Un Nobel con tintes de Old Firm

Mario Vargas Llosa y Gabriel García MárquezNo hay muchas rivalidades del tamaño Celtic-Glasgow, que además de ser un clásico futbolero, retrata diferencias sociales, culturales y políticas. Vaya, una antítesis que no admite, ni admitirá jamás, un acercamiento.

Hay casos de jugadores que se pusieron las dos camisetas, aunque muchos de ellos antes de 1912, cuando aún no recrudecía el sectarismo que se vivió, por ejemplo, en los 80’s. Sobra decir que algunos nunca alcanzaron el perdón de la gente.

Un artículo de este clásico escocés conocido como Old Firm se me cruzó entre algunos sitios por los que navegaba esta mañana, cuando de repente me topé una noticia, ya recuperada por casi todos los medios, en donde el escritor argentino Federico Andahazi se aleja de todos los halagos hacia Mario Vargas Llosa, y declara que el premio Nobel del peruano “es una injusticia muy grande más allá de los méritos literarios de su obra”.

La razón de su crítica es sencilla, él asegura que “aquello que no se le perdonó a Borges, por cierta actitud de derecha, se le perdonó en demasía a Vargas Llosa”. A estas horas no son pocas las voces que se refieren al tema, ya que la academia sueca, en general, ha tenido simpatías por escritores de izquierda a la hora de entregar su premio.

Hay un dicho, muy enraizado entre la gente que se asume progresista, que dice que se puede pasar de la derecha a la izquierda, pero al revés, jamás. Varios sectores, sin decirlo, nunca le perdonaron a Vargas Llosa cambiar los ideales de la Revolución Cubana por el ideario conservador (se enemistó para siempre con García Márquez y Cortázar), incluso, hasta colocarse a la derecha de Fujimori en las elecciones de 1990 (cosas de la vida, hoy uno es premio Nobel y otro está encerrado en la cárcel, condenado a un cuarto de siglo de prisión, por crímenes de lesa humanidad y corrupción).

También hoy, por ejemplo, la periodista argentina Patricia Rodón pregunta en su columna: ¿Qué pasó con la institución que otorga el máximo galardón de la literatura mundial? ¿Cambió sus parámetros de premiación? ¿Privilegió el espesor de una obra literaria admirable y no una filiación política? ¿Recordó el pasado comunista de Vargas Llosa?. Y termina con la frase: “Por eso, desde hoy, al flamante Nobel de Literatura, las anécdotas se le multiplicarán en la realidad real y en la realidad ficticia de la literatura que, en manos del ‘escribidor’, pronto tomarán forma de novela, de ensayo o de artículo periodístico persiguiendo el afán secreto de explicar la “ficción” de su premio”:

Sin adentrarnos en discusiones sobre la parte del espectro político donde nos ubicamos cada uno de nosotros, sigue resultando interesante averiguar que, mientras en México hoy se habla de alianzas entre la derecha y la izquierda, en otros rincones la diferencia política sigue siendo irreconciliable, como el Celtic-Rangers, incluso al punto de cuestionar un premio que, en lo estrictamente literario, como también lo aceptan Andahazi y Rodón, es indiscutiblemente merecido.

8 comentarios

  1. matias jueves 7, octubre 2010 at 22:23

    ah sido muy discutida esta noticia, y valla que hay razones para hacerlo. a mi parecer vargas llosa siempre ah sido un escritor genial, y bueno, como lo predijera el buen Fox, hoy disfruta de un gran premio a su carrera.

    un saludo hermano, espero tu respuesta

  2. Jairo Martínez jueves 7, octubre 2010 at 22:24

    Las discusión nunca fue sobre la noticia, ni siquiera sobre el premio mismo, sino por las razones que pesaron a la hora de la decisión. Quien leyó a Vargas Llosa jamás podrá contradecir el Nobel, sin embargo, el escritor no sólo es las letras que teclea ¿no?

  3. Chiva jueves 7, octubre 2010 at 22:48

    No se por que tanto alboroto, si tan buena es su obra, entonces que fin tienen las críticas.

  4. Jairo Martínez jueves 7, octubre 2010 at 22:49

    El alboroto es más que lógico precisamente porque la obra no está en discusión. Lo que se critica, como nos damos cuenta, es algo más, algo que a lo mejor no le das gran importancia, pero que para otros, es lo único importante. Saludos Chiva.

  5. Emiliano Castro Sáenz viernes 8, octubre 2010 at 2:14

    Puta, valga la expresión mi buen Jairo, puta… Así me quedé con el nombramiento, pero bueno, ya Vargas Llosa tendrá un motivo menos para odiar a García Márquez y García Márquez un motivo menos para recibir otro golpe del pugilista peruano.

  6. Jairo Martínez viernes 8, octubre 2010 at 2:27

    Así es mi Emiliano… pareciera como si la literatura estuviera viviendo un clásico, o una confrontación, donde igual gana Bilardo que Menotti, así que la discusión se queda en el puro gusto… nada más subjetivo y futbolero que eso.

  7. isaura l. viernes 8, octubre 2010 at 9:50

    Buena reflexión Jairo, hay que pensarla. Me recordó al caso de un escritor italiano: F.T. Marinetti, el “padre de las vanguardias literarias”, para no echar el rollo aquí, te dejo un link: http://www.elpais.com/articulo/cultura/ITALIA/Marinetti/futurismo/cultural/fascismo/politico/elpepicul/19860918elpepicul_5/Tes

  8. Jairo Martínez martes 12, octubre 2010 at 23:56

    Ah mira, no lo conocía, pero sí, le podría quedar perfectamente. Saludo Isaura, gracias.

Your email address will not be published. Required fields are marked *