Que siga dando clases

[pro-player] http://www.youtube.com/watch?v=0RaSw2TNzEw [/pro-player]Dirigió al Milán en la temporada 1996-1997. Fue despedido antes de concluir el torneo luego de no haber cumplido con las expectativas del club. Perdió la Supercopa de Italia ante Fiorentina, quedó eliminado en la fase de grupos de la Liga de Campeones y ubicó al equipo en la undécima posición del Calcio. Las críticas lo calificaron como un “rotundo fracaso”. Llegaron Arrigo Sacchi y Fabio Capello para sucederlo, pero tampoco pudieron con el paquete.

Al preguntársele su opinión sobre Oscar Washington Tabárez, Paolo Maldini, eminencia del club milanés, sostuvo que le dolió la partida del entrenador, pues fue un hombre que le enseñó mucho sobre fútbol. Maldini alegó en su favor y pidió mesura a la crítica bajo el argumento de que en Italia la continuidad se hizo para jugadores y directivos, no así para los entrenadores. De igual manera, diría que la liga italiana no permite concesiones a otros estilos que no sea el Catenaccio; ese fue el error de Tabárez, querer inculcar el respeto al balón antes que nada.

“Algunos me decían que fracasé en el Milán. Puede ser. Pero yo lo vi desde otro punto de vista, yo llegué ahí”, diría Tabárez en una entrevista con La Hora de los Deportes. Para arribar al club rossonero, el técnico uruguayo tenía de respaldo una trayectoria enmarcada con la Copa Libertadores con Peñarol (1987), campeón de liga con Boca Juniors (1992), octavos de final con Uruguay en el Mundial de Italia (1990), así como un noveno puesto con el Cagliari en la temporada 1994-1995.

Tras la amarga experiencia con Milán, el Maestro transitó por Oviedo, Vélez Sarsfield y de nueva cuenta con Boca Juniors y Cagliari. En ninguno de estos equipos le fue bien, pues su estilo y conocimiento del fútbol no encajaron con la práctica del llamado “fútbol moderno”. El resultado por encima del juego, atletas en vez de futbolistas y escaso tiempo para elaborar un sistema, lo condenaban al olvido.

Pero vino el milagro. Tras rehusarse una y otra vez a dirigir a la selección uruguaya, Tabárez aceptó en 2006 ser el entrenador nacional. Para asumir el cargo, puso sobre la mesa una condición: monigotes en la cancha y en la banca jamás; todo integrante del seleccionado, incluyendo utileros y masajistas, debían conocer y amar el fútbol desde su esencia, el balón. A cambio, se comprometió a calificar a Uruguay a la Copa del Mundo.

Del Tabárez de Milán nada había cambiado. Fiel a sus convicciones y concepciones del juego, el Maestro retó al fútbol moderno aferrándose a priorizar el toque, el entendimiento del campo y el trato respetuoso del balón. Cualquiera lo hubiera juzgado de anticuado y romántico, afortunadamente la Asociación Uruguaya de Fútbol no lo hizo así y le dieron la herramienta más importante que otros no quisieron darle, continuidad y libertad.

El resto es historia. Cumplió su promesa de llevar a Uruguay al Mundial y de paso obtuvo el cuarto puesto. Ahora se consagra campeón de América. Por si fuera poco, logró que Uruguay muestre al mundo que no ganan gracias a la famosa “garra charrúa” sino con fútbol. Además, dio cachetada con guante blanco a ese fútbol que lo relegó. Una buena muestra de que el buen juego también puede dar resultados se pudo apreciar contra Paraguay; el destructor Martino sucumbió ante el constructor Maestro Tabárez.

Ojalá que siga dando clases por mucho tiempo.

9 comentarios

  1. Marinno RL domingo 24, julio 2011 at 20:57

    Tabárez ha resucitado a Uruguay, y hoy se ha visto el buen trabajo que ha hecho con la selección celeste. Más que merecido es este título para una Selección que sigue con la misma base que llegó al cuarto lugar del mundial pasado.

    Saludos.

    PD Me hubiera gustado ver a Cavanni… Lástima que sólo lo pude ver 15 minutos.

  2. zacarias domingo 24, julio 2011 at 23:11

    Solo creo que falto el ya merito que no iba a Sudafrica, por el repechaje vs. CostaRica, aunque a final de cuentas la hiceron…..

    Leia por ahi, ademas, esa diferencia de la que hablas y que parece escuela del maestro Taberes, que el loco Abreu, anda de motivador y de vinculo lleno en lares de la otra cara del futbol…la del sentimiento humano…y su enroque con la seleccion de Uruguay….Aguila carnal…te a de haber leido tus apuntes y te anda ganando el paquete…!!

    Saludos

    • Elías Leonardo domingo 24, julio 2011 at 23:47

      Zacarías, en ese sentido Abreu siempre ha sido parte importante de buscar el buen ánimo en el vestidor de la selección uruguaya. No sé si en otros vestidores.

      No hay que ponernos truchas. Si se vuelan los apuntes al menos ya aprenden algo. De ahí en fuera nada que temer, pues hablar de buen fútbol nomás nosotros. Un abrazo

  3. Marinno RL domingo 24, julio 2011 at 23:57

    De hecho, lo de leñadores va quedando atrás, salvo Diego Pérez, que de verdad le da con todo a todos. Sin embargo, aclarando, hoy Uruguay tuvo varias tarjetas, y muchas no eran necesarias.

    Siento que Uruguay está en esa transición de practicar mejor futbol y de hacer un menor uso de la leña. Ahora la garra charrúa la traducen y encarnan en Lugano, el hombre que siempre en el campo está impulsando, en no morir antes de que acaben los 90 minutos. Para eso tenemos la semifinal ante Holanda, por ejemplo!!!

  4. Jorge lunes 25, julio 2011 at 12:03

    Hola Elias
    Básicamente Uruguay ha resurgido y quien lo dijera que estuvo a punto de quedarse sin participar en el Mundial, y de ahi pal real como luego dicen. En mi muy humilde opinión son dos factores muy importantes en este Uruguay campeón: una es la continuidad que le dieron a Tabárez y la otra va de la mano con el gran nível que muestran algunos uruguayos: Egidio Arevalo (no se si asi se escriba), Cavanni ( y eso que las lesiones no lo dejaron lucir tanto), Suárez…y hablando de Suárez que contundencia y que habilidad del tipo para clarificar un pase, para anotar muy buenos goles…¿estaremos hablando a muy corto plazo de uno de los mejores delanteros del mundo?
    Saludos Elias

    • Elías Leonardo lunes 25, julio 2011 at 12:19

      Jorge, yo creo que Suárez ya lo es. Además, existe congruencia deportiva en cada jugador, es decir juegan bien en sus equipos y también con su selección. Tabárez, virtud también, sabe cuáles son las capacidades y limitaciones de sus jugadores, pero sobre todo sabe cómo ubicarlos. Un abrazo

  5. pepe corvina lunes 25, julio 2011 at 12:34

    TABÁREZ DEJÓ AL MILAN BAJO LA GRAVE ACUSACIÓN DE SER “DEMASIADO SEÑOR”. MALDINI DIJO ENTONCES QUE “SI UN JUGADOR PROFESIONAL NECESITA DE UNA PATADA EN EL CULO PARA FUNCIONAR, ES PORQUE ALGO NO VA”. BUENO, EL MAESTRO SIGUE SIENDO UN SEÑORÓN, Y SIGUE DANDO CÁTEDRA EN TODAS LAS CANCHAS. ME ALEGRO MUCHO POR ÉL, ES UN BUEN TIPO. INTACHABLE (IGUALITO QUE MARADONA, PUES).

    • Elías Leonardo lunes 25, julio 2011 at 17:55

      Pepe Corvina, y mira que ahora salió Arrigo Sacchi a felicitar a Tabárez de la siguiente forma: “Siempre fue un maestro, que no sólo buscó darle un juego, sino una verdadera identidad a un equipo. Siempre fue moderno en la concepción del fútbol”. Un abrazo

Your email address will not be published. Required fields are marked *