Almeida, a moldear fútbol

Almeida... ¿a moldear fútbol?El pasado lunes la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala, bajo el mando del recién nombrado Dr. Bryan Jiménez -noviembre 09-, presentó de manera oficial al nuevo entrenador de la Selección sub20 y Mayor: Ever Hugo Almeida, paraguayo que firmó por un año con posibilidad de ampliar el tiempo cada verano. El proyecto va con miras a clasificar por primera vez a una Copa del Mundo, aunque sea paso a paso, poco a poco.

¿Por qué Ever? Sencillo. Supo encausar una buena generación de jugadores en los Rojos del Municipal y le heredó al argentino Trossero un club exitoso, vistoso, que a la postre sería pentacampeón de manera continua. Almeida es un tipo con experiencia, inteligente y, de poder trabajar de manera autónoma y sin presión mediática, podrá hacer cambios sustanciales.

***

Hace aproximadamente un mes renunció a su cargo el Dr. Carlos Castresana, hasta ese entonces titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Estudioso español que tenía bajo su cargo una dependencia sumergida en un país  donde la impunidad es cosa seria. Sin embargo, sus recomendaciones lo encumbraron dentro de ese ambiente ríspido. En pocas palabras, le cambió la cara al sentido de justicia en Guatemala.

Mediante la CICIG, se controló un caos político de magnitudes extremas. Un abogado era asesinado y a la postre un video circulaba por la red y millones de televisiones; el resultado: todos estupefactos. Rodrigo Rosengerg, el difunto, salía a cuadro acusando de su muerte al presidente Colóm, su esposa, miembros del gabinete y a directivos del banco Banrural.

El Dr. Castresana puso orden y cambió, al menos por un momento, el orden del maltratado funcionamiento de la corrupción. Hace un mes que por presiones oscuras tuvo que presentar su renuncia. El orden del caos regresó a su normalidad conveniente para la esfera del poder tras bambalinas.

***

Dicen los que saben de fútbol que es necesario que sea un técnico de la misma nacionalidad al país que dirija para que las cosas funcionen correctamente, para que entienda al jugador y trabaje con los valores nacionalistas de cada uno. ¿Y qué si es preferible, para los dueños del balón, mantener la mediocridad engrosando las cuentas de las Islas Caimán?

Ever Hugo Almeida va a empezar prácticamente de cero, como todos los nuevos dt’s que llegan a la Selección Guatemalteca, pero si en verdad quiere pasar a la historia, cambiar la esencia del fútbol chapín, que trabaje lejos de esa mafia que no gusta del progreso. Porque valores hay, capacidades hay, fútbol hay. Es cuestión de moldearlo y ser, dejar ser al compañero.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *