Hasta pronto, Tatic Samuel

No morirá la flor de la palabra. Podrá morir el rostro oculto de quién la alumbra hoy Pero la palabra que vino desde el fondo de la historia Y de la tierra ya no podrá ser arrancada por la soberbia del poder.
El Sup

El cuerpo se te fue apagando. No la vida. No. Seguirá rodando la pelota, seguirán jugando en el mundo y seguirás respirando porque eres vida, porque enseñaste vida. Cambiaste de forma ayer, decidiste volver y te recibimos así, alegres, festivos, agradecidos.

La pelota seguirá rodando. En el mundo seguirán jugando, la tierra se seguirá reclamando y por la libertad se seguirá luchando. Y tú seguirás de testigo, seguirás de apoyo, seguirás desde la fé al poder humano.

Qué equivocados están quienes dicen y aseguran que te fuiste y que abandonaste el mundo en el rincón más olvidado de la historia. No lo saben porque ignoran tu amor, tu decisión y todo el legado que te convirtieron en el Tatic.

Y menos lo saben porque jamás te irás, porque simplemente has decidido transformarte. Y aunque solos nos estemos quedando, materialmente, metafísicamente perseguiremos esa justicia a la que te dedicaste. Mientras los machetes sigan trabajndo, seguiremos (seguirás) haciendo rodar la pelota, seguiremos (seguirás) jugando, el mundo seguirá girando.

Hasta entonces, Tatic Samuel.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

5 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *