Las patillas no distinguían…

Enrique Borja: Las patillas no distinguían...Hubo una época donde las patillas no distinguían a los rockeros de los futbolistas. Es más, las melenas que ondeaban por las canchas causaban tanta envidia en la juventud, que los portadores de guitarras y golpeadores de tambores -dueños de la época- se tiraban los cabellos por tener ese look tan… tan… de Borja.

Hay que decir que si de pinta hablamos, Enrique era un declarado enemigo de la técnica y la cadencia. «Parecía todo menos futbolista», me dice un veterano amigo no muy enamorado del balón. Y honestamente no tengo problemas en darle razón. Sin embargo, ese flacucho de melena arreglada, metía más goles que todos…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *