Gutendorf: Excursionista

Gutendorf: ExcursionistaNo sé ni por dónde empezar. Leía, casi por casualidad, un artículo, luego otro, alguna noticia más, y de repente, al intentar relacionar nombres, ordenar fechas y armar el rompecabezas de una trayectoria, me encontré con Rudi Gutendorf.

¿Quién es? Les platico tal y como lo fui descubriendo: Técnico de la Selección de Bermuda en 1968, Selección de Chile en 1972-73, de Bolivia en 1974; Trinidad y Tobago, Granada, Antigua y Barbuda, y Botswana, ¡todas en 1976! No había duda entonces, ya estaba ante uno de esos locos que alimentan la rica historia futbolera.

Rudolf Gutendorf nació en Koblenz, Alemania, el 30 de agosto de 1926. Hoy, con 84 años, es por mucho el técnico más nómada que regaló este deporte. Un sujeto que vivió toda su vida con la maleta hecha, que recorrió los cinco continentes dirigiendo partidos en los países más recónditos de la Tierra. El dato es demoledor: dirigió un total de 18 selecciones nacionales.

También fue futbolista, faltaba más. Debutó y se retiró en el TuS Koblenz de su ciudad, de 1944 a 1953. Años antes de su adiós como jugador, ya había comenzado a dirigir equipos juveniles y amateurs. Tras dos años como asistente de Sepp Herberger, técnico campeón con Alemania en 1954, se fue al FC Blue Stars Zürich de Suiza para iniciar una carrera que terminaría 48 años después en las islas polinesias de Samoa.

En ese largo periodo que duró más de medio siglo, pudo dirigir al FC Lucerna, Stuttgart, Schalke 04, TSV 1860 München, SC Fortuna Köln, Valladolid, Hamburgo y Hertha Berlín. Pero sin duda su especialidad eran las selecciones nacionales. Desde 1968, año que tomó al equipo nacional de Bermuda, comenzó su vuelta al mundo, donde asumió como técnico de las selecciones de Perú, Chile, Bolivia, Trinidad y Tobago, Granada, Antigua y Barbuda, Botswana, Australia, Nueva Caledonia, Fiji, Nepal, Tonga, Tanzania, Santo Tomé y Príncipe, Ghana, Nepal y Fiji otra vez, China, Irán Sub-23, Zimbabwe, Mauricio, Ruanda y, finalmente, Samoa en 2003.

Por si les parece poco, también dirigió al US Monastir de Túnez, St. Louis Stars de Estados Unidos, Sporting Cristal de Perú y Yomiuri SC de Japón.

Dicen que su fuerte era la disciplina, lo que de boca en boca se propagó por Sudamérica, África, el Caribe y el Pacífico, donde había equipos que poco conocían de sistemas y donde todo era ir desbocados hacia el gol. Para eso llamaban a Gutendorf, para enseñarles un orden que ni siquiera se conocía por la mayoría de las tierras donde aterrizó. Por ejemplo, dos años antes de aceptar el puesto en Samoa, esta selección había caído 32-0 contra Australia.

Tenía dos domicilios en lo formal. Uno en Sydney, Australia, aunque ahí la culpa era de su esposa Marika, 36 años menor que él y con quien tuvo su único hijo, Fabián. La otra es en Coblenza, su ciudad natal, pero sólo como un recuerdo de que ahí quiso la vida que naciera. Es más, ni la belleza de su hogar, una antigua estación de telégrafo acondicionada como vivienda, lo atraía por tiempos prolongados. Su domicilio real, en efecto, era el mundo.

Cuando le preguntaban por qué de sus constantes viajes y su necesidad por ir de un país a otro, la repuesta era la misma: “Es para mantener la emoción”.

Rudi Gutendorf, ni más ni menos, un excursionista del fútbol…

2 comentarios

  1. Matias lunes 28, marzo 2011 at 19:39

    wow….mas que una rareza,este tipo de personas son las que le dan un sentido gracioso-curioso al futbol,resulta simpatica su historia, una historia que ya muchos quisieran.

  2. Jairo Martínez lunes 28, marzo 2011 at 23:45

    Técnicos top de las grandes ligas europeas atascan de orgullo palabras que dicen que ellos sólo dirigirían equipos grandes y jugadores estrellas. Bueno, por suerte también hay del los otros, de los que les gusta el fútbol, lo viven y lo sienten, aunque los reflectores nunca lleguen. Un saludo Matias!

Your email address will not be published. Required fields are marked *