¿Periodismo deportivo? Prefiero seguir de largo…

¿Periodismo? Prefiero seguir de largo...Comencé a caminar por Avenida Cuauhtémoc a la altura de Municipio Libre, hablo de la Ciudad de México. Quienes viven fuera, imagínense rodeados de autos, tráfico, edificios, zona residencial, el diario La Jornada, obras del Metro, la sede de la delegación Benito Juárez y… claro, fútbol.

Canchitas de básquet habilitadas como campo de cultivo futbolero. Ahí, niños de no más de 12 o 13 años estaban jugando por todos lados. Vaya, las ocuparon todas, las cuatro.

Y me detuve para ver las cascaritas. Hubo de todo, amagues, recortes, atajadas, paredes, sombreritos y túneles. Fútbol pues.

Con obligaciones aguardando en el reloj, encontré una banca libre y me retrasé la prisa para ver cuatro partidos en uno. Goles allá, gritos acá, risas más lejos. A unos metros, dos decenas de personas cargaban pancartas amarillas con consignas hacia el delegado, y por lo que alcancé a ver, indicaban protestas por discriminación a la hora de solicitar empleo, nada más por su condición de indígenas. Problema eterno que se pierde, o cuando menos se hace minúsculo, en la ciudad más grande del mundo.

Las criaturas en lo suyo, «pásamela», «tírale», «no mames», «sácala», «estoy solo»… puras frases futboloeras.

Me encontré fútbol, así de fácil, entre claxonazos, maquinaria, política, pobreza, marginación, riqueza y ajetreo. La ciudad en sí.

Mientras, los chamacos seguían riendo, y cómo no, si tenían un balón cerca.

Veinticinco minutos después, agarré camino hacia la rutina de los deberes periodísticos, esos impostergables que no permiten ni dos minutos adicionales… como en los partidos. Al llegar a la esquina, el puesto de periódicos mantenía aún (y es que ya eran cerca de las 11:00 am) ejemplares del Récord, Estadio, Esto y Ovaciones, hoy, todos ellos, disfrazados (¿o el disfraz será el otro?) de revistas de chismes y farándula. Fiestas, acusaciones, cartas, travestis, paparazzis, desmentidos, televisoras y demandas.

Y me regresé a las canchitas. La verdad es que ahí me sentía más seguro, más cómodo. El fútbol sólo se resguarda en sí mismo, y no en las páginas de los diarios, al menos no en los que tenemos. ¿Ése es el periodismo deportivo mexicano? Si es así (y lo es), discúlpenme pero prefiero seguir de largo. Mejor me voy a ver fútbol…

Ni hablar, vivimos en la época donde la guía del periodismo deportivo es el TV Notas.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

24 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *