Estampas del River-Boca

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=pk8zySyoZaY&p=8A0F7713F903347E&playnext=1&index=5 [/pro-player]Se aproxima el River-Boca. Con incredulidad he escuchado a pamboleros mexicanos decir “a nosotros qué nos importa ese partido”. Buenos, pues nos interesa por el simple hecho de que muchos futbolistas que han disputado este clásico han venido a aportar o robar a canchas aztecas.

Una vez que llegan, nos preguntamos quiénes son y de dónde vienen. Pero al verlos enfundados en las camisetas de nuestro equipo los amamos o los odiamos, al grado de saber todo lo concerniente a ellos. Algunos marcaron época, otros son resguardados en la nostalgia. Sin embargo, también están aquellos que preferimos olvidar o, por el contrario, no les dimos el valor que merecían.

El 23 de marzo de 1997, River y Boca jugaron un partido memorable. Los xeneizes le pasaron por encima a las gallinas todo el primer tiempo. La delantera bostera conformada por Martínez, Latorre y Cedrés traían vueltos locos a Ayala y compañía. Tuvieron a River en la lona con un 0-3 que apuntaba a incrementarse; una goliza histórica estaba cantada.

Pero a unos minutos de irse al descanso apareció Berti; aligeraba la humillación. Para el segundo tiempo, River saltó herido a la cancha y con el orgullo a todo lo que da empató los cartones; Gallardo y Ayala le arrebataron la gloria a Boca. Un 3-3 que al final tuvo un ganador: el fútbol.

Varios protagonistas de esa batalla vinieron después al torneo mexicano. Aún muchos americanistas y cruzazulinos recuerdan la noche de Latorre en el Azteca, cuando dejó fuera a las Águilas en semifinales. Los propios americanistas recordarán a Néstor Gabriel Cedrés vestido de amarillo y azul, un verdadero y auténtico toro. Pero cómo olvidar el paso de la Bruja Berti y Ramón “Pelado” Díaz por el nido; éste último todo un malandrín del bolsillo.

Y ya entrados en el tema del superclásico argentino, mencionar que Passarella no aguantó más a Cappa y lo echó. Los aficionados Rayados seguramente resguardan un sentimiento especial por el Káiser, quien les dio un título. Y quizá algunos atlantistas se acordarán del equipo dirigido por Cappa, equipo que realmente jugaba un fútbol fuera de serie aunque pocas veces ganaban.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

6 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *