Viñetas de la Independencia y la Revolución

Viñetas de la Independencia y la RevoluciónA los aficionados
Es la noche del grito. Toda la banda reunida en la plancha del Zócalo capitalino. Banderas, confeti, matracas, sombreros y cohetes. Esos miles de cuerpos esconden bajo su identidad nacional el color de sus respectivas playeras pamboleras. Llevan años ahogando el canto del gol en sus gargantas. Se asoma el Presidente en turno al balcón de Palacio Nacional. Levanta la mano derecha y de repente la ciudad cimbra: ¡goooool! Ya ni para qué decir ¡viva México!

A los paisanos
Años y años trabajando en las pizcas. Largos meses haciéndola de lavaplatos. Cientos de días aterrorizados y ocultos en bodegas para que la Border Patrol no los encuentre y los deporte. Han regresado, han vuelto cargados de dólares. Antes de derramar las lágrimas causadas por el verdadero amor a la Patria, ese sentimiento que cobra fuerza con la ausencia y la distancia, piden un momento de silencio. Susurran “gol” en las tribunas de un estadio vacío.

A las féminas
Alejadas del bullicio y de los reflectores, las mujeres preparan la botana para sus maridos, pues es hora del partido. Otras, lavan los uniformes de sus hijos para el juego del próximo fin de semana. No es que se les haya olvidado que es 15 de septiembre, sino que celebran su Independencia de otra forma: en el anonimato, en el olvido. Sin duda, el fútbol es un deporte familiar. ¡Viva la Independencia!

A los que ya partieron
No nos vengan con sus estúpidas anécdotas futboleras. No nos importa saber que ustedes vieron a Pelé, Puskas y Cruyff. De nada nos sirven sus historias sobre el fútbol en el llano. A nadie le interesa que ustedes hayan pagado un boleto a dos pesos. Por favor dejen de molestarnos con esa frase trillada del “amor por la camiseta”. Entiendan, nuestra época es otra; el fútbol se ha revolucionado. ¡Viva la Revolución!

FacebookTwitterWhatsAppEmail

12 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *