Agarren a los locos

[pro-player] http://www.youtube.com/watch?v=BY4_rLHN76Q [/pro-player]
Debido a la actual percepción desalentadora del fútbol mexicano, remontémonos a los años mozos de cuando había partidos de gran nivel. Para ser más exactos, viajemos a la época de los torneos largos; gloriosa etapa que nos nutre ante la tristeza de hoy en día.

Vayamos a la liguilla de 1995. Cruz Azul y Pumas se jugaban la aspiración del título. Sí, ya sé, cuántas veces no han visto y leído los resúmenes del partido de vuelta en el Azteca. Y más que justo su reproche. Cada vez que se enfrentan estas escuadras en fase final, aquel encuentro es retomado con fines hasta obsesivos: que si era penal, que si todos entraron al área en el cobro, que si Castañeda fue héroe, que si Zamora se pasó de listo, etcétera.

Justamente, ahora nosotros (también obsesivos y ociosos) nos apropiamos de dicho partido para que juntos saquemos conclusiones de un pequeño gran detalle suscitado después del gol de Lupillo. Tira Zamora, Campos rechaza y Castañeda aprovecha el remate para echar a Pumas. Banderas celestes se agitan con alegría; banderas pumas se empapan de llanto. Pero…

Lupillo corre como loco a festejar a la banca. Sin embargo, y más orates, corren hacia él los suplentes, Luis Fernando Tena y colados. Uno de los más excitados, y que parecía recién salido del manicomio, fue el imberbe Conejo Pérez. Bueno, la cosa es que al ingresar a la cancha tuvieron que ser expulsados o por lo menos amonestados por excesivo festejo. ¡Agárrenlos!

El único cuerdo en el aquelarre fue un integrante del cuerpo técnico (vayan ustedes a saber quién es), quien a base de manotazos y brazos alborotados parecía decirles: “ya cálmense carajo, regrésense a la banca. Están viendo y no ven”. Pero para hacer más curiosa la anécdota, jugadores de Pumas en lugar de reclamar fueron a consolar al Brody, ¡háganme el favor!

Aquí les dejo el video para que ustedes analicen semejante bellezahermosurachulada de desliz que tuvo nuestro fútbol en aquellos años.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

10 comentarios

  1. pOp jueves 18, noviembre 2010 at 2:57

    Cada vez que veo ese gol me duele un poco mas.

  2. luistua jueves 18, noviembre 2010 at 15:57

    recuerdo muy vagamente al América de Martelotto y Bartishotto, incluso al de Hugo Sánchez, vi todo el mundial del 94 y por alguna razón este Cruz Azul – UNAM es de los primero partidos que recuerdo haber visto muy pero muy fielmente

  3. pOp jueves 18, noviembre 2010 at 23:35

    Como no reír con todas las caracteristicas que conjuntaste, pero como buen Puma duele perder asi y en liguilla.
    Y aunque yo respiré esos años siendo muy pequeño se nota inmensamente la diferencia de esos partidos a la basura acatual.

  4. Jorge viernes 19, noviembre 2010 at 11:29

    Hola Elias
    Al igual que Pop me duele ese gol, me tocó ver esa serie final y ni hablar a sufrir mis dos carnales y yo en ese año. Buenos partidos, grandes emociones, las alegrías y las tristezas de este deporte, que en años recientes nos ofrece espectáculo a cuenta gotas.
    Saludos Elias y arriba los Pumas

  5. necro sábado 20, noviembre 2010 at 1:38

    Ufff que tiempos aquellos… yo siendo chiva de las finales que mas frescas tengo en la memoria es la de Cruz Azul – Leon, supongo que por el impacto de ver a hermosillo sangrando convirtiendose en heroe… que tiempos, la verdad. Ojala que nuestro fucho retome el rumbo pronto, ya hace falta

  6. Jairo Martínez viernes 26, noviembre 2010 at 22:59

    Lo mejor, como siempre, el Perro Bermúdez: “Goooooooool de Sixtos!” jajaja

Your email address will not be published. Required fields are marked *