Hasta siempre, Laguna

Prólogo

Tiene cara de niño y cuenta con la edad dichosa de soñar y abrir caminos de todo tamaño. Pero él ha elegido uno, la palabra escrita. Ha encontrado en el fútbol un albergue propicio para sus ideas, inquietudes y pasiones, mismas que expresa con el movimiento de una pluma o una tecleada. Hoy escribe un texto distinto, auspiciado por las letras del alma. Hablo de Emiliano.

Escribe un juego que todos jugamos pero que depende del tiempo en que abrimos los ojos para portar la camiseta de un equipo del cual todos somos hinchas o aficionados. Es a ese equipo al que le dedicamos un grito o una lágrima, un suspiro o un silencio honorable. Ese equipo no requiere de noventa minutos ni de dos tiempos; permiso tiene para expandir el trámite o finiquitarlo en un volado. Así es la muerte, el equipo de todos.

Estamos contigo

Hoy este espacio de ELBUENFÚTBOL* está de luto: hemos perdido a una lectora y seguidora a cabalidad. Poseía como característica principal ser la madre de nuestro compañero y amigo Emiliano. Pero era más que eso. Y digo “era” en el sentido físico-estricto de la palabra, pues anida en otro sitio donde sus proezas y hazañas seguirán siendo reconocidas.

Laguna, su mote futbolístico, era una guerrera, una luchadora tenaz que sucumbió como los grandes entregándose a la magnificencia del instante eterno, el afecto. Combatió firme y con esmero sus males, “con una actitud irreprochable y admirable” como diría su retoño. Hoy Laguna nos leerá desde otras instancias, desde otros horizontes que han de empujar la brisa fresca y cándida de su existencia, heredada en el cara de niño.

A ustedes dos, Laguna y Emiliano, ofrezco una sincera sonrisa levantada al cielo en ofrenda a la dicha de habernos conocido en esto que llamamos vida. Laguna, descansa, puedes estar tranquila pues lo que se hereda no se hurta, entre ello la convicción de un guerrero.

Y para no desentonar en cuestiones pamboleras, me aviento una porra para ti Laguna: olé olé olé olé, ¡Laguna!, ¡Laguna!… Gracias.

13 comentarios

  1. isaura ele martes 3, mayo 2011 at 12:12

    Q.E.P.D. Bendiciones muchas y abrazos para ustedes y para Emiliano.

  2. franciss ortega martes 3, mayo 2011 at 12:21

    Mi mas sentido pésame para Emiliano Q.E.P.D. Laguna C:

  3. luistua martes 3, mayo 2011 at 12:21

    Todo lo mejor para Emiliano, Fortaleza, mucha fortaleza.

  4. Jorge martes 3, mayo 2011 at 13:09

    No tengo palabras que reconforten a Emiliano, pero muy seguramente Laguna estará en la eternidad orgullosa de su hijo..¡¡¡¡ANIMO EMLIANO!!!

  5. Marcelo Rodríguez martes 3, mayo 2011 at 16:41

    No conocí a Laguna, pero es imposible no conmoverse a partir de lo que cuenta Elías.
    Abrazo a la distancia para Emiliano.

  6. Sergio Sánchez martes 3, mayo 2011 at 17:26

    Emiliano, sabes lo que se te quiere.

    Has cumplido como hijo de manera extraordianria.
    Laguna estará siempre contigo no lo dudes.

    Un abrazo hermano, Dios te bendiga.

  7. Ruben martes 3, mayo 2011 at 19:58

    Fuerza Emiliano, eres una gran persona, seguramente heredaste mucho de ella como escribe Elìas, estoy contigo, saludos

  8. Paulina G. martes 3, mayo 2011 at 21:39

    Emiliano un abrazo y muchas felicidades por ser un hijo ejemplar y brindarle momentos de felicidad a Laguna. No te conozco pero gracias a las letras de Elias me uno para gritar esa porra de todo corazón.

  9. Karinita A. miércoles 4, mayo 2011 at 22:40

    Yo personalmente te agradezco Elias, porque fuiste más allá que unas palabras de apoyo(sin quitarle el mérito y agradeciendo también, el apoyo en general). Porque es una gran manera de llevarnos a ella! Que gran mujer!

  10. Mollete jueves 5, mayo 2011 at 11:45

    No tenía idea. El texto de Elías, y la noticia como tal, me estruja el corazón.
    Emiliano, un abrazo fraternal.

  11. Maxchiva viernes 6, mayo 2011 at 12:23

    Ánimo Emiliano, Laguna ya está en un lugar mejor. Mis más sinceras condolencias y te acompaño en tu dolor.

  12. Rodrigo Orozco viernes 6, mayo 2011 at 13:32

    A mis mas grande amigo en el mundo, el más cariñoso de los abrazos que podría dar. A su madre, a quién no conocí pero a quien veo en Emiliano, le agradezco por haber formado al más grande de los amigos que podría tener, y a uno de los seres humanos que se hace gigante cuando día a día demuestra el gran corazón que tiene. Muchas gracias, Laguna.

  13. Emiliano Castro Sáenz viernes 13, mayo 2011 at 9:06

    Un abrzo a todos. Ha sido un texto tremendo mi buen Elías. Gracias por la oportunidad de brindar tu pluma a una mujer tan mágica y poderosa. A todos los que comentaron, mi abrazo va con cariño y siento sus palabras de cerca. Gracias.
    Karina: te quiero un chingo.
    Rod: Eres grande, mi hermano.
    Los quiero!

Your email address will not be published. Required fields are marked *