Ludens: estadios y Don Melquiades

El gol del siglo

Maradona en el templo mexicano

Suena el teléfono, es mi hermana. Se ha tomado la molestia de llamar para avisarme que Ludens va a retransmitir un programa sobre los estadios. Para luego es tarde me pego frente al televisor. El conductor, como siempre, es Mauricio Mejía y el invitado para hablar del tema es Javier Cruz. Ojo, no confundirlo con sus homónimos dedicados a la cinefotografía y la lucha libre.

Y que me vuelven a sorprender

En primera instancia creí que el programa sería enfocado específicamente al Estadio Azteca, y si bien nos iba a Wembley, Santiago Bernabéu o Maracaná. ¡Pues no! Abarcaron la historia de inmuebles deportivos que han albergado no solamente al fútbol, sino también al béisbol y la lucha libre, templos tales como el Parque del Seguro Social (hoy Plaza Delta) y las arenas México y Coliseo. De igual manera, y afortunadamente, nos llevaron de la mano con datos históricos, arquitectónicos y culturales de esas “catedrales del juego”. Nada de estadísticas, ¡qué dicha!

Con personajes como Ignacio Matus (periodista), Mariano del Cueto (arquitecto), Aurelio González (investigador), Alejandro Rosas (historiador), Gustavo López (arquitecto), Javier Solórzano (periodista) y Raquel Tibol (crítica de arte) nos remontaron a la época gloriosa del surgimiento de “nuevos templos del fútbol”. De igual forma nos encaminaron en su contraparte: la nostalgia de los ya inexistentes a la vista, más no en la memoria. La voz en off del reportero decía: “En México se roban todo, hasta la historia”, en clara referencia al hurto de la placa que identificó al Estadio Nacional, que se ubicó en lo que ahora es la colonia Roma.

El Estadio Nacional, además de la práctica deportiva, sirvió como “el complemento del desarrollo y la educación intelectual”, tal como lo dijo Alejandro Rosas. En ese inmueble se tomaba la protesta a candidatos presidenciales, o bien servía para mítines de campaña post revolucionarios. Nadie estaba ajeno al deporte, al fútbol.

La historia más reciente nos muestra la construcción de dos estadios que son parte de nuestra identidad y que nos han llevado a sentir emociones inexplicables: CU y el Coloso de Santa Úrsula. La vibra que generan estos dos recintos comienza desde antes de llegar o entrar a ellos, sabemos que estamos a punto de vivir una experiencia inigualable, por lo que hay que sentirlo desde el hecho de saber que asistiremos a rendir un culto especial. Importantes son “los detalles de la travesía para acudir al estadio, como el olor del aceite del tranvía”, matizó Javier Cruz.

Ciudad Universitaria

Hablar de CU es hablar de lo que para muchos significa la obra arquitectónica más invaluable de la Universidad Nacional Autónoma de México, esto en palabras del arquitecto Alejandro Aguilera. ¿Ustedes saben que representa la forma del Estadio Olímpico? Uno pensaría que es un sombrero de charro, pero resulta que simula a una red de pescar como las que se utilizan en el lago de Pátzcuaro, un símbolo de lo que es el mexicano.

Su construcción permite considerarlo como uno de los “estadios más bonitos que existen”, de acuerdo a Javier Solórzano. Y otro rasgo que posee es que permite ser un estadio amigable, donde la afición puede sentir de cerca las voces del juego, el sonido de las patadas y el eco interminable del gol. Ahí es donde la afición puma, y la mexicana en general, vio crecer al que es considerado como el mejor jugador mexicano de todos los tiempos, Hugo Sánchez.

El Estadio Azteca y Don Melquiades

En lo que respecta al Estadio Azteca tuvieron a bien en enfocarse en un pequeño gran detalle. Todos sabemos la historia de los Mundiales del ’70 y ’86; las glorias de Pelé y Maradona. Todos sabemos que Arlindo Dos Santos fue el que metió el primer gol. Sin embargo, una mística especial engalana al templo: la voz y presencia de Don Melquiades Sánchez Orozco. Si dice que una obligación para cualquier futbolero mexicano es ir por lo menos una vez en la vida al Azteca. Mayor es la exigencia. Hay que hacerlo antes de que la voz causante de enchinarnos la piel a la hora de dar a conocer las alineaciones o de informar quién metió el gol se nos vaya. Ludens se atrevió a enaltecerlo y supo cómo hacerlo.

En programas deportivos, específicamente de fútbol, cada vez que se habla del Azteca nadie menciona la importancia de Don Melquiades, quien es la figura angelical y divina que lleva al éxtasis el encuentro sagrado entre el aficionado y la cancha. El mismo Sánchez Orozco cree en las fuerzas sagradas que rondan por el coloso: “baja una energía especial”; estar en el Azteca es distinto a estar en cualquier otro lugar.

El instante cumbre del programa, el breve pero sublime homenaje, llegó con la repetición del gol del siglo, convertido por Maradona a Inglaterra en 1986. Con el audio original, respetando el sonido ambiente de aquel suceso, una voz en off envolvía la hazaña del argentino: “gol anotado por Diego Armando Maradona”. Los ángeles y los dioses del templo unidos en su máximo ascenso: el gol.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

15 comentarios

  1. Emiliano Castro Sáenz jueves 11, febrero 2010 at 18:26

    A bárbaro!
    Ojalá y lo suban pronto a la red.
    Gracias a ti Elías…

  2. Isaura L. viernes 12, febrero 2010 at 1:30

    Vi el programa también y la verdad estuvo entrañable, pasaron imágenes extraordinarias, considerando que -dicho por los arquitectos- de algunos de esos inmuebles no queda rastro o apenas los planos. Lo de don Melquiades fue bonito, porque además no le pasaron el rostro completo, sólo la boca.

    Y qué historia también la del estadio Azul!

    • Elías Leonardo viernes 12, febrero 2010 at 8:32

      Isaura, que bueno que pudiste verlo. Las imágenes de esos estadios que ahora ya no existen y la presencia de Don Melquiades enchinan la piel, son elementos que le han dado sabor a nuestro fútbol; que lamentablemente hoy carece de eso: magia e identidad.

      Una anécdota rápida que viví en el Estadio Azul (cuando era Azulgrana). Con el hambre a cuestas decidí comprarme una torta de cinco pesos adentro del estadio. ¿Cuál va siendo mi sorpresa?, la torta era de ¡periódico empanizado!

      Y en efecto tienen razón: el Azteca debe ser pisado una vez en la vida. Aquí tenemos una charla con Fede Gianni, argentino que lo primero que quiso hacer al llegar a nuestro país fue ir al Azteca, al templo donde Diego se hizo Dios.

      Un abrazo

  3. Isaura L. viernes 12, febrero 2010 at 2:07

    Ah … y la frase de uno de los reporteros: “El estadio Azteca es al fútbol lo que la basílica de San Pedro al catolicismo, como la Meca, al Azteca debe visitarse por lo menos una vez en la vida.”

  4. Molletuca viernes 12, febrero 2010 at 2:20

    ¡Quiero ver ese programa!
    El Azteca me resulta imponente, ¿qué será de él cuándo se quede sin la voz oficial?
    Y creo que el Olímpico Universitario es uno de los más bellos, aunque, dicen, no fue hecho para el soccer, fue pensando inicialmente para el equipo de americano.
    El Azul es feín e incómodo, y, aunque el acceso es relativamente fácil en transporte público, como que no inspira.
    Buen tema, el de los estadios.
    Saludos, señor.

    • Elías Leonardo viernes 12, febrero 2010 at 8:46

      Molletuca, para verlo échele un ojo en Canal 22. Debo aclararle que por el momento eso no podrá ser, ya que el equipo de Ludens transmite en vivo la cobertura de los Juegos Olímpicos Invernales en Vancouver. Así que le recomiendo que en lugar de fútbol cultívese al igual que su servidor con los juegos en Canadá. En verdad es un programa de otras dimensiones. Comienza a las 9:30 pm.

      Oiga, no nos quiera desaparecer a Don Melquiades!!! También me he hecho esa pregunta y llego a la conclusión de que llevará su tiempo adaptarse al cambio. El Estadio Olímpico pese a todo, entiéndase ese pese a todo, es un bonito estadio.

      Ludens es el encargado de darnos otra cara del fútbol, que algunos no conocemos o nos negamos a aceptar: el fútbol es cultura.

      Un abrazo.

  5. fredy viernes 12, febrero 2010 at 7:53

    ijole desgraciadamente no tuve la oportunidad de ver el programa pero si lo suben a la red ahi me pasan el dato por fa,de la voz de don melquiades muy pocos hablan pero tienes razon leo este señor con su voz es el alma del azteca,años y años escuchando las alineaciones,amonestaciones,cambios de jugador y por supuesto detalle de quien hizo el gol,sin duda es un historico del majestuoso estadio azteca ojala y le pudieran hacer un homenaje en vida se lo merece don melquiades no me imagino que sera el azteca sin la voz de este gran señor

    • Elías Leonardo viernes 12, febrero 2010 at 8:53

      Fredy, en cuanto sepa algo te paso el dato. Como refiere Isaura sobre el programa “el Azteca debe ser pisado por lo menos una vez en la vida”, yo agregaría que lo hagan durante un partido donde se cuente con la presencia de Don Melquiades. Esa mítica frase de “gol anotado por….”, le da más vida al ya vivo Estadio Azteca. Antes de pensar en qué será sin su voz, mejor disfrutémosla. Un abrazo

  6. Miguel Sánchez viernes 12, febrero 2010 at 14:36

    Recuerden también, ustedes que son americanistas, que el América fue local en el Olímpico Universitario antes de la construcción del Azteca, que, por otra parte, ha estado más repleto de Chivas que el mismo Jalisco aun jugando contra el América.
    ¿Y cómo olvidar que en el Azteca alzaron las copas mundiales (la Jules Rimet y el Trofeo FIFA) Pelé y Maradona?
    Ya sólo falta que el futbol mexicano gane un Mundial para que expongan la Copa en el centro del Coloso de Santa Úrsula, y que allá nos veamos todos.
    Un abrazo para todos.

    • Elías Leonardo viernes 12, febrero 2010 at 14:40

      Miguel, esa acusación es muy grave. ¿Cuáles “ustedes” americanistas? En efecto el tema que mencionas es verídico, y se trató en el programa. Sin embargo, no quise ahondar en ello porque sabemos que es algo que cada año podemos observar en diferentes programas deportivos. Me enfoqué a la parte cultural, a la nostalgia de lo que representan y en mencionar a un hombre, que sin esa voz el Azteca no sería lo que es. Un abrazo

  7. fredy viernes 12, febrero 2010 at 15:58

    saludos miguel sanchez;

    el estadio azteca con mas seguidores de las chivas aun jugando con el america????
    de que años me hablas brother? yo soy fiel seguidor de los clasicos america-chivas acudiendo puntualmente al azteca desde el año 2002,ya han pasado a la fecha 8 juegos de liga y dos mas de liguilla de los cuales en la mayoria ha sido un porcentaje medio para cada quien,salvo el clasico de hace 2 años donde casi tres cuartos de estadio azulcrema te puedo decir que siempre ha sido llenos muy parejos en cuanto a division de aficion,si tu has ido a alguno de estos debsite averte dado cuenta,una cosa es creerle a los medios que las chivas son el equipo con mas seguidores de mexico y otra cosa es la realidad,es mi humilde opinion miguel ojala y no te molestes

  8. Miguel Sánchez viernes 12, febrero 2010 at 20:31

    Fredy, para nada me molesta tu opinión, porque en parte tienes razón. En los ochentas había mayoría chiva siempre. Pero sucede algo que tampoco puede ocultarse: a raíz de la violencia que trajeron al Azteca los miembros (y no todos, pero sí muchos) de las barras bravas estilo Argentina (La monumental, Ritual del Kaos y otras) la gente dejó de asistir EN FAMILIA al estadio. Si quisieran (y lo han hecho) los seguidores americanistas llenarían no sólo el Azteca sino muchos foros más, pero lo mismo te puedo decir de los aficionados chivas. Mi conclusión es que si existe la posibilidad de ser agredido en el estadio por las barras azulcremas, mejor no vamos al partido. Y sólo así pudo Televisa lograr mayoría de americanistas en los clásicos.
    Yo también espero que no te molestes, pues lo que dije de ninguna manera es una acusación contra ti, sino contra quienes decidieron traer a México esas maneras de expresar su apoyo a los equipos. Un abrazo.

  9. George (Chocho) domingo 14, febrero 2010 at 21:03

    ¿Será Don Melquiades, esa voz que ha mencionado más nombres de futbolistas y directores técnicos, en la historia del pambol mexicano? me atrevo a asegurar que sí.

Your email address will not be published. Required fields are marked *