Hoy el balón se transformó en corazón

Esto se agradece. Una de las distracciones más contradictoria y gratificante en la vida esta tarde se volvió una necesidad, algo deseable, ilusión pura. Guatemala se detuvo durante 90 minutos de fútbol, pasión en esencia, y en conjunto vio cómo su selección perdió contra la portuguesa desparramando el alma en la cancha de Cali, con el público entregado, de manera digna, con el árbitro en contra y un polémico gol rival.

Y es cierto: hay un mundo de trabajo que hace falta, no es para menos. En la creación de fútbol faltó precisión; pero eso se trabaja, se depura. Cada balón se entregó justo, comprometido, se centralizó el juego y al fin, cuando alguien se iluminó abrió la cancha y con ello el panorama de oportunidades de cara a gol. Y así, con más ímpetu que argumentos, Guate se rifó y murió en la línea.

Al final, los latidos se transformaron en zancadas y los gritos en disparos, en intentos. Las calles vacías, las teles todas prendidas. Esa comunión se distribuyó entre los once en turno, entre la presión a favor. La contención de Del Águila que ya no permitió otra afrenta más; la certeza de Castillo; la competitividad de Norales; la chispa de Melgar; el aguante de Padilla. Y todo el corazón en un solo pulso.

Duele la derrota, es triste el resultado. Pero el orgullo ha quedado de manifiesto, la calidad moral de la desobediencia ante lo imposible. La certeza de poder acceder al cambio, por más lejano que parezca.

Guatemala no es ni más ni menos Guatemala por llegar a un mundial, por recibir 12 goles, por pasar de ronda, quedarse en octavos de final o ser campeón. Pero desde hace rato que se respira diferente, que la realidad real puede percibirse con otros matices. Sí se puede y hay esperanza. El chiste es demostrarlo y, eso sí, entregar el corazón en el intento.

2 comentarios

  1. aers1 viernes 12, agosto 2011 at 0:16

    muy buena nota y poes una felicitacion a los chapines por sus logros, me encanta la garra y entrega de los equipos “chicos” asi cmo la determinacion por cada pelota que disputan.
    emiliano me agrada tu redaccion por la sencilles que imprimes gracias por escribirnos!

Your email address will not be published. Required fields are marked *