Grupo A. La otra Francia

De acuerdo a su libro biográfico «Mi vida como un partido», Michel Platini moría el 17 de mayo de 1987, a los treinta y dos años de edad, día en que se retiró del fútbol. En tanto, el 12 de julio de 1998 las páginas del fútbol escribían el nacimiento de Zinedine Zidane, quien a sus 26 años le dio a Francia su primera Copa del Mundo.

Francia 1959

Michel Platini tenía apenas cuatro años, impensable saber el futuro que le vendría, cuando florecía la nouvelle vague, la nueva ola francesa. Ese año se estrenó Hiroshima mi amor (Hiroshima Mon Amour), de Alain Resnais. Aquella película contaba la historia de una joven actriz francesa que viaja a Hiroshima para hacer un documental pacifista años después de la segunda guerra mundial. Ahí, conoce a un japonés con quien tiene un intenso encuentro; le recuerda a su primer amor, un soldado.

La memoria y el olvido se perciben en una trama orientada de fondo a alertar sobre el peligro de la guerra nuclear, percepción tangible ante la guerra fría que se desarrollaba en esos momentos. La película es un llamado al pacifismo, a evitar la violencia y la repetición del terror engendrado por el belicismo. A su vez, plasma el encuentro de dos mundos, dos culturas distintas reflejadas en sus protagonistas.

La Batalla de Argel, 1965

Michel Platini tenía 10 años cuando el realizador italiano Gillio Pontecorvo daría vida al documental La batalla de Argel, historia que muestra la guerra de independencia de Argelia, colonia oprimida por Francia. Esta co-producción italo-argelina fue impulsada por Yacef Saadi, ex futbolista argelino, deseoso de testimoniar ese acontecimiento histórico. Argelia figuraba en el cine mundial y Francia era vista con ojos distintos a lo que plasmó Resnais.

París 1968

Con la ocupación de la Universidad Nanterre, el 22 de marzo de 1968 iniciaría una serie de manifestaciones estudiantiles y obreras que derivarían en graves enfrentamientos con la policía. El momento cumbre se da el 13 de mayo cuando jóvenes, estudiantes, inmigrantes, corean las consignas “¡diez años, ya basta!”, en relación a los diez años de la vuelta de Charles De Gaulle al poder. Exigen cesar las represiones y también enfocan sus peticiones en la defensa de las condiciones laborales, protestas contra la explotación y súplicas por el futuro de la sociedad. El 14 de mayo, obreros de Sud-Aviación estallan la huelga y ocupan la fábrica; los obreros vendrían a sumarse a la lucha. Michel Platini tenía 13 años y la sociedad se unía.

Francia 1998

El crecimiento de Michel Platini se dio en medio de atmósferas dispares, pero históricas: independencias, conflictos bélicos, nuevas propuestas cinematográficas y artísticas; faltaba el deporte, el fútbol. Y fue en 1986, cuando el propio Michel Platini escribió una nueva historia, una muy agradable para Francia. Maravilló al mundo con su estilo de juego en la selección gala. La muerte de Platini no fue en vano. Tuvo que ser enterrada la máxima gloria del fútbol francés para que surgiera una nueva. La historia tenía una deuda con Francia, con Platini.

Anfitriones de la Copa del Mundo de 1998, los franceses alcanzaron la gloria con la obtención del trofeo derrotando a la siempre poderosa Brasil por 3-0. El suceso se registró el 12 de julio en Saint Denis y fuimos testigos del nacimiento de Zinedine Zidane, el hombre que vino al mundo para cobrar la deuda que la historia tenía con Platini.

Pero la historia también aprovechó el instante para saldar su deuda con el propio Zidane, y de paso con Resnais y Pontecorvo. De ascendencia argelina, el astro fue el pilar de un equipo que tenía entre sus integrantes a personas de la raza negra, hijos de inmigrantes y de extractos sociales de bajo perfil económico. Se daba la verdadera unificación francesa, el adiós de las fronteras; la pacificación gracias al fútbol.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

5 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *