Llegó el día B

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=jSeZV4v_9Zw[/pro-player]Ser realista es entender lo imposible. Hay que atender las fantasías, siempre. Para que cuando se hagan carne, los ojos crean lo que la mente vio antes. El que no imaginó a River en la B, no comprendió del todo lo que finalmente sucedió. Un día, fue martes, llovió. Y uno de los gigantes del fútbol argentino puso los pies en el barro de la Segunda categoría.

El Monumental estuvo repleto, al menos la parte habilitada. Y su gente cantó, mojada, más por una demostración de aguante y entereza que por la celebración misma del resultado. En su debut en la B Nacional, River le ganó a Chacarita 1-0. Esa es apenas una marquita estadística. Una porción enana comparada con la dimensión de que el equipo abandonó la élite del fútbol argentino. El duelo durará lo que se extienda el retorno de River a la A.

La morbosa curiosidad permitía advertir cómo tantos hinchas no pudieron evitar las lágrimas. Soltaron vergüenza por los ojos, antes de que Fernando Cavenaghi tocara por primera vez la pelota en la B. Fue el dolor de ya no ser igual; de haber ganado el partido que River nunca soñó jugar. Si alguien hubiese imaginado lo imposible, la realidad quizás no hubiese calado tan hondo. Algunos se dieron cuenta tarde, recién el martes. Y exageraron diciendo que hasta el cielo lloró. Créanlo.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

6 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *