Borgetti

Se elevó de entre todos. El impulso que alcanzó le significó la gloria. Solo, ningún defensor que le hiciera segunda, como levitando, torció el cuello y desvió balón que venía desde la banda derecha. El momento trascendió y lo catapultó para el resto de su carrera. Era Borgetti en su primera final, en su primer campeonato, en su primer llamado a ser grande, en el último gol del primer torneo corto en nuestro país.

La televisión siguió prendida y de ahí salieron los aplausos, los gritos, la felicidad en La Laguna. En hombros cargaban a Jared, goleador, el tipo del triunfo. Su historia con Santos no pudo haber comenzado mejor: el larguirucho delantero que venía como promesa atlista, sentenció el primer trofeo en la historia del club de Torreón.

Cuando se coronaban, cuando todo el equipo estaba en la tarima brincando y pasando de una mano a otra el trofeo, se acercó mi mamá. ¿Quién ganó? / Santos, le dije y le pregunte que si le podía contar un secreto, algo muy importante que lo debía guardar sin decírselo a nadie. Quiero ser Jared Borgetti, susurré. Sólo me abrazó. Por supuesto corrió a contárselo a su mejor amiga y reírse de felicidad.

Pero tal proyección fue tan sincera… Jared al jugar tenía otra dinámica cuando se encontraba en sus buenos momentos. Zorro del desierto, le decían gracias al ‘gran ingenio’ de Bermúdez en sus transmisiones. Contrario al significado de haber debutado en Atlas y ser oriundo de Sinaloa, yo entendía y acoplaba su apodo al ser un cazador en la soledad de un atacante. Así se inventaba cada definición de antología, desde ahí fallaba cada pieza insospechada… así se forjó su historia.

Crecí con él. De casualidad me tocó ver en el Azteca su gol ante Costa Rica que lo catapultaba como el máximo anotador en la Selección. Llegué tarde a la escuela (y no me dejaron pasar) por quedarme a ver su golazo contra Italia. Me arruinó varias tardes contra Chivas y me decepcionó su última etapa, cuando fue del tingo al tango asegurando su futuro.

Era inminente y esa cita en la carrera de todo el mundo en su ser profesional le llegó hace unos días. Se despidió como menos lo hubiera querido: en el León de la división de ascenso, sin galardón, olvidado por el club donde pasó sus mejores tardes, donde encontró su casa. Seguro regresará en otra faceta porque además fue un tipo político, no se quedaba callado, un inconforme, incongruente a veces.

Hasta pronto entonces.

10 comentarios

  1. M. Damián miércoles 22, diciembre 2010 at 15:29

    Yo también recuerdo que de pronto, teníamos un increíble delantero de récord. Antes de su fama la gente no sabía si era italiano, argentino o mexicano y a la fecha no se ponen de acuerdo si se dice “llared” o “jared”, si se pronuncia “borguetti o Borlletti”. Varias cosas si dejó seguras; esos goles con Santos que vivirán siempre intocables, grandes momendos de él y el Pony, cuando parecían Woody y Buzz Lightyear, todos sus récords y en la selección ni se diga, todavía se me pone la piel de gallina cuando tuerce la cabeza y mete ese golazo contra Italia que Nesta y Buffon ni se imaginaban.

  2. M. Damián miércoles 22, diciembre 2010 at 15:32

    ¡Ah! y que tal ese contra Uruguay en Copa América, el comentario de la semana en boca de todos: “Ahora Borgetti también puede hacer buenos goles con los píes”

  3. Emiliano Castro Sáenz miércoles 22, diciembre 2010 at 22:58

    Excelente reflexión M. Damián. Ni modo, los ciclos deben terminar y 16 años de carrera fueron parte de nuestras vidas. Esa elipsis se cerró en cuanto a goles y fallos se refiere. Igual regresa de traje.
    Saludos!

  4. JORGE jueves 23, diciembre 2010 at 20:34

    Hola Emiliano
    Pues si la brillante carrera del Borge llega a su fin y quien sabe cuanto tiempo pasará para que México tenga un delantero de esta categoría; quizás el Chicharito que ya ahora está en el gran Manchester. Recuerdo ese gol vs Necaxa en una final emocionante…y como no la voy a recordar la verdad me rajé (como dicen acá en el norte) y no aposté mi cabellera vs Santos, a cambio un camarada Humberto que le entra al quite y apuesta en favor de los rayos del Necaxa….SOPAS…SE QUEDO PELON Y CON EL FRIO QUE HACE ACA EN ACUÑA….x cierto recuerdo que el gol era fuera de lugar…PERO UN GRANDE COMO JARED TUVO LA SUERTE QUE EL ARBITRO NO MARCARA.
    Al igual que Damian opino que los mejores goles internacionales y vistiendo la casaca del tri fueron vs Uruguay y Francia
    Saludos Emiliano

  5. pOp viernes 24, diciembre 2010 at 20:51

    Uy no mames! Idolazo Mr Jared Borgetti comparto tus sentimientos, ese gol lo impulso a ser un temido delantero, tb de morrillo queria ser como el, y quien lo diría siendo de Santos (equipo chico) y ademas mexicano.. soñaba con rematar como el, en reir como el, en ser capitan como el, en festejar como el, caray que tiempos esos de Santos un buen equipo que tenia su corazon en este jugadorazo.
    Que buen recuerdo ese de copa america vs Uruguay, nose cuantas veces ensaye ese recorte y esa definicion en el patio de mi casa y que decir de uno de los goles mas lindos de corea y japon, un maestro con la cabeza.
    Vi la entrevista en ESPN y casi lloro, que bonitos recuerdos.. Ole Jared!

  6. Ruben jueves 30, diciembre 2010 at 21:15

    Ese maldito gol que le quitó el tricampeonato al Rayo. Me escupo a mi mismo

  7. Emiliano Castro Sáenz viernes 31, diciembre 2010 at 16:53

    Concuerdo con los goles, Jorge… como dices: se fue un grande. Pero así son los cíclos y debemos atenderlos, entenderlos… Feliz año, ¡muerte al rayo!

    Jajaja, en cada juego yo me llamaba Borgetti. Un abrazo pOp.

    Un golazo jajaja… el comienzo de la deblacle del rayeeee. Salud Ruben!

  8. Jorge "El Huevo" martes 4, enero 2011 at 9:48

    Emiliano, ese gol fue claro fuera de lugar asi como el del Bam Bam Zamorano en la final del Verano del 2002. Asi como ESPN sacó un programa de los 500 mejores goles, deberían de hacer aunque sea un artículo en el que expusieran los “mejores” robos. Yo no concuerdo con que Borgetti fuera un grande, pues en el Santos si no era Adomaitis era el Poni los que le ponian el balón a modo y en la CONCAF cualquiera mete gol. Lo único sobresaliente fue su gol a Italia. La prueba de todo lo que comento es que en ningun otro equipo Borgetti fue contundente

    • Emiliano Castro Sáenz miércoles 5, enero 2011 at 13:30

      Qué tal Huevo, cómo andamos?
      Yo sí creo que, dentro de los parámetros del fútbol mexicano, Borgetti es relevante del resto de delanteros. Lo del fuera de lugar no te lo niego (yo le iba a los Rayos en esa final), es muy claro, pero se quedó suspendido y cabeceó preciso. Un fuera de serie no por crack del mundo, sino por distinguirse del resto.
      Un abrazo mano. Feliz 2011.

  9. Roberto Carlos domingo 9, enero 2011 at 11:41

    Yo soy otro que creció viéndolo saltar mas que los defensas para rematar como solo el sabia hacerlo o inventarse una definicion de cara al marco, en pocas palabras, creci viendo goles y goles de Borgetti,que alguien me diga, o que el huevo me nombre algun otro delantero mexicano -de nuestros tiempos- de la calidad y constacia de Jared, otro que haya dado la talla en la liga,liguillas, copas america, cpas oro, eliminatorias,mundiales, otro que antes que haya probado suerte en la que -dicen- es la mejor liga del mundo? otro mas peligroso en el juego areo nacido en nuestras tierras? Los de poca memoria apenas conservan el golazo que le hizo a Buffon y compañia, otros recordamos los incontenibles remates contra Alemania en confederaciones, un golazo en semifinales de la copa america contra Uruguay ¿cuantos goles a Brasil que significaron victorias? Sin duda para muchos el Sinaloense nos deja un hueco grande que llenar, nos hemos quedado sin los goles de Jared Borgetti.

Your email address will not be published. Required fields are marked *