…Y el barco se hunde

El Atlético de Madrid vive momentos complicados y un recuerdo peligroso le llega constantemente al club de la capital española: el descenso de 2000. Cierto es que desde que regresaron a la máxima categoría, en 2002, han tenido momentos malos, han desfilado diez técnicos y los momentos de estabilidad no han durado lo suficiente en un equipo que reclama laureles y obtiene cajas de carbón.

Si algo bueno le pudo haber pasado en los últimos años, fue la gestión de Javier Aguirre como timonel. Los colocó en cuarto lugar de la liga, los clasificó a la Champions League un par de ocasiones (habían pasado muchos años hasta la nueva aparición) y desarrolló un ambiente de tranquilidad, hasta la temporada pasada, donde se cayó la esperanza y regresó la ansiedad.

Ahora, con Abel Resino al mando, el barco rojiblanco sigue estancado y con los diferentes golpes que le han propinado al inicio de temporada, parece comenzar un proceso de naufragio imparable. Desgracia para los aficionados, que nuevamente están en vilo, rezando para que su equipo salga de la situación precaria en que se encuentra.

En la Liga española, el Atleti está ubicado en el lugar 15, con seis puntos que se deben a un partido ganado y tres empates, más tres derrotas. En la Champions están ubicados últimos de su grupo con un punto, producto del empate con el conjunto griego Apoel Nicosia, y de las derrotas contra el Porto y el Chelsea.

Justamente contra el equipo inglés, el día de ayer (21 de octubre) cayó por 4-0 en Stamford Bridge. Las acciones del partido se adaptaron a la calidad mostrada por ambas escuadras. Desde un inicio se brindaron al ataque, pero los momentos son distintos para los Colchoneros y Bleus. El Chelsea está ubicado en el lugar 2 de la clasificación de la Premier League y la llegada de Carlo Ancelotti ha caído mejor… imposible.

El barco que navega al mando del capitán Resino se hunde precipitadamente. Atlético de Madrid cayó 4-0 a manos de los piratas ingleses del barrio londinense Chelsea. Más allá de la goliza, que tuvo buenos momentos de ambos conjuntos, está el porvenir oscuro del equipo que juega en el Vicente Calderón. ¿Será éste el detonante total para la despedida de Resino? Si no se hace un cambio estructural en el Atlético de Madrid, esto puede terminar muy mal. Potencial hay, pero la mentalidad se hunde con el barco de la institución de Enrique Cerezo, que indcrédulo observa como se llena de agua rápidamente el nuevo proyecto Colchonero.

4 comentarios

  1. Sergio Sánchez jueves 22, octubre 2009 at 10:09

    Que tal Emiliano. Este Atlético ha decepcionado. Al principio se hablaba de una de las mejores delanteras de Europa. En lo personal lo ponía peleando si no a la par del Barcelona y Real Madrid, sí muy cerca de ellos.

    Esto va más allá de un Director Técnico, pues desde mi particular punto de vista ni con Aguirre llegaron a jugar muy bien aunque tenían cierto estilo pero tampoco llegaron a ser regulares.

    Creo que a este equipo le falta pasión, pareciera que sus jugadores no le van al Atlético y juegan como oficinistas que tienen que llegar a una hora establecida, hacer una labor y ya quieren la hora de salida para irse a su casa.

    Igual y la comparación es basurda pero eso me trasnmiten estos jugadores y Abel ha sido sobrepasado por todos ellos, una pena.

    Saludos Emiliano, acá le seguimos.

  2. Carlos jueves 22, octubre 2009 at 10:55

    Estas son las consecuencias de tener una directiva que no esta a la altura y no ha sabido imponer el prestigio y valor del club frente a los intereses de unos cuantos. Se han dejado manipular y han sido cobardes ante caprichos y berrinches en el plantel, por eso no le tienen respeto a la institucion, y por lo tanto, tampoco tienen compromiso, amor ni pasion por la camiseta.

  3. GUSPACO jueves 22, octubre 2009 at 22:06

    Totalmente de acuerdo con Carlos, Cuando el tan mentado “KUN” llegó “pedote” al entrenamiento del Atleti después de una noche de “jüerga”con su suegro (ya todos sabemos la ficha que tiene por suegro) Aguirre como medida disciplinaria lo mandó a la banca, este niño fué a llorar con el presidente de su club y este palmeando su espalda le dice “no te preocupes pase lo que pase, este señor se vá”.
    Así que sí el enemigo lo tienes dentro para que lo buscas afuera, “con esos amigospara que quieres enemigos”… Digo…

  4. Emiliano Castro Sáenz jueves 22, octubre 2009 at 22:20

    Sergio, comparto tu analogía. Es muy buena de hecho y creo que refresca mucho la imagen del jugador colchonero. De los pocos que han sentido los colores en los últimos años, son el Niño Torres, incluso Perea, pero se quedan cortos.
    No hay cura cortando cabezas como Aguirre o Resino. Esto es como lo que le ocurre a Tigres o River. El espíritu está en el corazón, no en el cerebro.
    Nos vemos camarada!

    Carlos,
    Si algo bueno llegó a tener el polémico Gil y GIl, fue que metía mucho carácter a las filas rojiblancas. Sí era un grosero, descarado, grotesco hasta cierto punto, pero considero que eso le hace mucha falta, sobre todo con tipos tan grises y arrodillados como Cerezo.
    Gracias por visitar-leer-comentar. Hasta luego.

    Guspaco,
    Justamente esas complacencias son las que van pudriendo una institución y sólo le dejan la apariencia. Es como el trato que a veces les dan en Cruz Azul a sus jugadores: “todo está bien, tu no estás equivocado”, etc.
    Y podríamos ir más al fondo, llegar más lejos que la directiva. Es una responsabilidad compartida, que hasta el Vasco salió embarrado. En fin, ojalá se hagan una limpia y empiecen a ver por el aficionado, que siempre es el que sale perdiendo.
    Un saludo y gracias por seguir metido en el BUENFÚTBOL*

Your email address will not be published. Required fields are marked *