Hay que tener calma

La Selección Mexicana Sub-17 venció a la brasileña en tierras nigerianas, donde se está jugando el Mundial.

En verdad fue un buen partido y los mexicanos se llevaron el triunfo sin discusión. Su fortaleza radicó en mucha posesión de balón, pero sobre todo, más ambición. Les recuerdo que el primer partido fue derrota ante Suiza y las críticas sobre los chavos fueron injustamente duras. Así mismo ahora los halagos son descaradamente elevados.

Ya comenzaron a oírse voces que dicen que tenemos de clientes a los brasileños, que ahora somos potencia en la categoría, y que este equipo está para repetir el título de hace cuatro años. A todos ellos les propongo que se serenen.

La primer frase pasa más por la broma, y es que es cierto que en los últimos años el fútbol mexicano ha tenido más resultados favorables contra selecciones o clubes brasileños, pero debemos entenderlo sólo de esa forma. La otra es que México ni siquiera se acerca a ser algo parecido a una potencia en menores de diecisiete años. Sí que está entre esa minoría mundial a la que se le califica futbolísticamente como desarrollados, pero sigue a gran distancia de las potencias. Y en cuanto a repetir el título, aceptando que las posibilidades existen, hoy siguen siendo menores a las de un buen número de equipos de este Mundial.

Se ganó bien, pero si nos comparamos con la técnica y la fuerza de los jóvenes brasileños, veremos que Brasil sigue por encima, mientras que nuestra Selección ni siquiera pudo calificar al Mundial de hace dos años en Corea.

No extraña que en la televisión empiecen a agrandar un equipo que hasta hoy no ha demostrado nada que no hayamos visto, pero sí sería raro que desde los aficionados se nutran estas mentiras. Recordemos que en los Mundiales Sub-17 también salió campeón Arabia Saudita, mientras que Australia y Escocia han terminado en segundo lugar. La historia dice que aquellas proezas fueron cosa de una sola vez.

El fútbol mexicano en general, incluyendo las selecciones menores, está por arriba de los árabes y escoceses, pero el hecho con esta Selección en particular dice que ha jugado sólo dos partidos, de los cuales perdió uno jugando tremendamente mal, y ganó otro jugando bien ante el mejor rival. Es decir, la estadística nos dice fríamente que hay que tener calma.

Seguramente González China y los chicos tendrán la mente en lo más alto, y los aficionados soñarán con lo mismo, pero eso no significa generar una ilusión desde la mentira.

Paso a paso diría Mostaza Merlo…

1 comentario

  1. Sergio Sánchez martes 27, octubre 2009 at 19:56

    Hola Jairo, que razón tienes, no es que uno sea pesimista pero calma señores. Realmente jugó bien la Selección, dominó y fue mejor que los brasileños, ganaron con justicia y con personalidad, eso es muy bueno.

    Ahora, el nivel hay que mantenerlo, vienen de verse muy mal en el juego anterior y creo que el festejo de los muchachos fue también como de que no lo podían creer, ojo con esas reacciones, dicen mucho del momento mental que pasaba la Selección, la daban ya por eliminada y ahora resulta que podemos ser campeones del mundo??? Como que no cuadran las reacciones sinceramente.

    Felicidades a la Selección que logró este triunfo importante y paso paso como dice Merlo…

Your email address will not be published. Required fields are marked *