Valdano me pone en aprietos

Valdano me pone en aprietosEn su día de descanso, la dueña de mis suspiros me pidió acompañarla a comprar un libro para su clase de Psicología. Recorrimos las librerías de Miguel Ángel de Quevedo y fue en una librería de viejo donde hicimos escala por unos minutos. Pagó en la caja dos libros y salimos del lugar. Ya en la calle me enseña uno de ellos y me advierte: “éste es para poder entender tu lenguaje”; ni más ni menos que El miedo escénico y otras hierbas de Jorge Valdano.

Con sorpresa le dije que no había necesidad de hacerlo, pues no está obligada a saber de fútbol. Recordó una charla que sostuve con Jairo, donde ambos llegamos a la conclusión de que somos unos románticos del balón, del toque, de la esencia y que distamos mucho de algunos aficionados que basan su pasión en el resultado, en la estadística.

A manera de prefacio por lo anterior habría que comentarles una anécdota. Hace dos semanas la dueña de mis suspiros y yo nos dirigíamos al cine y detuvimos la marcha en una cancha llanera. Por iniciativa mía nos sentamos a ver un rato el partido protagonizado por 22 chavales. Sin ningún conocimiento futbolístico de por medio, ella hizo hincapié en un chaparrito y flaco jugador: “ése no corre nada pero es al que le pasan todos los balones y él los pasa todos”. Y en efecto, ese chamaco surtía los goles; que sus compañeros los fallaran, es otra cosa.

Le respondí ─en mi muy humilde opinión y percepción del fútbol─ que en este deporte en ocasiones no es necesario correr y mucho menos tener un físico duro o de adonis. Basta con saber usar la cabeza (inteligencia) y ser un amo del tiempo. Ese chamaco poseía tales cualidades: detenía el flujo del juego con un amague, dormía la pelota para después encontrar al compañero mejor ubicado; no se movía pero sabía qué hacer con el balón. Ah, cómo me recordó a Valderrama.

Bueno, para no hacer tanto cuento, hoy la veo en su hora de comida y traía consigo el libro de Valdano. Ya va en la página 100 y tomándome de la mano me dice: “Este señor parece que es una eminencia. Escribe como si te hablara al oído y sabe lo que dice. ¿Fue futbolista acaso? No me importa, aprendo mucho con él”. Lo mejor que pude hacer fue abrazarla y besarla. Finalmente, encendió un cigarro y mirándome a los ojos me la cantó: “sólo espero que al igual como eres de romántico con el fútbol y con Valdano, lo seas conmigo”.

10 comentarios

  1. matias sábado 9, octubre 2010 at 23:54

    ouuuuuuuuch……la ultima frase fue asesina, o como dirian por alli “de alfombra roja y carabanas”.

    una mujer asi se merece un altar hermano, asi de simple.

  2. Allan lunes 11, octubre 2010 at 13:21

    Elías, muy lindo tu comentario. Saludos.

  3. gorubu viernes 22, octubre 2010 at 12:23

    Elías, si es que no los has leído todavía, tienes que leer “los apuntes del balón” y “los cuadernos de Valdano”… huelga decir que no tienen desperdicio, eso es literatura futbolera en estado puro. Es prosa poética de la que destila sabiduría, repleta de aroma a césped y a vestidor. Saludos

    • Elías Leonardo viernes 22, octubre 2010 at 22:58

      Gorubu, fascinado estoy de leer el comentario. ¡Qué bonito es hablar de futbol así, caray! Claro que los he leído, de hecho son de cabecera.

      Basta tu presencia por aquí para invitarte a la presentación del libro “Futbol. Emigrantes y Neonacionalismo”, de Arturo Santamaría Gómez, Doctor en Sociología. La presentación será este 23 de octubre y estará a cargo de Jairo Martínez y un servidor en Manzanillo 33 local d, colonia Roma, a las 7 de la noche. Un abrazo

  4. Zacarias domingo 24, octubre 2010 at 20:35

    Que buena nota mi estimado Elias, que sencillez para explicar y dar el detalle de quien es el bueno en el juego… Que pues, apoco va en serio el asunto de la profesionista que hasta capillita andas pensando hacer…?

    Saludos mi buen Elias.

  5. Zacarias lunes 25, octubre 2010 at 2:06

    jajaja, de vez en cuando hacemos milagros…!!…..Pues tenga mucho cuidado mi estimado, esas pasiones atarantan un poco, aunque veo por lo que sigue escribiendo que sigue teniendo esa sutileza de expresar las ideas y darle un sentido propio y original de sus historias y narraciones futboleras, no digo que no se disfrute las pasiones carnales, pero conforme convives y pasa el tiempo, te das cuenta que son personas que tienden a controlar, en el buen sentido de la palabra, te la dejan caer suavecito y cuando menos lo piensas, ya estas en la red…jejeje tuve mi experiencia igual con una psicologa, claro habemus personas impulsivas y todo lo contrario a ser manejadas….pero la aclaracion esta hecha…. Disfrutela mientras se pueda, obvio la naturaleza humana es dificil de entender, y tan diferentes somos unos de otros, y otras de unas, que es dificil que generalize, por lo que atiendo a solo decir que se debe disfrutar mientras se pueda….ojala y este equivocado en su caso, sino la razon con el tiempo sera dada.

    Saludos y cuidese mucho. Exitos en su proxima exposicion….

    • Elías Leonardo lunes 25, octubre 2010 at 13:23

      Zacarias, ese es un problema de nuestra sociedad: pensar que las relaciones afectivas son duelos de poder. Acá, en este lado de la feria, vamos bien. Además, ¡qué sería de nosotros si no damos el cien! Hay que vivir el hoy, el mañana ya se dirá. Un abrazo

Your email address will not be published. Required fields are marked *