Y la banda siguió tocando

[pro-player] http://www.youtube.com/watch?v=auqUJY4mzAs&feature=related [/pro-player]Si alguien tiene problemas del corazón, aquí va un consejo: hágase hincha del Barcelona. De pronto se me ha revelado, a partir del gran derby del lunes, por qué Messi y compañía son capaces de dejar en ridículo a cualquier rival. Simplemente, Barça no es un equipo de fútbol. Resulta que los tipos conforman un balet que da espectáculo, disimulado entre gente disfrazada de futbolista. ¿Acaso no es Messi un bailarín excepcional, que mueve las piernas siempre al compás? ¿O no es Puyol un artista que salta con elegancia? Piqué es la estética pura y Xavi e Iniesta, los que coordinan los pasos y los pases.

Mienten esos hombres. Ninguno es futbolista en esencia, son mucho más que eso. Pep Guardiola es el director de una orquesta que afina siempre; imposible, si sólo fueran futbolistas. Ya lo dijo el gran periodista Dante Panzeri: “El fútbol es la dinámica de lo impensado”. Barça no encaja en una definición exacta para consignar la identidad de un equipo. Los movimientos perfectos, sincronizados, no tienen punto; no hay rival que le ponga fin a la sinfonía de Barcelona. Simplemente, porque Barcelona no es un equipo de fútbol.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *