…Y el barco se hunde

El Atlético de Madrid vive momentos complicados y un recuerdo peligroso le llega constantemente al club de la capital española: el descenso de 2000. Cierto es que desde que regresaron a la máxima categoría, en 2002, han tenido momentos malos, han desfilado diez técnicos y los momentos de estabilidad no han durado lo suficiente en un equipo que reclama laureles y obtiene cajas de carbón.

Si algo bueno le pudo haber pasado en los últimos años, fue la gestión de Javier Aguirre como timonel. Los colocó en cuarto lugar de la liga, los clasificó a la Champions League un par de ocasiones (habían pasado muchos años hasta la nueva aparición) y desarrolló un ambiente de tranquilidad, hasta la temporada pasada, donde se cayó la esperanza y regresó la ansiedad.

Ahora, con Abel Resino al mando, el barco rojiblanco sigue estancado y con los diferentes golpes que le han propinado al inicio de temporada, parece comenzar un proceso de naufragio imparable. Desgracia para los aficionados, que nuevamente están en vilo, rezando para que su equipo salga de la situación precaria en que se encuentra.

En la Liga española, el Atleti está ubicado en el lugar 15, con seis puntos que se deben a un partido ganado y tres empates, más tres derrotas. En la Champions están ubicados últimos de su grupo con un punto, producto del empate con el conjunto griego Apoel Nicosia, y de las derrotas contra el Porto y el Chelsea.

Justamente contra el equipo inglés, el día de ayer (21 de octubre) cayó por 4-0 en Stamford Bridge. Las acciones del partido se adaptaron a la calidad mostrada por ambas escuadras. Desde un inicio se brindaron al ataque, pero los momentos son distintos para los Colchoneros y Bleus. El Chelsea está ubicado en el lugar 2 de la clasificación de la Premier League y la llegada de Carlo Ancelotti ha caído mejor… imposible.

El barco que navega al mando del capitán Resino se hunde precipitadamente. Atlético de Madrid cayó 4-0 a manos de los piratas ingleses del barrio londinense Chelsea. Más allá de la goliza, que tuvo buenos momentos de ambos conjuntos, está el porvenir oscuro del equipo que juega en el Vicente Calderón. ¿Será éste el detonante total para la despedida de Resino? Si no se hace un cambio estructural en el Atlético de Madrid, esto puede terminar muy mal. Potencial hay, pero la mentalidad se hunde con el barco de la institución de Enrique Cerezo, que indcrédulo observa como se llena de agua rápidamente el nuevo proyecto Colchonero.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *