Un Muñeco con Gallardía

River sigue en una racha negativa que ya tiene tiempo que no puede resolver. Las cosas han ido cambiando ciertamente, pero es un hecho que aún no despliega el fútbol que lo ha caracterizado a lo largo de su historia.

River jugó el Súperclásico argentino ante Boca Juniors en el estadio Monumental de Buenos Aires, casa de los Millonarios, y terminó empatando a un gol. La  partida de Néstor Gorosito fue el inicio de la reestructuración del Club y con ella hay muchas reformas que deben iniciarse tanto en lo administrativo como en lo deportivo.

Hay un jugador que ciertamente se quedó en una promesa en el plano internacional y que tiene tatuados los colores de River. Sea cual sea la administración y reformas que lleguen, es uno de los consentidos del club. A pesar de haber logrado títulos en el Mónaco francés, Marcelo Gallardo no representó en su andar por las canchas al jugador que conquistaba el viejo continente, como por ejemplo Batistuta o el mismo Crespo, y a últimas fechas Zanetti, que en Inter de Milan es ya un consagrado de esa afición. Sin embargo, quisiera aprovechar este espacio para hacer un pequeño homenaje a un jugador que en Argentina y vistiendo la camiseta de River Plate es un referente de ese fútbol. El famoso Muñeco como es conocido desde hace muchos años, es hoy el último gran ídolo del equipo de la banda roja, no exagero si junto a Ariel Ortega son los jugadores más ovacionados en cada presentación de River en cualquier cancha de ese país.

Un toque de balón privilegiado, ritmo y cadencia para jugar con la pelota en los pies, son características de Marcelo Gallardo quien defiende los colores del Club con pasión y gallardía, como su apellido indica.

La tarde del domingo pasado Ortega erró un penal ante Boca que hubiese significado el primer gol del juego, ciertamente se hizo justicia divina pues el marcaje del tiro de castigo fue erróneo, pero igual el Burrito lo entregó.

La pregunta que me hice fue ¿por qué lo tiró Ortega y no el Muñe? Minutos después y ante la decepción del aficionado de River, se marcó un tiro libre desde afuera del área y en esta ocasión Gallardo mandó un disparo maravilloso que venció al Pato Abbondanzieri ,quien se estiró cual largo es pero nunca iba a llegar al balón.

No exagero si le digo que la manera en que Gallardo le pega al balón es de lo mejor que he visto en muchos años. Lo de él no es solo el tiro libre directo, es un excelente pasador y domina una visión amplia del campo de juego, eso lo ha hecho un jugador diferente al resto de los demás al menos en River Plate a la fecha.

Seis meses antes en la Bombonera de Boca, Gallardo le hizo uno idéntico al mismo portero y curiosamente el Súperclásico terminó igualado a un tanto como en esta ocasión, en donde  por cierto el trámite del juego posteriormente se cargó del lado Xeneize  quienes estuvieron cerca de ganarlo. Lo curioso de esto, es que iniciando el segundo tiempo, Leonardo Astrada, nuevo entrenador millonario, sustituyó a Marcelo Gallardo y el equipo se vino abajo.

Queda claro que la sustitución del Muñeco en ese momento era inexplicable, pero ya en conferencia de prensa Leo Astrada aclaró que la salida del habilidoso mediocampista se dio por cansancio muscular y que en el descanso quedó acordado que cuando mucho diez minutos más jugaría Marcelo y así fue.

Quizás usted amigo lector si no conoce mucho de Gallardo o no le parece muy famoso es por las razones antes mencionadas acá, pues ha sido un jugador más de casa que de otras latitudes, pero créame, no lo dude, la clase de Gallardo sigue siendo en la actualidad, de lo mejor que se puede ver en el fútbol argentino en su torneo local.

Hay jugadores que nacen con ciertas habilidades y este al que hago referencia hoy, es uno de ellos. Marcelo el Muñeco Gallardo vive quizás sus últimos años como futbolista profesional, si un día puede verlo por la televisión, hágalo, no se arrepentirá.

2 comentarios

  1. GUSPACO martes 27, octubre 2009 at 21:42

    Cuando el Mónaco firmó a Rafa Marquez y al muñeco Gallardo tras los prímeros juegos en la liga el presidente de este equipo hizó el siguiente comentario: “los compré tan baratos que puedo venderlos bien a cualquier equipo sin ningún problema”.
    En la actualidad Rafa sigue siendo parte del mejor equipo del mundo y Gallardo como bien lo mencionaste se quedó en promesa siendo un jugador muy hábil y técnico, la causa solo él la conoce, y aunado a tu último comentario, es un gusto verlo jugar .

  2. Sergio Sánchez martes 27, octubre 2009 at 22:03

    Guspaco que tal. Fíjate que desde hace mucho tiempo veo jugar a Gallardo sobre todo en River y es de esos jugadores que de alguna manera le han quedado a deber a la historia. Tiene cualidades grandes pero se quedó en un escalón intermedio entre el jugador bueno y el exclente. Quizás pase por lo temperamental este asunto, pero en efecto, verlo jugar es un gusto.

    Saludos Guspaco, gracias por tu comentario y por leernos acá en ELBUENFÚTBOL*.
    Chauu.

Your email address will not be published. Required fields are marked *