Maradona, una cuestión nacional

Maradona, una cuestión nacionalMaradona es un impostor. O al menos, su apellido resulta una imposición. Ese señor de la mano de Dios y las piernas cortadas debería llamarse Argentina. No creo que haya una persona que sea tan espejo de un país como él. Los argentinos somos Maradona. Todos. Los maradonianos y los antimaradonianos. Es Diego el reflejo de un país volcánico, que se hamaca entre los extremos, que ríe, llora, sufre, sin abandonar la dosis de exageración que reclaman los sentimientos vividos profundamente.

Somos como somos. Y Diego es como somos. Por eso lo amamos. Con la misma devoción y por las mismas razones que, en otras ocasiones, lo denostamos. Nos miramos cuando lo vemos. Y eso, a veces, nos causa dolor.

El mundo nos ha dicho lo que es cierto: somos ególatras, soberbios, prepotentes. Somos lo que no nos gusta de Maradona. Pero nos reivindicamos como afectuosos, muy amigos de los amigos, familieros, pasionales, divertidos, nostálgicos. Ahí aprobamos a Diego.

En esa lógica prohibición de la indiferencia, le miramos el semblante. Tan contradictorio como el hombre de la otra cuadra que escupe su rabia y el muchacho que lo adora incondicionalmente, ahora el Diego de la gente debe decidir si sigue o no al frente de la Selección. Los guionistas del Diez estamos sin mover el bolígrafo. Nadie sabe qué palabra escribir. Diego decidió recluirse en su casa y generar ruido con su silencio.

¿Debe seguir o no? ¿fue realmente un fracaso? No ganamos la Copa, es cierto. Pero al menos se repitió la mejor actuación de los últimos cinco mundiales. “Ah, entonces no somos tan buenos”, nos dijimos. No nos cuestionamos el rango. Pero deberíamos. Con el respeto debido por la Selección Mexicana, hace 20 años que no le ganamos a nadie. De los grandes, sólo a Brasil en el ’90, en un partido recordado por lo mal que jugamos. Casualmente (o no) ése día en la cancha estaba Maradona.

El que más se parece a nosotros. El más nosotros de nosotros. Si alguien sale de Argentina y pregunta por este país al sur del mundo la respuesta es instantánea: Maradona. Es nuestra marca registrada. Es la huella digital de un país que lo ama y lo odia con similar intensidad. La de un país ciclotímico, que se ama y se odia. ¿O no nos creemos los mejores en fútbol y no sólo en el fútbol? ¿O no nos pensamos los peores, el patio trasero del mundo? Claro que sí. El triunfo nos pone arriba, allá, inalcanzables de lo que nos puedan decir. En cambio la derrota nos hace crueles, autocríticos impiadosos.

Maradona nos puso en un lugar incómodo. Ningún extremista (lo somos) sabe cómo moverse en una zona gris. Y de Sudáfrica nos volvimos sin blanco y negro, como reclama la identidad constitutiva de Argentina. Hubiese sido preferible perder en primera ronda para desenfundar la lengua y destrozar al ídolo. O mejor, ganar la Copa y elevarlo al Olimpo. Pero Diego, esta vez, no fue ni Dios ni Diablo. Y entonces nos quedamos de brazos cruzados, sin saber qué hacer.

Depende de él. Que es nosotros. Si Maradona sigue estará bien. Y si no, también. Así somos. Impredecibles, geniales, miserables, auténticos, soberbios, débiles. Ya saben, como ése impostor que se hace llamar Maradona.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

11 comentarios

  1. Marcelo martes 13, julio 2010 at 19:34

    Muy bien descrito lo que significa Maradona .
    Con el respeto a los Argentinos, la mayoría son panqueques.

  2. Marcelo Rodríguez martes 13, julio 2010 at 21:48

    Gracias Marcelo por tu comentario. Somos panqueques, sí. Pero con dulce de leche.

    Abrazo

  3. juans miércoles 14, julio 2010 at 1:44

    Buen articulo Marcelo y me puso a reflexionar si los mexicanos la mayoria (no yo) odian a Hugo porque representa todo lo que no tenemos (valentia, voluntad y disciplina ferrea mentalidad triunfadora, etc, etc.) y tienes razón la incertidumbre a veces paraliza o te hace indiferente, saludos.

  4. Marcelo Rodríguez miércoles 14, julio 2010 at 8:44

    Juans, gracias por tu aporte. Interesante reflexión sobre Hugo Sánchez.

    Saludos

  5. Futbolísticamente Incorrecto miércoles 14, julio 2010 at 15:14

    Fracasó con Argentina y no debe de continuar al frente de la selección argentina. De acuerdo con tu artículo, una mezcolanza de emociones que provocan incertidumbre, al fin.

  6. Marcelo Rodríguez miércoles 14, julio 2010 at 15:43

    Futbolísticamente Incorrecto, de lo que no estoy muy seguro es de que haya sido un fracaso. Incluso no se desaprueba la campaña. La gestión de Maradona repitió el techo de Argentina en los últimos veinte años. Desde el 90 que nuestra Selección no alcanza las semifinales. Entonces, cúal es el parámetro. ¿Lo que se esperaba? No más de lo que sucedió. ¿Los antencedentes inmediatos? No estuvimos por debajo de las últimas campañas.

    Pero tampoco fue un éxito, claro. De eso se tratan las zonas grises.

    Saludos

  7. BIANCO lunes 26, julio 2010 at 14:03

    HASTA AHORA NO ME XPLICO POR QUE TANTO MEJICANO NO SE METE LA LENGUA AL CULO Y DEJA D ESTAR LIMPIANDONOS LAS BOLAS CADA VES QUE HAY ALGUN REPORTE QUE SOLO NOS OCNCIERNE A NOSOTROS LOS ARGENTINOS.

  8. Don migliorini lunes 26, julio 2010 at 14:07

    Los mejicanos son los seres mas arrastrados y besa orto que existen, no hay ARGENTINO que diga…..ESTUVE POR MEJICO Y LO PRIMERO QUE HIZO TODA LA MANGA DE MEJICAN OS AL VERME FUE, LIMPIARME LOS ZAPATOS Y BESARME LAS PELOTAS, Y NI AUN ASI, TUVE QUE CONTENER EL VOMITO QUE SE ME VENIA, POR QUE LOS MEJICANOS OSN ASCO COMPLETO.

  9. Carlos Dupoy lunes 26, julio 2010 at 14:14

    Una pregunta a los mejicanos.
    Por que esa mania estupida de hacer creer que los Argentinos estamos con ustedes ?…a quien quieren engañar.
    Por que esa gilada tan grande de clonarse, y eso en todos los foros del internet, y hacerse pasar por «argentinos», cuando a los verdaderos Argentinos nos interesa un pito lo que les pase a ustedes o a su futbol, si es que lo tienen.
    Dejen de ser tan pavos, con lo que hacen solo demuestran la poca cultura y autoestima que los caracteriza.

  10. Emiliano Castro Sáenz lunes 26, julio 2010 at 14:27

    ¡Qué pobres, BIANCO, Don migliorini y Carlos Dupoy!
    Además de que se nota a leguas de que es la primera vez que visitan este espacio, libre y plural por cierto, es una lástima que no logren armar ni dos palabras de reflexión en cuanto a lo escrito. Se dejan llevar por ese fanatismo infame de cerrarse a ver que el mundo no es un paisito, sino una diversidad de ideas más allá del infinito.
    Para terminar esta respuesta, que ni siquiera merecen sus insultos, decirles que Marcelo es paisano suyo… ahhh la ignorancia!!!

  11. Marcelo Rodríguez lunes 26, julio 2010 at 18:01

    Confirmado: según mi pasaporte, soy argentino.

Your email address will not be published. Required fields are marked *