Edú

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=RKLtC8yZO_s[/pro-player]Repasando unos videos de goles inolvidables, me encontré con el gol de Toninho a pase de Edú, aquel mediocampista brasileño del América que brilló muy poco pero que será recordado siempre por este pase a gol, justo en un Clásico y en una semifinal del fútbol mexicano, cuando eran torneos de verdad, de esos largos de 38 jornada donde las liguillas eran apasionantes.

Recordando un poco a Edú, antes de dejar el gol de la famosa rabona, les platico que este brasileño empezó a destacar en las filas del Palmeiras, de su país natal, donde jugaría entre el 1985 y el 1990 cerca de 200 partidos y marcaría 42 goles. De ahí saltó al América de México donde se encontró con jugadores de la clase de Antonio Carlos Santos y, en un principio, Raúl Vicente Amarilla, un delantero paraguayo muy bueno y que a la fecha no entiendo por qué lo dejó ir el equipo de Coapa. Edú permaneció tres etapas casi consecutivas: 90-91, 92-93 y 94-95. Entre esos espacios, juega con el Corinthians brasileño y el Shimizu S-Pulse japonés.

Al 1995 recala en otro equipo de su país, Recife, y al siguiente a Real Valladolid de la liga española. Con el club castellano cuaja una buena temporada 1996-97, en la cual juega 37 partidos. En la 1997-98 la cifra caería a sólo 13.

En verano de 1998 pasa a la Universidad Católica de Chile, para regresar en 1999 a la competición española, ahora con el Logroñés CF, que militaba en Segunda. Un año después regresa a Sudamérica, primero al Independiente de Santa Fe colombiano y después al Recife de nuevo, donde colgaría las botas al 2002.

Así fue la carrera de Edú, quizás tenía mucho más para dar, pero siempre fue un jugador de poco desgaste y lo entiendo, porque era de esos que con el balón en los pies era como pocos. En su última etapa en el América, formó parte de aquel equipo de Leo Beenhakker sólo en la primera mitad del torneo y prácticamente no tenía cabida, pues la dinámica y velocidad con que las Águilas jugaban, no daban lugar al estilo del brasileño que así se fue de nuestro país.

En fin, se fue pero nos dejó este regalo para que siempre lo recordemos.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

10 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *