Humilde ejidatario

Según Jorge Vergara, el nuevo estadio Chivas será inaugurado el próximo 11 de noviembre

Por lo que hemos visto en el proyecto, será uno de los mejores de América Latina, moderno, funcional, elegante… una joya arquitectónica destinada al fútbol. Pero detrás del artístico diseño ideado por los franceses Jean Marie Massaud y Daniel Pouzet, hay un largo registro de tranzas e irregularidades desde el momento mismo de la adquisición de los terrenos.

El predio es conocido como El Bajío, está ubicado en Zapopan, comprende 243 hectáreas y pertenecía a la comunidad indígena de San Juan de Ocotlán.

Vergara y tres socios lo compraron hace diez años, en 1999, por 86 mil millones de los viejos pesos, es decir, 86 millones actuales. Hasta ahí todo parecería normal, salvo que para adquirir dichas tierras primero tenían que ser reconocidos por los comuneros como “avecindados” o “ejidatarios”, cosa que por supuesto no eran. La Ley Agraria, en su artículo 13, especifica que para lograr dicho reconocimiento la persona “debe tener residencia mínima de un año en las tierras del núcleo de la población, demostrando que se ha trabajado en ellas”. Peor aún, Vergara en vez de acreditar su residencia en la comunidad ejidal, declaró como domicilio particular el nada humilde fraccionamiento Lomas del Valle, en el municipio de Zapopan.

La maniobra para justificar legalmente la adquisición fue de risa. Los abogados de Vergara y sus socios informaron al Tribunal Unitario Agrario del Distrito 15, que los nuevos dueños habían sido reconocidos como tales por la asamblea de comuneros ya que “tenían unas borregas” en el lugar.

Sería hasta mayo de 2004 cuando la comunidad indígena efectivamente los reconoció como “avecindados” por tratarse de “gentes útiles y serviciales”. El problema fue que aquella asamblea en la que asistieron 115 de los 138 ejidatarios, no cumplió con los requisitos, primero porque los nuevos “dueños” no probaron ni su residencia ni su trabajo en las tierras, además de que no hubo presencia de un representante de la Procuraduría Agraria ni de un fedatario público, como lo manda el artículo 28 de la Ley Agraria. Esto terminó en una denuncia por parte de tres ejidatarios en desacuerdo con la venta, quienes reclamaron la nula validez de la asamblea así como la inexistencia de documentos que señalaran delimitaciones, particiones y el nuevo destino de los terrenos. Otra de sus demandas era que el municipio de Zapopan le concedió a Vergara los permisos para construir el estadio sin contar con ningún título de propiedad.

Sorpresivamente la demanda de los tres ejidatarios fue resuelta a su favor el 5 de octubre de 2007. El Tribunal declaró nula la venta y expresó que los tres “acreditaron su acción de nulidad de acta de asamblea donde se reconoce como avecindados y posesionarios a los terceros llamados a juicio (Vergara y socios)”. El asunto iba plenamente a su favor, pero repentinamente los demandantes desistieron de seguir con el juicio, el cual fue desechado. Es más, en Proceso No. 1721, el Magistrado Daniel Magaña, del Tribunal Agrario, declara que el asunto es caso cerrado, que “ya es la verdad legal y definitiva, los propios actores fueron a desistirse por lo que ya no existe recurso alguno posterior”. ¿Por qué dieron marcha atrás? Nadie lo sabe, aunque no es difícil imaginarlo.

Legalmente este caso ya es un triunfo de Vergara, pero todo el proceso quedó con aroma a asambleas espurias, documentos falsos, compra de comuneros, complicidad con autoridades y hasta amenazas y presiones a los demandantes.

Tiene pendiente el juicio por la posesión del Club Guadalajara y el problema de la construcción de una vialidad que le exige el municipio y que le condiciona la inauguración. En ese último tema Vergara tiene otro as bajo la manga, convencer a Mario Vázquez Raña que en esos mismos predios construya la Villa Panamericana de los próximos Juegos Guadalajara 2011, con lo que el gobierno asumiría los gastos del nodo vial que se calculan en 2 mil millones de pesos.

Obviamente Jorge Vergara no está dispuesto a gastar esa cantidad, mucho menos ahora que sabemos que es un humilde ejidatario.

7 comentarios

  1. Zacarias martes 27, octubre 2009 at 23:12

    Interesante los datos y la nota, y es entendible porque se hizo a un lado … digo tiene coladera de asuntos legales que atender, y los asuntos triviales del rancho (Chiverio) se los dejo al administrador R. Lebrija y al capataz Arias….lo unico rescatable y que quiero suponer es que las tierras estaban inhabilitadas para la agricultura, y que al menos se han originado fuentes de trabajo importantes…

    Sigan asi, escribiendo notas frescas y al dia. Saludos cordiales desde Coahuila.

  2. Jairo Martínez miércoles 28, octubre 2009 at 19:25

    Así es, ya libró una. Aunque claro, cuando tienes mucha lana normalmente la ley siempre te acompaña… Saludos por allá.

  3. Jorge Alberto Badillo Nieto lunes 2, noviembre 2009 at 13:03

    Estimado Jairo, un gusto saludarte.

    Me permito hacerte esta observación: el asunto de los “nuevos” y “viejos” pesos se dió en 1993 cuando a nuestra moneda nacional se le quitaron los tres ceros. cuando en 1999 Vergara y cía adquirieron los terrenos del nuevo estadio seguramente valían menos que en la actualidad pero no creo que hayan sido 86 mil millones, era una barbaridad para aquellà época. Ni el propio Vergara tenía tanto dinero.

    Respecto a lo demás, no hay duda, que este tipo de operaciones siempre encerrarán cierto “misterios”.

    En lo personal, no me extrañaría pero para nada que Vergara y abogados hayan utilizado este tipo de tretas para hacerse de los terrenos, y digo que no me extrañaría porque sin conocer personalmente a este señor basta solamente con ver su comportamiento público para saber que hablamos de un patán soberbio e hipócrita. Un hombre que constantemente se contradice y que siempre actúa con el doble discurso.

    Pero nada es para siempre y el castillo de naipes que “Jorgito” ha construído poco a poco se va a caer, no importa todas las influencias que tenga. Tarde o temprano la vida le va a dar una lección de humildad, ya ves lo que le está ocurriendo en Costa Rica con el asunto del Saprissa y de su estadio.

    • Jairo Martínez lunes 2, noviembre 2009 at 16:25

      Hola Jorge. Sí, yo sé cuándo fue el cambio de los ceros, pero en dos o tres referencias que consulté, siempre hacen la misma aclaración de los tres ceros a pesar de que la venta fue en 1999. Seguro tiene más que ver con los documentos y cómo estaban redactados, que por una confusión en el valor, porque para ese año ya nadie hablaba de viejos o nuevos pesos.

      Cuánto dinero tiene Vergara no lo sé. Obvio para mí 86 millones de pesos también son una locura, pero si él compró al Guadalajara en 1,218 millones 750 mil pesos (poco menos de 122 millones de dólares), supongo que por ahí otros 86 los tenía tranquilamente. De cualquier forma, los terrenos lo compró con inversión de otras tres personas, Alfonso Barragán Maldonado, Héctor Cornejo Reynoso y Mario Cornejo Reynoso. Es más, el costo de los terrenos se pudo haber pagado fácilmente con los 9.6 millones de dólares que firmó con Bimbo por tres años de anuncio en la camiseta. Entonces digamos que para esos niveles, hablar 86 millones de pesos tampoco es algo fuera de lo normal.

      Y ya se sabe que siempre ha tenido uno que otro amigo o empleado en los gobiernos, como el hermano de Fox en su momento o el notario de la asamblea donde compró al equipo, que era cuñado del Yayo y el Chepo.

  4. Jorge Alberto Badillo Nieto lunes 2, noviembre 2009 at 21:40

    En ese sentido, coincido contigo Jairo, probablemente fue cuestion en la redaccion de los documentos, entonces sí tendría sentido que Vergara haya desembolsado 86 millones.

    Hablamos también de tráfico de influencias y de sacar provecho de las baratas relaciones públicas con funcionarios de gobierno. En fin, reitero que este tipo solamente es maestro para el doble discurso.

    Tal vez sea demasiado tendencioso, pero en cierta forma celebro que su imperio de a poco se esté resquebrajando. Personajes como éste simple y sencillamente son el cáncer del futbol mexicano.

    Triste la hora en que los federativos le abrieron las puertas del futbol mexicano. Lástima por los aficionados del Guadalajara (con quienes tengo nada en contra) no se merecen esta clase de “directivos”

    Vergara ha demostrado saber de futbol lo mismo que de ingeniería aeronáutica. Y ha pasado a la historia por ser el torpe que recomendó a Ericsson, con esta clase de “asesores” definitivamente el futbol mexicano se encamina a ser una potencia futbolística.

    En fin…pobre tipo.

    Jairo, mil gracias por intercambiar opiniones con un servidor. Espero hayan quedado bien tus banners que puse en mi blog.

    Recibe un cordial saludo.

  5. Nacho jueves 5, noviembre 2009 at 21:19

    que onda carnal!!!
    haber si te acuerdas de mi soy nacho, amigo de yame.
    bueno en otro punto se me hacen buenos los datos que proporcionas en el reportaje y no te contradigo en anda por que estoy conciente de que asi es el país no solo el futbol se maneja por medio dee corrupción.
    creo que es interesante el tema por la parte de que no es un tema común ni un tema que saquen en un periodico o en un canal de televisión (trabajo en TVC haber si asi te acuerdas de mi ja)
    creo que te faltaron poner tus fuentes para poder dar otro punto de vista distinto al
    que tu das que como te lo habia dicho se me hace muy interesante todo esto creo que tienes para mucho mas dentro de este medio a ti que te gusta en demasia todo esto.
    bueno carnal espero que nos aventemos otra platica futbolera con unas chelas en mano y un chingo de cigarros y te traes al hermano de daniel que fue el unico que siguio ahi con nosotros.
    bueno nomas era para saludarte mi buen y decirte que esta chingon este tema y trata de darle difusion a todo esto se que es dificil por el tema y por lo que significa Vergara en el país pero para eso estudiamos para darle y decir la verdad, no quedarnos con ni madres asi nos cueste lo que nos cueste…..
    saludos

Your email address will not be published. Required fields are marked *