Consistencia Inconsistente

Se fue el primer tercio del torneo y en Guadalajara el ambiente institucional se traduce al terreno de juego. Entre construcciones viales, dolencias heredadas vía cancha sintética, pleitos de vestidor y boletaje equiparado al sueldo del dueño y no al del aficionado, las Chivas no encuentran la brújula en su andar gris del Apertura 2010.

La llamada filosofía Vergara pretende mostrar un equipo ofensivo, posesivo del balón, interesante, ganador, modelo en atención a medios, figura en cuanto a tecnología e infraestructura. Pretende configurar jugadores canteranos de un nivel relevante y superior al de la media que regularmente nacen en otros clubes.

Pero sucede que al revisar el funcionamiento colectivo e individual de equipo, grupo e institución, resulta lógico entender el decimoprimer puesto en la tabla general, el puntismo al que se ha arrojado el equipo en torneos recientes y la ausencia en postemporada que el torneo anterior se interrumpió tras un inicio desconcertante por el récord de victorias consecutivas en las 8 primeras fechas.

Se vuelve entendible el hecho de que en Selección Nacional no figuren rojiblancos y que el todopoderoso Bautista continúe liderando la nula ofensiva del equipo. Es lamentable escuchar a los cronistas en los juegos Chivas contratados por Televisa para ensalsar y prostituir a la hora de “vender” jugadores al espectador.

Detrás de ese entender del mundo al estilo vergariano que trata de presentarse al mundo vía mediática, la consistencia es la inconsistencia. Bipolar o no, el pastor del rebaño es de esos tipos que regaña cuando se hacen las cosas bien y felicita cuando el piso se tambalea. El Güero Real podrá estar seguro al mando mientras continúe igual de gris e irregular y defienda el golesito como viene practicando desde hace casi seis meses.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

15 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *