nivel que el equipo manifiesta. Si el Real Madrid juega mal la presión estará más fuerte que nunca asechándolos. La idea de formar un equipo lleno de estrellas debe ir acompañada de sensatez y quizás hasta es lógico que el equipo muestre poca afinidad en sus filas, hay muchos jugadores nuevos y algunos lesionados que han dejado de participar. Hoy seguimos hablando de Raúl, de Iker Casillas y de lo que hacen o dejan de hacer Pepe y Ramos en la defensa.

Todo esto puede sonar a pretexto pero no lo es. La realidad es que la institución madridista debió ser consciente de que la presión se presentaría si el equipo no convencía en un inicio. El Madrid es hoy una cortina mágica, que ilusiona, que engaña y que de repente muestra la realidad de las cosas. Ha goleado incluso sin merecer aunque ha contado con el valor de la efectividad y eso vale claro está. Ha sido arrollado como en Sevilla y en ocasiones nos ha dejado ver todas las deficiencias e inseguridades que lo rodean como por ejemplo el juego de este miércoles ante el Milan que dicho sea de paso, no es ni con mucho, el rossonero que conocemos.

Manuel Pellegrini luce preocupado en el banquillo. La situación lo está ubicando y le está dando la oportunidad de saber en qué se está fallando, pero el problema es que dirige al Real Madrid y en este equipo el tiempo es un factor de presión cuando las cosas no resultan, como hasta ahora está sucediendo. No podemos negarlo, el Madrid no juega a nada. Hace como que juega bonito y siempre termina esperanzado en que Kaká o Cristiano hagan la grande.

Hubo quien calificó el juego como “partidazo”, sobre todo los españoles, que de esta manera tratan de suavizar la situación, es entendible y quizás llegó a tener momentos emotivos, pero la realidad es que fue un partido lleno de errores, con un Milan calculador que jugó al gato y al ratón, y con un Madrid que marca terrible y deja verdaderas avenidas cuando se despliega al frente. Eso es jugar a como Dios les dio a entender, sin bloques y con poco acompañamiento.

Cabe resaltar la actuación del delantero milanista Alexandre Pato, quien en la segunda mitad fue una pesadilla para toda la zaga defensiva. Ronaldinho dio pequeñas pinceladas de aquel que alguna vez salió aplaudido de ese mismo escenario, y Pirlo es un guerrero inigualable.

El Madrid revivió a un Milan que llegó condenado al Bernabéu, pero que con jugadores como los antes nombrados, nunca puede uno darlos por muertos. Al final terminaron regodeándose y dejando cierta imagen de “baile” sobre su clásico rival. Leonardo estaba dirigiendo quizás su último juego y este miércoles se fue fortalecido por vencer al gigante de Europa históricamente hablando y a domicilio. El rossonero mostró oficio y superó mentalmente a todo un equipo que es hoy es un mar de dudas y que en la cancha no encuentra una ubicación estratégica y mucho menos un once que le resuelva los juegos importantes.

Pellegrini aceptó en conferencia de prensa después de la derrota que hay preocupación, que han cometido errores graves, y apenas el sábado pasado dijo que no veía problemas defensivos después de ganar apuradamente al Valladolid. Cuatro días bastaron para que el famoso ingeniero no pudiera ocultar algo evidente y que hoy lo pone en tela de jucio aunque esto pudiera sonar injusto.

El Real Madrid cae en Champions y son ya víctimas de la presión.

2 comentarios

  1. GUSPACO domingo 25, octubre 2009 at 20:41

    Cuando estaban en pleno los fichajes del Madrid, Beckenbauer dijo que fichar demasiados jugadores trae sus consecuencias pero, el Real necesitaba renovar su plantilla desde tiempo atrás y ahí están las consecuencias, con un poco de tiempo el Inge Pellegrini irá tomando las medidas necesarias para corregir el funcionamiento del equipo, solo que…es el REAL MADRID como bien lo mencionaste y su meta es conquistar tanto la Liga como la Champions y a como están las cosas en ambas, luce bastante complicado, habrá que ver si las decisiones que se tomen en un futuro logran no solo dar regularidad en su juego(sobretodo de conjunto) sino certidumbre para todos aquellos aficionados al equipo más laureado en la historia del futbol

  2. Sergio Sánchez lunes 26, octubre 2009 at 0:58

    Hola Guspaco que tal. Es complicado lograr la conjunción de una plantilla donde ocho o nueve jugadores llegan a integrarse. Creo que todos sabíamos que no iba a ser sencillo y peor todavía cuando desde los primeros juegos ya Cristiano era imprescindible como se ha mostrado.

    Pellegrini tiene una tarea muy complicada que en cualquier otro equipo se entendería que requiere más tiempo, pero en este equipo esas posibilidades a veces no valen y menos cuando se invirtió muchísimo dinero.

    Ni hablar, a eso apostaron Florentino y compañía y no dudo que el Madrid logre conjuntarse, el problema es el tiempo y las ansias de querer ya funcionar a la perfección cuando ni siquiera tienen una alineación titular identificada.

    Veremos si Pellegrini logra conjuntarlos y aun así ni eso les garantiza los títulos que buscan, hay que trabajar mucho todavía.
    Gracias Guspaco por tu comentario y por visitar el sitio, acá le seguimos.
    Chau.

Your email address will not be published. Required fields are marked *