La dupla técnica de River

Ángel Cappa se fue expulsado contra Banfield
Son dos. Acaso tengan que serlo. En realidad es uno, pero es como si fueran dos. River tiene un entrenador doble turno; en el primer caso es filósofo y recatado: atiende de lunes a sábado. El otro es necio, gritón y agresivo: se muestra los domingos, en horas del partido. Ángel Cappa es la expresión argentina de la convivencia entre Mister Hyde y Doctor Jekyll. Un hombre que piensa y dice. Y otro que se queja y escupe rabia. Veinticuatro horas después del empate de su equipo ante Banfield, reflexionó: “Prometo no repetir algo semejante, ojalá lo pueda cumplir”. Tras un penal que sancionó Pezzotta (el muy bueno de Carrizo se lo atajó a Tito Ramírez), el técnico de River transformó su cara y sus maneras de la semana. A los insultos, increpó al árbitro. Obvio, fue expulsado. Ya pasó algo similar en el encuentro anterior y en los anteriores al anterior, también.

De escuela menottista, bandera del lirismo y de discurso florido, Cappa sucumbe ante esa criptonita que, para él, es cualquier partido de fútbol que juega su equipo.

Este hombre de 64 años no es superhéroe ni pertenece a la Liga de la Justicia. Cappa no tiene capa; tampoco vuela. Pero tendrá que apelar a todos sus poderes para ser él. O para ser uno. Yo elijo el que vive de lunes a sábado.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *