Confirmado, estamos viejos

De nueva cuenta los jóvenes pirrurris que acuden al mismo café que un servidor han dejado en claro que muchos de nosotros somos una bola de vejetes y veteranos. Sin temor y respeto alguno, los chavales hablan y hablan de fútbol con tanta propiedad que se creen cada una de sus palabras. Si la vez pasada causaron enojo, hoy generaron ternura. ¡Hermosos ellos!

Llegada la liguilla hacen sus quinielas. “¡Monterrey!”, gritan unos. “¡América!”, escupen otros. Claro, Pumas y Santos también son mencionados. Pero al esgrimir sus argumentos sobre el favorito de cada quien, se avientan cada puntada digna de un abrazo. Sí, en lugar de orinarlos daban ganas de apapacharlos. ¡Bellas criaturas!

-Romano tiene ventaja sobre el técnico de Monterrey. Romano ya ganó varios títulos con Pachuca y Toluca, el de Monterrey sólo ha ganado una final con Chivas.

-El de Pumas no es tan malo, los hizo campeones la última vez.

-Lo malo de Lapuente es que no mete a jugar a (lean bien) ¡Insúa!

-Donde el Pony le ponga dos o tres pases a Borgetti, Santos es campeón.

-A mí me cae mal Monterrey desde que corrieron a Aguirre.

Tan preciosos ellos, me preguntaron a quién veía para campeón. Frágil de sentimientos, atiné en decirles que Monterrey. Uno de los pirrurris me hizo la seña positiva con el dedo pulgar y dijo: “tú sí sabes, chavo”. Nhombre, ¡pues me hizo el día! Feliz de haber escuchado semejante halago, fui a la barra por otro café.

Al volver, otro de los chavales estaba insistente con sus compañeros, asegurándoles que Monterrey ya ganó una Copa Libertadores.

Proseguí a disfrutar mi café, mientras que ellos disfrutaban su propia liguilla. ¡Divinos tesoros!

FacebookTwitterWhatsAppEmail

18 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *