La manzana de la discordia

La complicada actualidad del Real Madrid sigue siendo un tema recurrente y máxime después de la eliminación en la Copa del Rey en el Bernabéu. Hoy, por si fuera poco, la situación tirante entre Manuel Pellegrini y José María Gutiérrez Guti es ya un hecho, y si en algún momento quisieron ocultarlo, la realidad es que el jugador está castigado por aquel altercado en el vestidor de la cancha de Alcorcón cuando fueron vapuleados por 4-0 ante el equipo que salía como víctima segura.

Coinciden las versiones en que Guti al entrar al vestidor les pidió a sus compañeros que le pusieran “huevos” al asunto, pues estaban siendo humillados por un equipo de divisiones inferiores y que tenían que poner mayor esfuerzo. Pellegrini inmediato le respondió a Guti que él era de los principales en no rendir, al jugador le molestó y respondió al estratega que si no le parecía que lo sacara; Pellegrini lo retiró de la cancha y del vestidor. Al momento de retirarse, bastante molesto comentan, Guti insultó al Ingeniero y ahí se rompió la relación entre ambos.

Después de dos semanas de cero actividad del jugador en el primer equipo, ayer viernes Jorge Valdano, director general del Real Madrid,  comentó que en efecto, hubo un “desencuentro” entre ambos pero que ya Guti le ha comentado que desea reintegrarse al presente proyecto y contribuir con sus compañeros.

Al parecer Manuel Pellegrini no tendrá de otra que incluir al jugador aunque no le parezca. Recordemos que el técnico chileno es de un temperamento fuerte y lo vimos en Villarreal excluyendo a Riquelme del equipo a pesar de ser el jugador “estrella” en esos momentos. No es de magos entender que a Guti lo quieren reactivar desde la directiva y Pellegrini tendrá que aceptarlo a pesar de no estar de acuerdo.

Vemos nuevamente el peso de un jugador en un equipo que hoy ha perdido la brújula por momentos y que cuando parece mejorar inmediato resiente algún descalabro importante o una noticia que mueve los cimientos y ésta puede ser importante en el destino del entrenador sudamericano, pues él no está de acuerdo en que Guti regrese al vestuario.

Veremos si los 15 años de Guti en el equipo y su liderazgo en el vestidor, junto a Raúl y Casillas, es más determinante que la presencia de un buen entrenador pero que a pocos meses de haber emprendido el mayor proyecto de su carrera, ya está padeciendo, aunque él no lo acepte, la presión extrema de dirigir al equipo más famoso del mundo.

Guti es hoy la manzana de la discordia en un equipo que de por sí ya tiene suficientes problemas. No sólo se habla del altercado con Pellegrini, sino que se le tacha de fiestero y bailador aunque el jugador lo niega, claro está. El entrenador chileno no lo quiere por irrespetuoso y de ser forzado a tenerlo podría ser el principio del fin de la era Pellegrini en el Real Madrid, la cual por cierto, no ha respondido a la expectativas por donde quiera que se le mire.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *