“Al inicio lloras y es válido”: Aldo Fernández

ELBUENFÚTBOL* con Aldo FernándezEn medio de una redacción amontonada conocí a Aldo Fernández por un gusto cinematográfico que ambos tenemos en común: Caracortada (Scarface). En mi máquina tuve durante algún tiempo a Tony Montana como wallpaper, lo que un día llamó la atención de Aldo y de inmediato surgió una charla sobre la película y el personaje interpretado por Al Pacino. Mientras yo me enfoqué en alabar la fotografía de John Alonzo y la música de Giorgio Moroder, él compartió que cada vez que encuentra un detalle relativo a la película (dvd´s, muñecos) lo compra. Posee diferentes ediciones del filme, y algunas sin abrir. Esta conversación dio pie a que nos reuniéramos de nuevo para hablar de fútbol… y así fue.

Un periodista inmerso en tres medios que disfruta y le aportan algo distinto al tratar el tema del fútbol: radio, televisión y prensa escrita. Siendo la radio el lugar que considera como mágico, único; ya que puede llevar la narración de un partido a mundos extraordinarios teniendo en los conocimientos, la voz y la imaginación sus instrumentos. En tanto, la pluma (computadora) le ofrece otra arista de expresión: saber escribir y llegarle con letras a un aficionado que tiene escaso contacto con la lectura. “Muy poca gente lee en este país y ese es un problema. El lector merece calidad y hay que dársela teniendo calidad en lo que hacemos, para que a su vez le des información veraz, precisa y no mafufadas. Hay que acercarlo, no alejarlo”.

En cuanto a la televisión, no pude evitar citarle el caso de Enrique Bermúdez y lo patético que resulta seguir un partido comentado por él. Entre risas, Aldo considera más que obligatorio que cualquier narrador o comentarista deba estar al tanto de lo que acontece en el fútbol, pues lamentablemente existen periodistas que no tienen idea de esquemas, equipos y jugadores, y que ante dicha carencia de conocimientos hacen de la improvisación un arma corriente e irrespetuosa con los micrófonos y el aficionado. “Antes de iniciar un partido te dan una agenda con toda, absolutamente toda la información sobre el juego. Es increíble que no la lean, que ni siquiera le den una repasada. Tú hablas de Enrique, ¡ay Enrique! (suspira), es un buen tipo, pero yo puedo mencionarte el caso de Jorge Campos: no dice nada y ni siquiera se le entiende cuando habla”.

Siguiendo con su ejemplo, creí oportuno abordar el tema de los ex futbolistas que tras el retiro optan por lucir detrás de los micrófonos o cámaras. ¿Realmente aportan o cansan? “Por supuesto que aportan. La ventaja que tienen sobre ti y sobre mí es que jugaron al fútbol, conocen la cancha en su esencia. Quizá la desventaja es que si como futbolistas no sabían hablar, como comentaristas menos. Claro, no te digo que todos. Peláez, por ejemplo, es un tipo que habla bien y sabe. Te reitero, Campos es lamentable”.

Contrario a lo que se piensa respecto a algunos periodistas deportivos, Aldo cuenta con una gran sencillez y humildad, cualidades que refleja en su trato hacia los demás. Sin menosprecios y arrogancias presta oído a otras opiniones, que incluso vayan en contra de las suyas. A pesar de que el trabajo lo hace presa del tiempo, no escatima en brindar algunos momentos para hablar de deportes con quien se lo solicite, específicamente con sus colaboradores y equipo de trabajo. “Cuando alguien pregunta sobre cómo vi tal partido, no me cuesta nada responderles. Quizá la otra parte diga algo muy importante que yo no percibí”.

Un hombre que concibe a la seriedad, el respeto y la comunicación como ejes fundamentales para ejercer el periodismo. Cree indispensable tener agallas y temple tanto para desempeñarse en las redacciones, estaciones de radio y estudios de televisión como para hablar de un tema. “Hacer periodismo es una pasión, y como toda pasión, hay que divertirse, sufrirle. Así como hablas o criticas, tienes que saber hacer bien tu trabajo. Eso sí, siempre respetando y tratando bien a todos, desde el barrendero hasta el director”.

En su visión, las nuevas generaciones de periodistas que quieren ingresar al mundo del deporte tienen que aventarse a reportear, pues considera que es vital para que el profesional conozca el medio, los riesgos y sepa tolerar los madrazos y las frustraciones. “Yo no la tuve fácil, hay muchas envidias. Al inicio lloras y es válido. Te dan ganas de llorar por desesperación o impotencia, pero el trabajo sobre la marcha te va reconfortando. Hay que saber aguantar presiones y entrarle de lleno al trabajo, para ello tienes que amar lo que haces. Es muy fácil llegar y decir que terminaste una carrera y quieres tus 20 mil pesos mensuales, ¿pero a la hora de sudar de la frente? Ahora se tienen más facilidades, antes era la máquina de escribir; lo que falta son ganas de aventarse al ruedo”.

Dentro de esta ambivalencia entre el hombre común y el periodista deportivo, era obligatorio preguntar cómo es la cobertura en una Copa del Mundo. Con sinceridad, respondió que es abrumador, una carga de trabajo inimaginable. El paralelismo se da entre disfrutar el fútbol y no disfrutar el entorno que te rodea. Cuenta que en el Mundial de Alemania 2006 sus fieles compañeras fueron las ventanas; esas pequeñas puertas que dividen el mundo de una habitación. “Todo era viajar sin descanso y sin dormir. No tenía tiempo de conocer algún lugar, si acaso lo más que hacías era ir por la comida. Había que escribir notas, artículos, revisar datos y estadísticas, preparar equipaje, ponerte al tanto de la información referente al acontecimiento inmediato, que era el siguiente partido. En el momento en verdad que son unas jodas”.

Por último, cabe recalcar que para esta charla jamás puso condiciones ni restricciones ante tal o cual tema, abriéndose completamente y fomentando la libertad de expresión. Esa libertad que cobra forma al respetar la de los demás, esa libertad es la misma que Aldo Fernández brinda a ELBUENFÚTBOL*, y que por concerniente es mutua. Hablar con Aldo no es hablar con un apellido o con una etiqueta, es hablar simplemente con Aldo: el hombre, el periodista.

*Actualmente dirige y escribe en el periódico Estadio. Es conductor del programa de radio La Fórmula es… deportes, en Radio Fórmula.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

  1. George (chocho) martes 24, noviembre 2009 at 13:02

    Es interesante siempre escuchar diversas opiniones de periodistas deportivos, que no salen solo en televisión, tal es el caso de Aldo Fernández, quien sabemos tiene una gran experiencia en el medio del periodismo de fútbol, al igual que colaboradores suyos como Edgar Valero, que siempre es bueno escuchar una opinión que no está vendida como pueden ser los de Televisa.

    • Elías Leonardo martes 24, noviembre 2009 at 14:19

      George, por supuesto que siempre será interesante escuchar diversas opiniones, entre las que destacan aquellos periodistas que en apariencia serían desconocidos por no aparecer en televisión abierta y tratando de buscar la manera de hartar al aficionado, como Aldo. Este espacio es libre y para opiniones libres, así que Aldo cuenta con un perfil sin el sello de “vendido”, como calificas a los televisos. Un saludo

  2. Miguel Sánchez viernes 27, noviembre 2009 at 19:02

    Buena semblanza de Aldo, el que más que un jefe sabe ser un gran compañero. Yo reconozco que aprendí mucho en Estadio, que recibí el apoyo de un gran equipo (aunque muy joven en promedio) y que trabajar allí fue una gran experiencia. Al final, lo que queda es lo que vale. Saludos a todos mis amigos en Estadio, y un abrazo para Elías y para Aldo. Ya nos encontraremos más adelante en el azaroso camino del periodismo, en el que todos ustedes han sido mis maestros.

    • Elías Leonardo viernes 27, noviembre 2009 at 23:46

      Miguel, gracias por tu comentario y este espacio queda abierto para que saludes a tus amigos y compañeros de Estadio. Es bueno escuchar (leer) a alguien que tuvo de cerca a Aldo y que nos muestra su faceta como compañero. Siempre hay caminos y futuros…las piedras rodando se encuentran. Un saludo

Your email address will not be published. Required fields are marked *