Que la sigan chupando

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=Pcg5Bj9DPjE[/pro-player]

Alemania fue superior a una Selección Argentina que otra vez ilusionó más de lo que jugó. El planteamiento teutón, mandado por Löw, mantuvo el juego del lado europeo sin tambalearse. Ganó y le pasó por encima a un Maradona que no supo cómo acomodar a sus once pupilos ni cómo modificar para contrarrestar el poderío rival.

Y es que hombre por hombre la Albiceleste parecía más sólida que los alemanes, pero éstos dispusieron jugar como un equipo y practicar en fútbol mucho más práctico y vistoso. Por momentos, a Löw y compañía, les valió dejarle la pelota a Messi, Mascherano, Di María y Tévez… pero hasta ahí. Cuando quiso, pisaron el acelerador y con un Schwensteiger excepcional, un Müller preciso y un Klose oportuno, trasladaron el balón al ritmo en que pensaron.

La Selección Alemana es dinámica, convincente y confía en la figura de su director técnico, no por glorias pasadas, sino por que comprende los momentos del partido y sabe mover a sus piezas.

Lo de Maradona es lo contrario: le da confianza a los suyos por el símbolo que representó como jugador, mas no como alguien especialista desde la banca. Le da el poder al mejor jugador del mundo, Messi, pero a su vez le pone trabas al aislarlo y enajenarlo de su posición original, lo vuelve lento al centrarlo adelante.

Pasó a semifinales quien debió hacerlo, porque desde que empezó el Mundial han practicado un fútbol veloz, sustentado en gente joven, animada y motivada. Si la crítica, en algunos casos, ha rondado el hecho de que equipos como Brasil, Italia o Inglaterra han olvidado sus raíces pamboleras, el saco le queda perfectamente a los alemanes, pero a la inversa. De ser un conjunto primordialmente defensivo, pasó a controlar la pelota e ir por el resultado jugando a la ofensiva, que desde hace seis años llevan a cabo.

La historia le cumple a quien busca más allá del resultado, obviando el hecho de si es ataque o defensa lo que se  proponga. La historia de hace cuatro años se repite y, en este caso, los alemanes le han dicho, le han gritado en la cara a los argentinos –y a Maradona en específico-, que si no respetan al fútbol, pues “que la sigan chupando”: 4-0 y a casa.

Por cierto: qué golazo el de Friederich, ¡Bastian es un crack!

FacebookTwitterWhatsAppEmail

8 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *