“Pisar el Azteca es inexplicable”: Fede Gianni

Fede Gianni con ELBUENFÚTBOL*Su destino era México

A causa de la crisis económica perpetrada por el ex presidente Ménem, Fede tuvo que interrumpir su trayectoria profesional para ayudar a cubrir las necesidades del hogar. Argentina estaba en quiebra y había que elegir la primera oportunidad laboral que te permitiera ganar una moneda para comer. Fue así que se desempeñó como lavacoches, teniendo que dejar el diseño.

México siempre estuvo presente en su mente, y muy ligado a su afición futbolera, lo que dejaba ver una premonición de que tarde o temprano viviría en este país. Las cartas estaban marcadas y dejó cubeta con trapo para subirse al avión que lo traería a tierras aztecas justo hace siete años. “Al aterrizar no creía lo que estaba viendo, había luces por todos lados. México es luz, sentí que me recibía”.

Actualmente se desempeña como diseñador gráfico en Ediciones Castillo, es el encargado de elaborar los gráficos de portadas e interiores de libros infantiles, de texto, entre otros. Está felizmente casado y tiene un hijo de cinco años. Fumador y amante de la charla futbolera con café o cerveza, Gianni es un tipo agradecido con este país, lo que no impide demostrar su nostalgia argentina. “Desde que llegué me acoplé, las personas que he conocido me hicieron sentir como en casa. Claro, extraño a los amigos y la familia, a Huracán y su cancha, pero me siento muy bien aquí”.

Las emociones del fútbol

Ya entrados en cuestiones pamboleras, Fede es un extraordinario conversador y cuenta con un gran sentido del humor. Además, posee un sinfín de conocimientos relativos al fútbol como hincha, lector y apasionado. Su bagaje no se basa solamente en lo leído y lo visto, sino también en lo anecdótico: en las experiencias vividas gracias al balón.

Como buen mexicano, y abrazándome de la realidad, considero necesario preguntarle qué se siente ser campeón del mundo. El semblante le cambia por completo: guarda silencio un par de segundos y después sonríe de manera pausada, quitándose el cigarro de la boca: “es lo mejor que te puede pasar, salir a la calle y estar con la gente festejando lo máximo es maravilloso. No te la crees, simplemente no te la crees y quisieras que así fuera siempre”.

Lo inmediato es cuestionarle sobre si conoce el Estadio Azteca o no. Su ídolo es Maradona y por medio de la televisión lo vio alzar la copa en México ’86; por lo que se sentía obligado a conocer el recinto sagrado que albergó uno de los mejores momentos de su vida. Con lo que no contaba era con la atmósfera de gloria que posee el Coloso de Santa Úrsula. “La primera vez que pisé el Azteca fue en un partido entre Necaxa y Nacional de Montevideo. El partido era lo de menos, al llegar lo primero que hice fue besar la columna del estadio. Te dan ganas de llorar, llorás. Al entrar a las gradas se siente algo raro, como si la Copa aún estuviera ahí. Pisar el Azteca es inexplicable, no hay palabras para describir lo que se siente. Agradeces a la vida haber pisado ese templo”. Da una fumada, lanza la bocanada de humo y sonríe de nuevo. “Te lo juro, pisar el Azteca es inexplicable”.

La sonrisa se esfuma cuando le menciono dos puntos. El primero, la derrota de Argentina 0-5 ante Colombia aquel septiembre de 1993 en el Monumental. Para esto, ya se fumó el cigarro anterior y con seriedad enciende uno nuevo. “Yo quemé toda mi ropa que llevaba puesta ese día. Quemé mis medias, mis tenis, ¡toda la ropa!; pensé que yo había sido el culpable de esa derrota, me sentí el responsable. No puedes digerir algo así, es imposible. No quisieras recordarlo, ¿por qué me lo preguntás?”. Ya encendió otro cigarro.

El segundo, sus sentimientos hacia Edgardo Codesal, con la clara intención de alterar su amor por México. Le planteo un ejercicio: que piense que yo soy Codesal y me topa un día en la calle. Le hago actuar cuál sería su reacción, y ésta es: “mrame a los ojos, mirame a los ojos. Te estoy hablando, mirame a los ojos. Dime por qué nos cagaste”. Para esto, Fede se exalta y me grita. Tras terminar el ejercicio, sonríe de nuevo. “Lo bueno es que Codesal no es mexicano, es uruguayo el tipo. Mi esposa se lo ha encontrado y cuando me dice, le reprocho que no lo agreda, que no lo insulte. Le he dicho que cuando lo vea de nuevo le haga saber lo mierda que es”.

Las rápidas de Gianni antes de que se termine los cigarros

-Si un día ves a un hincha de San Lorenzo sentado junto a ti en el estadio ¿qué haces? Peor aún, que le esté enseñando a su hijo cómo querer a los de Almagro.

Me voy. Es una grosería, es imperdonable. Un hincha de Huracán tiene dignidad, eso nunca debe pasar.

-¿Donarías sangre a un hincha de San Lorenzo?

Jamás. No merecen ni el saludo. Pediría su camiseta al morir para decir que ya hay uno menos.

-¿Amar a una hincha de San Lorenzo?

Ni loco. Es más, ni siquiera pensar en la cama.

-Si hay un equipo al que le tengas miedo, ¿cuál es?

En clubes a River, nunca podemos con ellos. ¡Me emputa! A nivel selección a Italia, sin despeinarse nos ganan.

-Debido a su folclor y comicidad ¿postularías al fútbol mexicano como Patrimonio Cultural de la Humanidad?

(Risas) Tanto para eso no. A quien sí postularía es a la afición mexicana.

-¿Cualidad y defecto de la afición mexicana?

Son pasivos y festivos, puedes ir al estadio con la familia. Lo que me parece terrible es que es una afición muda, ciega y compasiva, apoyan por apoyar, no saben exigir.

-¿Cáscara mexicana o fútbol de barrio?

(Fuma) Pues la cáscara ya casi no me tocó, y el barrio se extraña; aunque no hay mucha diferencia. Ahora tienes que pagar para jugar fútbol. Que si membresías para un club, que si el arbitraje, que si las inscripciones, todo es dinero. Y jugar uno solo es patético.

-¿Algún técnico en México que te agrade?

La Volpe. ¿Por qué haces esa cara?

-Porque es La Volpe.

¡Y qué tiene! De los malos es de los menos malos. Todos son ratoneros, miedosos. Tirados para atrás. La Volpe por lo menos tiene una propuesta en la mente. Y mira que lo acepto, debe descansar por un buen rato.

-Bueno, dime tu equipo en México.

Los Pumas. Pero volvemos a lo mismo, teniendo a Ferreti qué pueden hacer. Basta ver cómo ganaron el título ¡jugando a nada! Ahora le copió el estilo el América.

-¿Los medios deportivos mexicanos se asemejan a los argentinos? Claro, en materia de fútbol.

Sí, no sirven para nada, son condescendientes. La diferencia es que allá son una mafia de un solo hombre.

-¿Qué hombre?

Grondona.

-Pero debe  haber alguien que se le oponga.

Nadie. Todos están inmersos en la corrupción. Mejor hablemos de cosas alegres.

-Una rápida, ¿la familia y el fútbol?

Mi mamá. En la final del 90, a mi madre se le ocurre invitar a dos amigas a ver el partido a la casa. Se la pasaron diciendo cosas absurdas, no dejaban de hablar. ¡Tuve que salirme de mi propia casa e ir a un bar para ver aquella tragedia! Desde que llegaron sus dos amigas, la final ya estaba perdida.

-¿Tu grupo para el Mundial?

Argentina, Portugal, Argelia y Nueva Zelanda. Cómo le traigo ganas a los portugueses. Argelia y Nueva Zelanda, pensando en que tenemos a Maradona.

-Unas palabras para los lectores de EL BUEN FÚTBOL*

Que la sigan leyendo y que le digan a sus conocidos que la lean. Es una opción diferente, muy divertida y me hacen el día. Se atreven, eso gusta.

6 comentarios

  1. Вrӑïlŏwsќў 8Ӟ ॅ miércoles 25, noviembre 2009 at 22:21

    AHHHHH EXCELENTE REPORTAJE ELIAS:

    ME QUEDO CON ESTAS PALABRAS DE GIANNI EN CUANTO A LA AFICION MEXICANA:

    Son pasivos y festivos, puedes ir al estadio con la familia. Lo que me parece terrible es que es una afición muda, ciega y compasiva, apoyan por apoyar, no saben exigir.

    Y EFECTIVAMENTE LO VEMOS AHORA CON EL AMERICA……………….JUEGAN DEL NABO.
    PERO HAY QUIENES SE CONFORMAN CON VERLOS EN LA LIGUILLA Y ESPERAN UN CAMPEONATO AHUNQUE SE GANE CON 6 JUGADORES METIDOS EN NUESTRA AREA CHICA Y LOS OTROS 5 TENGAN PROHIBIDO SALIR DEL AREA GRANDE.
    ASI ES EL MARAVILLOSO FUTBOL QUE ESTAMOS VIENDO.

    Y EN ESTO TAMBIEN TIENE TODA LA RAZON:

    tu equipo en México.

    Los Pumas. Pero volvemos a lo mismo, teniendo a Ferreti qué pueden hacer. Basta ver cómo ganaron el título ¡jugando a nada! Ahora le copió el estilo el América.

    LO REITEIRO UNA VEZ MAS…..EXCELENTE REPORTAJE ELIAS LEONARDO.

    SALUDOS.

    • Elías Leonardo miércoles 25, noviembre 2009 at 22:44

      Brailowsky 83, que bueno que te gustó la entrevista, que más bien fue una charla pambolera. Veo que surtió efecto la visión de un verdadero hincha (no violento) y aficionado como lo es Gianni; con quien ambos coincidimos: nos falta ser exigentes como afición. Así lo muestras con el ejemplo que citas de Fede, hasta él mismo se siente incómodo de festejar un título cuando se juega a nada. Un saludo y sigue visitándonos.

  2. Vero jueves 26, noviembre 2009 at 9:49

    Querido Elías, le felicito por la entrevista!!! Muy buena, además de amena y con lenguaje directo y simple.
    La manera en que Gianni nos da sus puntos de vista nos hace pensar en lo que es realmente un verdadero hincha!!!
    Muchas felicidades y siga usted así!!!! Por mi parte, yo sigo pasando la voz con está página!!!

    • Elías Leonardo jueves 26, noviembre 2009 at 10:08

      Vero, un gusto contar con lectoras, ya que EL BUEN FÚTBOL* también es para ustedes. Pues ya Fede hizo su parte con ponerla a pensar sobre tu rol como aficionada, ahora hay que actuar; tal como lo hace él. Gracias por el comentario, y esto no hubiera sido posible sin el humor y palabras directas entre Fede y un servidor. Y gracias por pasar la voz sobre la página. Un saludo y siga visitándonos

  3. George (chocho) viernes 27, noviembre 2009 at 12:49

    Este tipo es el claro ejemplo de cómo debe comportarse un hincha o fan, dentro y fuera del Estadio. Me parece que los mexicanos no sabemos lo que realmente es ser un aficionado y que el fútbol mexicano dista mucho del argentino, ya sea en la cancha, en la tribuna, los medios, directivos y si sigo mencionado, ni termino.

    Excelente entrevista

    • Elías Leonardo viernes 27, noviembre 2009 at 13:54

      George, no te creas que distamos mucho del fútbol argentino en algunas cuestiones. La idea no es argentinizar al mexicano, sino mostrar diversas perspectivas. En este caso te despierta una percepción sobre el aficionado en México, al que, insisto, nos falta ser exigentes. Un saludo

Your email address will not be published. Required fields are marked *