Le dicen Maradona, pero su nombre es Ali

El gol del siglo

Podría decirse que Maradona fue el único autor del gol más hermoso en la historia del fútbol, o por lo menos uno de los más bellos, según el criterio de cada quien. Pero Diego no lo escribió solo, hubo más involucrados que le ayudaron a encumbrar ese poema a los podios más altos de la estética deportiva.

Sin la narración de Víctor Hugo Morales no mantendría el sentido de gloria que aún conserva. Han pasado 25 años y la voz épica de Morales en aquella jugada contra los ingleses sigue enchinando la piel. Pero existió alguien más que puso su granito de arena para que ese gol sea inmortal. Ese alguien es Ali Bennaceur.

Su nombre quizá no les diga mucho. Él fue el árbitro que pitó el Argentina-Inglaterra en cuartos de final en el Mundial del 86. Sí, el mismo que dio por buena “la mano de Dios” que significó el primer gol del Diego en ese encuentro. Sin embargo, también fue el mismo que permitió el poema del segundo gol.

“Me considero partícipe de ese gol. Sin mi criterio, nunca habría sido posible. Pude marcar falta dos o tres veces durante la jugada, pero apliqué la ley de la ventaja. Estoy muy orgulloso de que ese gol haya pasado a la historia gracias a mi decisión”, dijo Bennaceur con orgullo muchos años después.

Tal fue la fama que adquirió después de ese maravilloso suceso que en Túnez, su país de origen, comenzaron a llamarle “Maradona”. Al principio le parecía un halago, una distinción bien ganada. Con el tiempo le fue causando cierta incomodidad hasta que cedió a la terquedad de quienes le dicen así. “Me llamo Ali Bennaceur, pero todo el mundo desde ese Mundial me dice Maradona o Bennaceur-Maradona. Yo digo que mi nombre es Ali, pero no hay caso”.

Bajo ese estigma de llamarse “Maradona” y ya sin etiqueta de árbitro, Bennaceur confesó su sentir sobre el gol: “me di el gusto de ver el mejor gol del siglo. Su dribbling fue increíble. Yo no podía felicitarlo porque era neutro en el terreno, pero interiormente lo disfruté mucho porque fue un espectáculo. Y cuando terminó el partido, me acerqué y le dije mil veces bravo”.

Maradona no escribió solo ese gol, le ayudó el otro Maradona, ese que tiene como nombre Ali Bennaceur.

4 comentarios

  1. Marinno RL jueves 23, junio 2011 at 0:01

    Permitió la carrera del Barrilete Cósmico, y gracias a él puedo disfrutar del Gol más hermosamente descarado de la historia…

    Aunque haya sido mano, el primer gol de Maradona lo disfruto, fue un descaro total… “fue como robarle la billetera a los ingleses” así lo dijo el Diego!

  2. armando gp lunes 29, agosto 2011 at 22:13

    hola que tal, acabo de descubrir este sitio apenas hace unos días, me puse a leer todos los textos y comentarios, excelentes todos!
    aunque el gol de “la mano de Dios” no es mas que simple una trampa, perdón, pero si te gusta hacer trampa en la cancha, seguramente andarás así por tu vida en todos los aspectos,,, no es raro que la carrera de maradona haya terminado como lo hizo.
    Saludos

    • Elías Leonardo lunes 29, agosto 2011 at 23:13

      Armando gp, antes que nada bienvenido a estos lares y agradecer la opinión en que nos tienes. Respecto a “la mano de Dios”, en el texto me enfoco al otro gol, en el poema. Capturo ese instante en voz de otro protagonista, Ali, el cual es parte de ese fragmento eterno. Tan encapsulo ese instante que no adentro en lo que después fue de Maradona. Un abrazo

Your email address will not be published. Required fields are marked *