Pistolero de otro calibre

[pro-player] http://www.youtube.com/watch?v=rCFxEitYqIo [/pro-player]Hace algunos años enterró el arma; colgó los botines. Pero su nombre es leyenda, su figura inmortal. En algunos pueblos y condados, urbanizados con canchas y estadios, jóvenes gatilleros y ladrones del balón quieren ser como él. Preguntan a los viejos de las tribus (los sabios) sobre sus hazañas y epopeyas. El aliento se corta en esos viejos; incapaces de pronunciar su mote derraman una lágrima de gratitud al recuerdo.

Con porte elegante, sobrio y estampa imponente, el “Enzo” fue uno de los bandidos más temidos. El temor que causaba era más de respeto que de miedo; rivales dejaron de buscar la recompensa por su cabeza ofrendando la suya al Maestro.

No usaba espuelas, como tampoco sombrero. Pero su presencia se sentía a un centímetro, bastaba con un respiro. Amo del tiempo, ese bandido identificado como “el Príncipe”, esperaba el momento oportuno para aniquilar. Mientras los oponentes planeaban la forma de acabarlo, él ya había echado el volado: matar o matar.

Candados defensivos, patadas, reviente de pelota, fueron algunas de las mañas y estrategias que de nada sirvieron para detenerlo. Enzo contaba con un revólver especial, seis balas más letales que el plomo: gambeta, drible, mente, colocación, toque y paciencia. En ocasiones sólo disparaba una, pero en otras disparaba todas de un jalón.

Devoto defensor de la lealtad ─un buen pistolero al ver por si mismo, ve por los suyos─ se convirtió en el sheriff de Uruguay y River Plate, condado de una tierra que no lo vio nacer, pero le dio la oportunidad de hacerse hombre, y más que eso: alcanzó la eternidad.

Muchos fueron los muertos que dejó en el camino y varias las imágenes de tan bellos duelos donde salió triunfador. Una de las obras maestras que conjuga todo su arte para matar tuvo lugar contra Racing (vean el video); una pincelada del porqué es considerado pistolero de otro calibre.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

10 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *