Hasta siempre, Robert

Hay quien dice que un suicidio equivale a un respiro de valentía, que responde a la última salida que se encuentra en este mundo decadente. Otros desechan el acto, dejando en claro que suicidarse es el acto más cobarde al que se puede llegar, para salir de los problemas de manera rápida y eficaz.

No lo sé. Pero de lo que estoy seguro, es que produce en mí un efecto de nostalgia profundo, que comienza con un respeto hacia quien lo ejerce y termina por adentrarme en el tema, averiguar qué lo pudo llevar a tomar tal decisión definitiva: la muerte.

El día de ayer en Hannover, en el momento en que la tarde se va difuminando en noche, Robert Enke terminó con su vida y la transformó en muerte, al arrojarse a las vías de un tren con el fin de ser arrollado. Así fue.

Enke, guardameta alemán, defendió los colores de equipos como el Carl Zeiss Jena, Borussia Mönchengladbach, Benfica, Barcelona, Fenerbahçe, Tenerife y finalmente el Hannover 96. Con altibajos en su extensa carrera que comenzó en 1995, Robert logró evolucionar siempre hasta, últimamente, lograr un lugar en la selección y la lucha por la titularidad.

El próximo Mundial de Sudáfrica podría haber sido el mundial de Robert Enke. En los últimos compromisos se habían dividido el arco teutón entre él y René Adler, de hecho Enke fue convocado para el compromiso venidero de la escuadra de Joachim Löw ante Chile, suspendido en solidaridad con la familia del portero y como motivo de duelo.

En cuanto a la muerte de Robert, la sensación de intriga y nostalgia no se irá hasta que se despeje el motivo principal del suicido, que hoy cae en el supuesto de la tristeza que lo aquejaba por la muerte de su hija en 2006, cuando tenía dos años, a consecuencia de una dolencia cardiaca congénita.

Hasta siempre Robert, que el camino que ahora te acompaña sea lo que, pienso, estabas buscando, por más triste que así suene. Hasta pronto.

3 comentarios

  1. MarinaMar jueves 12, noviembre 2009 at 22:40

    Aquí estoy para leerlo Sr. Emiliano Castro. Me gusta el segundo párrafo… con usted podré aprender de futbol.

  2. Elías domingo 15, noviembre 2009 at 20:00

    Dichoso usted que lo lee la señorita Mar. ¡Qué envidia!

  3. Emiliano Castro Sáenz lunes 16, noviembre 2009 at 21:33

    Mi muy estimada señorita Mar, Marina:
    Es de muy alto el agradecimiento que le hago llegar por medio de la presente, al saber que usté se atrevió a teclear en el buscador nuestra página futbolera.
    Además del regocijo que me produce saber que el segundo párrafo le causó simpatía, seguiremos trabajando a marchas forzadas para que, primero dos, luego tres y al final de cuentas todo el texto le llegue a complacer. Gracias por visitarnos y comentarnos. Saludos desde la canchita.

    Señor Elías:
    Un verdadero placer que la señorita Mar haya plasmado sus palabras en este espacio. Le mandamos saludos y un agradecimiento a uste también por visitar el sitio.

Your email address will not be published. Required fields are marked *