Se mueren con la suya

México sub -17 ha quedado eliminado del Mundial de la especialidad y por la ya conocida vía de los tiros penales. No me sorprende pues el escándalo que se le hizo a esta Selección después de ganarle a Brasil fue exagerado aunque se entiendió como un triunfo importante y se jugó bien.

No me extraña después de verle tres pésimos juegos excepto ese ante los amazónicos. México arrancó perdiendo con Suiza por 2-0 dando una actuación pobre. Vino el triunfo ante Brasil que ilusionó a más de uno e incluso se empezó a hablar de posibilidades de ser campeón por parte de algunos “periodistas-porristas”, de esos que invaden los medios de comunicación mexicanos.

Vino el triunfo ante Japón donde la Selección fue superada futbolísticamente en todo momento pero los orientales erraron cantidad de jugadas claras y maquillaron un marcador que le dio el pase a México a la siguiente ronda. El fútbol no es de merecer y México calificó así de manera justa pero con carencias graves en todas sus líneas, que quede claro.

Hoy ante Corea vimos una cara triste de México que no tenía muchos argumentos para salir adelante. Se defendió cuidando el golecito mostrando un lado mezquino ideado desde la banca. Cuando peor jugaba se fue al frente pero realmente nunca tuvieron el control del juego. Aún así llegaron al tiempo de compensación y les empataron por lo que usted guste o quiera, pero no supieron mantener la ventaja ante un equipo que en términos generales, entendía a qué jugaba y que con todo y sus carencias, considero,  jugó con más idea que los nuestros.

Se fueron hasta los penales y la historia no cambió. México abrió la tanda y Carlos Campos falló disparando a la izquierda del portero. Le entregó el tiro. Inmediato los compañeros que lo veían desde la mitad del campo le aplaudieron y lo animaron. Yo no lo entendí.

Creo que esto va más allá de decir “otra vez los malditos penales”.  Es una vergüenza echarle la culpa a los penales y además maldecirlos, pues en un juego normal de fútbol cuando hay una falta dentro del área,  todos los beneficiados quieren que se les marque tiro penal, pero curiosamente cuando se trata de la definición de un torneo, esa misma instancia pasa a ser maldita para los mexicanos. ¿Qué cosas no?

Volvemos a hablar de mentalidad, de temple y de todas las cosas que se le ocurran amigo lector, pero la realidad es que esta Selección sub-17 no estuvo al nivel de la justa, y excepto por el juego que le ganó a Brasil, quien por cierto quedó eliminado en la primera ronda, no dio indicios reales de éxito.

México no es potencia en los mundiales y no por ganar en Perú hace varios años quiere decir que es un campeón tradicional de la especialidad. No señores. Hoy la sub-17  demostró que el fútbol mexicano sigue en los mismos niveles de siempre, en esos que nos llevan a lamentarnos y a compadecernos. En esos niveles que nos hacen solidarios en la derrota y que muestran la unión del grupo cuando se pierde. Una pena que siempre sea así, pudiera ser distinto y no necesariamente siendo campeón pero sí mostrando avances en el carácter pero sobre todo en la práctica de este deporte.

José Luis González China, director técnico del sub-17 ha fracasado. Insisto, en México cualqueira es entrenador. Cualquiera tiene a su cargo un equipo grande o un representativo nacional, que no por ser sub-17 es menos importante que las demás.

México no pudo con Corea y recuerdo que días antes del juego, González China dijo que aún no tenían muy bien identificado al rival en turno pero suponía que tenía condiciones similares a Japón.

Bueno creo que ni así aprendió.

Ni hablar, otro fracaso y México sigue muriendo con la suya.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *