¡Qué falta de oficio señores!

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=aaMARSD-QrE[/pro-player]Qué manera tan increíble de perder un partido. Si de por sí no hicieron mucho para ganarlo y lo estaban logrando, la falta de oficio de los jugadores americanistas es de dar vergüenza. Pasan y pasan los años y parece que no aprenden a jugar torneos continentales.

El Fluminense de esta noche ganó casi sin querer queriendo y los jugadores del América no fueron capaces de mantener diez minutos en el final, un marcador que los hubiese puesto casi en la segunda ronda de Libertadores.

Peor aún resulta que jugadores del nivel del Rolfi Montenegro no sean capaces de entender lo que se juega. Que no tomen el balón y levanten la voz. Que no manden sobre otros que no tienen ni idea de lo que se están jugando y lo que tienen que hacer para beneficio del equipo, dígase Enrique Esqueda, por citar a uno, que con el marcador 2-2 y faltando seis minutos para el final, tiraba desde tres cuartos de cancha a las nubes, entregándole así, de inmediato, el balón al equipo brasileño cuando lo que tenían que hacer era manejar los últimos minutos del partido, no prestar el balón y, sobre todo, saber qué hacer con él.

Este América no trae nada ni con el Maestro, ni con Lapuente, y si viene Guardiola o Mourinho tampoco, pues el problema grave de este conjunto son los jugadores que no terminan de dar el ancho cuando más se requiere.

Atrás una pena. Layún no fue capaz de reventar un balón que terminó en el fondo de la meta amarilla y que significó el tercer gol del Flu. Además, precedido de un rebote absurdo del Topo Valenzuela que por una u otra causa, siempre termina regándola en los partidos. Ya es fastidioso ver los mismos errores juego tras juego, y lo peor es que no mejoran, se están haciendo expertos todos, en la consecución de errores que los hunden.

Este América le puso ganas pero nada más, y lo peor es que con eso le estaba alcanzando. Pero su falta de oficio, por más increíble que parezca, los regresa a México con una derrota humillante por la manera en que se dio. Porque no tuvieron temple para manejar un juego con un rival que estuvo lejísimos de parecer un equipo brasileño de esos que en realidad te ahogan y te tocan el balón que hasta marean.

No sé si esté exagerando, pero las percepciones que me quedan después del partido de esta noche, es que en México, y perdón por generalizar, seguimos sin saber jugar partidos determinantes. Por ahí de repente se da la bomba, pero en general la falta de oficio y de carácter de los clubes mexicanos nos tienen estancados en la mediocridad del ya merito o de la derrota heroica y eso, después de 13 años de jugar Libertadores, es una verdadera lástima.

Por cierto, chequen en el video el manejo del himno nacional cuando caen los goles «mexicanos», quién sabe si esté permitido pero al menos yo nunca lo había escuchado. Ahí queda para la anécdota.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

8 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *