Este Loco sí tuvo revancha…

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=D5PUD3mvcWY[/pro-player]El fútbol da revanchas, o al menos eso dice un lugar común incomprobable que de vez en cuando incorpora eventos que lo hacen sonar como ley.

Pero la memoria futbolera no registra muchos desquites si de demencias hablamos. Vaya, las locuras o extravagancias con mezcla de error normalmente se quedan como un castigo eterno, sin oportunidad de resarcirlo.

A la mente me viene la noche en que el Loco Palermo desperdició tres penales. Podrá hacer -y las hizo- decenas de gestas históricas, pero el fútbol jamás le regalará otros tres disparos desde el manchón en un solo partido. Se quedará con ese gazapo toda la vida.

Pero la excepción, que siempre existe, apareció este domingo en el Fluminense-Botafogo del Campeonato Carioca. ¿Y quién más podría ser el elegido? Un Loco, Sebastián Abreu.

El Fogão perdía 1-2 cuando el árbitro señaló penal a su favor. Washington tomó la pelota, tomó carrera, la picó como siempre y… Cavalieri se quedó en su lugar para sujetarla fácilmente con las manos. Ni hablar, esta vez compitió contra un portero familiarizado con sus famosos disparates.

Pero pasaron sólo 3 minutos y el réferi Gutemberg de Paula Fonseca apuntó otra vez hacia el punto penalti. Abreu pidió nuevamente el balón, tomó carrera… ¡y la picó otra vez! Ahora hacia la izquierda. Gol del uruguayo, empate para Botafogo y venganza contra sí mismo.

El Alvinegro finalmente remontaría gracias al gol del argentino Germán Herrera. Los tres puntos, además, lo dejaron líder de grupo y lo pusieron en lugar seguro para clasificar a las semifinales de la Taça Guanabara de 2011, una de las cuatro Copas que se disputan para finalmente, allá por mayo, declarar al campeón carioca 2011.

Para este Loco sí hubo revancha…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

7 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *