Será para la otra

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=ciRDAPPYh1U[/pro-player]

Lo más grande de la victoria española, además del excelente juego y el ímpetu mostrado, fue haber derrotado al poderoso equipo alemán. Y es que los teutones habían expuesto un demoledor estilo, con rapidez, eficacia y hasta elegancia.

Varios críticos del equipo que dirige Joachim Löw, sustentaban el hecho de que les estaba yendo tan bien gracias a la desafortunada lesión de Michael Ballack. Se supone que la integración de Khedira les otorgó mayor verticalidad sin estacionarse en el medio campo como antes. Y es cierto, la transición del balón fue mucho más explosiva durante este Mundial, pero es justamente lo que faltó hoy a la Selección Alemana: tranquilidad, posesión del balón.

La semifinal la ganó España por su insistencia, por su romance con el esférico, por predicar buen fútbol. No por eso se demerita el gran fútbol del conjunto alemán. Fue un partidazo digno de dos conjuntos que buscan trascender… y jugando así, sin importar el resultado, lo lograron.

Punto y aparte es el trabajo realizado por Löw y la continuidad mejorada a lo de Klinsmann. Si siguen así, con la flota de jóvenes y la impulsividad por la gloria, habrá que recordarlos durante mucho tiempo. Es un equipo de época.

Grande Alemania, qué alegres, emotivos, expresivos. Ya será para la otra.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

7 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *