Brindis por las gambetas que vendrán

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=3zhTHp0JJ04[/pro-player]El dilema es que sea o que cambie. Si es, que se vaya. Si cambia, mejor. ¿Y entonces? ¿Se quería al que es o al que se pretende que sea o que fue? Ariel Ortega es el último gran ídolo de River. Al punto que su documento de identidad queda inútil ante la evidencia: no hay hincha millonario que le diga Ariel; mucho menos, Ortega. El hombre de la cintura de plastilina es el Burrito y ya. El apodo como única referencia le otorga al futbolista la doble impronta de crack y tipo entrañable.

El diez, el más Dios en el Monumental, el que salió de River, jugó en Europa y hasta hace unos días estaba en su club de siempre; y se fue por la ventana. Una tarde de enero los dirigentes y el entrenador dieron por completa la lista de privilegios del Burrito y decidieron no conceder más ante su adicción al alcohol.

Enseguida, All Boys (recién ascendido a Primera y de buen torneo Apertura) puso la plata y el ídolo de River ahora viste nueva camiseta. Por él, los hinchas de ese club chiquito andan borrachos de alegría.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *